Papás y Mamás

¿Qué deben hacer y saber los papás que mandan a sus hijos a la escuela en autobús?

25 millones de estudiantes toman el autobús amarillo todos los días para ir y volver de la escuela.
16 Ago 2016 – 10:41 AM EDT


Poner a los hijos en el autobús escolar por primera vez puede causar nervios a cualquier padre. No es fácil tomar la decisión de mandar a los chicos a la escuela en un bus, especialmente cuando se trata de niños pequeños, pero si algo sirve de ayuda, este sistema de transporte es el más seguro para los chicos en edad escolar.

Para el caso de los estudiantes que están en condiciones de manejar, el hecho de que vayan en un autobús significa que tienen un 50 por ciento más de probabilidades de que lleven sanos y salvos que si fueran ellos manejando o alguien más los lleve en sus coches.

Según el Consejo de Seguridad Nacional, 25 millones de estudiantes en todo el país van y vienen en el autobús de color amarillo. Esto evita que 17 millones de autos estén en proximidades de escuelas todos los días.

Además de un tema de seguridad para los chicos, el uso del autobús escolar protege el cuidado ambiental, reemplazando el trabajo que, de otro modo, requeriría el uso de millones de coches.

Pero los padres no deben limitarse a simplemente ‘mandar’ a sus hijos en el autobús. Hay varias cosas que pueden y deberían hacer, según recuerda el Consejo de Seguridad, para que sus hijos tengan un viaje seguro de ida y de regreso a la escuela.

Para los estudiantes que toman el autobús, los padres deben asegurarse en que ellos sean capaces de estar alerta y seguir las normas del autobús durante el viaje a la escuela. Esto incluye:


- No mandar textos o jugar en el celular mientras caminan a la parada del autobús

- Respetar las señales de tráfico, cruzar la calle en las esquinas y evitar caminar entre coches estacionados.

- Estar en la parada del autobús con anticipación, al menos unos 5 minutos antes de la hora programada para el arribo. Esto previene que los chicos corran por la calle para alcanzar el autobús.

- No acercarse al autobús cuando está llegando, sino más bien esperar que se estacione y abra la puerta.

- Una vez en el autobús, usen los cinturones de seguridad.

- No hablen con el conductor porque lo pueden distraer.

- Permanezcan en sus asientos.

- No saquen las manos o brazos por las ventanillas.

- Nunca caminen detrás del autobús.

- Estén seguros de que el conductor los ve cuando cruzan frente al autobús.

La Asociación Americana de Pediatría también recomienda revisar la política de la escuela referente al consumo de alimentos en el autobús. Comer en el vehículo puede ser un problema para los estudiantes con alergias alimentarias y puede generar infestaciones de insectos y parásitos.

También recuerda que es muy importante que, si algún hijo sufre de una enfermedad crónica que pudiera resultar en una emergencia cuando está en el autobús, los padres estén en contacto con la enfermera de la escuela o los miembros del personal de salud y que tengan elaborado un plan de emergencias específico por si ocurre algo en el autobús.

Las autoridades también recuerdan a padres y a conductores en general las normas relacionadas con el autobús escolar, que aplican prácticamente en todo el país.


Si el autobús se detiene y pone las luces intermitentes en una calle de dos manos, los conductores deben detenerse a una distancia no menor de 10 pies y sólo arrancar cuando el autobús ha comenzado a moverse.

Si un conductor pasa por el costado a un autobús escolar que tiene las luces intermitentes puestas, puede ser citado, aún si un agente de tráfico no vio la infracción. Basta con que el conductor del autobús registre la información del vehículo y lo denuncie.


Más contenido de tu interés