null: nullpx
Papás y Mamás

El primer viaje del bebé a la playa

Para que el primer viaje del bebé a la playa sea un éxito, aquí todo lo que debes saber.
23 Jul 2016 – 11:54 AM EDT


La primera vez que llevé a mi hijo a la playa, me daba tanto terror que se quemara con el sol, que no bajábamos a la playa ni a la alberca antes de las 6 de la tarde. Cuando le puse el bloqueador solar pediátrico, se le irritó tanto la piel que le salió un sarpullido en todo el cuerpo. Al ponerlo sobre la arena no paraba de llorar. Las olas le daban pánico y salió llorando en todas las fotos de su primera visita al mar.

El calor lo ponía de malas, le costaba trabajo dormir y no quería comer nada. Encontrar algo que darle de alimento era todo un reto.

Para que el primer viaje del bebé a la playa sea un éxito, aquí todo lo que debes saber:

Qué llevar


  • Toallas, muchas. Se mojan y se llenan de arena, necesitarás muchas.
  • Dos cambios de ropa por día.
  • Una sombrilla para generarles sombra.
  • Manteles para sentarlo sobre ellas.
  • Hielera, para tener agua fresca.
  • Floaties, salvavidas, juguetes de playa.
  • Botiquín para emergencias.
  • Para comer: pan sin sal, fruta, verduras, pedacitos de queso, pasta cocida, frutos secos y nueves si ya tiene edad para comerlos.
  • Una cámara fotográfica.

Cuidado con el sol
Aunque el día no esté soleado, la delicada piel del bebé se puede quemar con la resolana y los rayos UV y puede llegar a ser un problema muy grave. Si tu bebé tiene menos de 6 meses, evita totalmente la exposición al sol.

Si tu bebé es un poco más grande, evita las horas de sol más fuerte que son entre las 11 de la mañana y las 4 de la tarde.

Vístelo con ropa de algodón que cubra brazos y piernas o bien, con un traje anti rayos UV que pueda usar dentro y fuera del agua. Un sombrero y gafas de sol son también una buena idea.

Además, antes de vestirlo, aplica una gruesa capa de bloqueador adecuado a su edad y a su tipo de piel en las zonas que queden al descubierto como cara, manos y pies. Vuelve a aplicar el bloqueador solar al menos cada hora.

Ya en la playa
Lo más importante es que todos estén relajados y disfrutando de la playa. Es importante elegir un lugar que tenga bastante sombra y no esté tan cerca del agua. Extiende los manteles para que tu bebé pueda jugar sobre ellos y si se quiere ir a explorar, síguelo todo el tiempo.

Es probable que tu bebé se lleve arena a la boca. Evítalo pero no te asustes si sucede. Después enjuágale la boca y trata de que tome mucha agua todo el tiempo.

Lleva sandalias o zapatos de playa para tu bebé por si le molesta la sensación de la arena raspando sus plantas de los pies.

En cuanto a meterlo al mar, hazlo solamente si ves que no lo asusta y siempre de la mano o cargado de un adulto y en un mar tranquilo y poco profundo. Evita las olas fuertes pues podrían hacer que sueltes a tu bebé y llevarte un buen susto. Puedes ponerle los flotadores aunque siempre debes sostenerlo.

Si ves que le da frío al salir del mar, tápalo bien con toallas secas.

Si le cuesta trabajo dormir la siesta, llévalo al cuarto. Puede ser que el calor no lo deje dormir.

Es muy importante que no lo forces a nada que le parezca desagradable para que no se quede con un mal recuerdo de la playa.
¡Que lo disfruten!



RELACIONADOS:Papás y MamásBebés

Más contenido de tu interés