5 tips para evitar que tu hijo haga berrinche en público (que podría aplicar Kate Middleton)

Ya todos vimos el regaño que le tocó al pobre principito George en la boda de su tía Pippa Middleton. Aquí lo que puedes hacer para que no te pase a ti.
27 May | 9:30 AM EDT

Ya se supo: la razón por la que el pequeño príncipe George rompió en lágrimas e hizo berrinche fue porque su madre lo regañó por estar pisando el vestido de la novia, su hermana Pippa Middleton, diseñado por Giles Deacon.

A pesar de que esto pueda sonar completamente razonable para un adulto (es decir, regañar a un niño por pisar un vestido de novia de diseñador en un evento que está siendo cubierto por la prensa mundial y que debería resultar perfecto), vamos poniendo las cosas en perspectiva: los niños niños son, no les importa ni saben de diseñadores, ni de ceremonias, ni de protocolos y si se les regaña van a llorar y hasta a hacer berrinche.

Ahora, aunque sea de la realeza, Kate reaccionó como hubiera reaccionado cualquier mamá: era la boda de su hermana y todos los ojos estaban sobre ella y sus hijos. Podemos comprender que Kate pueda haber sentido su deber de madre incitándola a corregir inmediatamente al chiquillo, pero la verdad es que s u llamada de atención estuvo completamente fuera de lugar y los paparazzi le hicieron justicia al príncipe George.

En lugar de regañarlo o pellizcarlo (como hacían las mamás de antes), o rechinar los dientes, (como lo hizo la duquesa) lo que puedes hacer es seguir un consejo de STEPS (en español PECES, Padres Eficaces Entrenamiento Sistemático): agacharte para estar a su nivel y entonces lo corriges amablemente. Si está haciendo abiertamente un berrinche, entonces le preguntas qué necesita para estar bien, si le sucedió algo, si tiene hambre, sed, etc. y te lo puedes llevar a otro lado para atenderlo y no hacer todo un numerito.

Otra cosa recomendable es prevenir este tipo de episodios. Mira todo lo que puedes hacer para evitar un pequeño desastre dentro de un evento familiar importante:

1. Explícale lo que sucederá


Cuéntale con lujo de detalle cómo será la ceremonia, cuánto tiempo durará (en tiempos de medida que él o ella puedan entender) y cómo será la dinámica en general. Cuéntaselo varias veces antes de que se lleve a cabo el evento e incluso pueden practicar los momentos importantes (si es que tu hijo o hija será paje, por ejemplo). Hazlo siempre en actitud de juego y de esta manera será más probable que ese día salga todo mejor. También puedes llevar una especie de calendario de espera del evento para que tenga muy claro cuándo será. Todo lo anterior es algo similar a lo que hacen las maestras de preescolar cuando van a tener un festival o clase abierta.

2.Organízate con tu familia


Tu pareja y/o tus padres o hermanos te pueden ayudar a distraer al pequeño durante la ceremonia para que no le resulte tan pesada. Los recintos donde se llevan a cabo este tipo de ritos a veces resultan muy encerrados para los pequeños. Lo mejor que puedes hacer es que se interese en lo que está sucediendo y esto lo puedes lograr si se siente acompañado y atendido. Puedes, por ejemplo, irle explicando el rito a manera de cuento. Ir rotando de persona que se ocupa del pequeño hará todo más fácil para ti y para él.

3.Que vaya bien descansado e hidratado


A veces las prisas y la emoción por el evento hace que nos saltemos las rutinas de los niños. Un niño pequeño que no ha dormido bien, que tiene hambre o sed y que además está en una situación novedosa es es un niño irritable. Y si está irritable es muy probable que algo se salga de control. Procura que duerma bien la noche anterior y que no se salte su siesta. Que desayune bien y que tome bastante agua.

4. Utiliza distractores


No te olvides de llevar distractores como libros para iluminar, juguetitos, etc. para que aguanten mejor todo el evento. Una vez pasada la ceremonia, tienes que considerar el tiempo de la recepción. Evita cualquier tipo de aparato electrónico: esto solo le causará más ansiedad y puede resultar contraproducente.

5.Relájate, fluye y ¡disfruten!


Y aún cuando hayas previsto todo, hay una alta probabilidad de que algo se salga de control. Si algo sucede, respira, relájate y fluye. Nunca pierdas la sonrisa porque aunque no sean famosos ni en el evento haya paparazzi, ¡por ahí podría haber algún fotógrafo indiscreto que capte todo! Así, si llega a quedar constancia del momento incómodo, que la foto resulte un recuerdo gracioso y no un señalamiento público. Al final, no pasa nada si tú no pierdes la calma ¡Suerte y disfruten su evento!

Ver también:

Nota: La presente pieza fue seleccionada para publicación en nuestra sección de opinión como una contribución al debate público. La(s) visión(es) expresadas allí pertenecen exclusivamente a su(s) autor(es) y/o a la(s) organización(es) que representan. Este contenido no representa la visión de Univision Entretenimiento o la de su línea editorial.