Inmigración

Estos son los beneficios públicos que Trump no quiere que usen los inmigrantes legales

Según un borrador obtenido por Vox, la administración evalúa una regla que convertiría el uso de algunos beneficios como un factor negativo de alto peso contra los solicitantes de la residencia o de alguna visa, catalogándose a estas personas como 'cargas públicas'.
Comparte
Cargando Video...

La administración del presidente Donald Trump está contemplando una nueva reglamentación que castigaría a los inmigrantes que usen los servicios públicos de Estados Unidos y luego busquen obtener la residencia legal o una nueva visa.

Publicidad

Bajo la propuesta del Departamento de Seguridad Nacional (que no ha sido presentada oficialmente y cuyo borrador fue obtenido por el medio Vox), el Servicio de Ciudadanía e Inmigración (USCIS) se vería obligado a evaluar si los inmigrantes que solicitan cambiar su estatus migratorio han utilizado servicios públicos que tienen derecho a utilizar.

De aprobarse el reglamento, USCIS consideraría el uso de estos beneficios como un factor negativo de alto peso contra los solicitantes de la residencia o de alguna visa, haciendo que algunos sean inadmisibles por considerársele una posible 'carga pública' al país.

El borrador asegura que el propósito sería asegurar que los beneficios públicos no se conviertan en un 'incentivo' para migrar a Estados Unidos.

Publicidad

Estos son los beneficios que figurarían como factores negativos en las solicitudes migratorias de quienes los hayan utilizado:

  • los subsidios para seguros médicos de la Ley de Cuidado de Salud Asequible, conocida como Obamacare,
  • la Seguridad de Ingreso Suplementario (SSI) del Seguro Social,
  • la asistencia temporal para familias (TANF),
  • los cupones para la comida (SNAP),
  • el seguro médico para niños del programa CHIP para sus hijos,
  • el uso de servicios de Head Start para sus hijos,
  • asistencia nutricional para mujeres, infantes y niños (WIC),
  • asistencia del gobierno estatal o local en efectivo,
  • ciertos beneficios bajo Medicaid,
  • asistencia de energía,
  • asistencia de vivienda.
Publicidad

Los inmigrantes no serían castigados por beneficios que hayan recibido previamente, solo estarían en riesgo por los servicios utilizados después de que la regulación entre en vigor.
El documento aún no ha sido presentado de manera oficial por DHS.

"La autosuficiencia es un principio básico de la inmigración en Estados Unidos", dice el borrador. "Los extranjeros deben depender de sus propias habilidades y los recursos de sus familias, sus patrocinadores y de organizaciones privadas".

David Maris
1/11
31 años en EEUU. Indocumentado de origen mexicano, un DUI cometido hace 20 años lo pone en peligro de deportación y teme que en cualquier momento ocurra lo peor. “Mis hijos son estadounidenses, estoy desde 1986 pagando mis impuestos, hace dos décadas cometí un error, por el que ya fui castigado”.
David Maris
2/11
10 años en EEUU. Inmigrante indocumentada de origen mexicano. Su esposo esta en un centro de detención de ICE desde hace 5 meses y está próximo a ser deportado. “Tengo mucho miedo a ser deportada y dejar solos a mis hijos. Hace una semana me detuvo migración, me salve gracias a que iba con mis niñas, que son ciudadanas estadounidenses”.
David Maris
3/11
16 años en EEUU. Llegó al país con un año de edad desde Guatemala. Es beneficiaria de Daca y estudia enfermería en la universidad. “Mi padre está en peligro, y estamos preparados para cualquier cosa. Hay mucho miedo, conozco a muchos que no salen de casa”.
Publicidad
Desliza aquí para continuar con la galería
David Maris
4/11
14 años en EEUU. Llegó a las 8 años de México. Luego de graduarse de secundaria trabajó en el campo para ayudar a su familia. Ahora es beneficiario de Daca y estudia ingeniería civil. “Si nos quitan el permiso DACA, después de tener el privilegio de poder estudiar, ¿Dónde quedamos? ¿habría sido todo en vano?”.
David Maris
5/11
Nacida en Estados Unidos, hace 16 años. Sus padres fueron deportados y desde hace seis años están en Colombia. Desde entonces vive con su guardián, responsable también de otros hijos de deportados. “No quiero esperar hasta los 21 años para tratar de traerlos conmigo, me hacen mucha falta, queremos estar juntos”.
David Maris
6/11
28 años en EEUU. Llegó de Guatemala en 1989. Su esposo fue deportado hace 5 años. Ahora cuida sola a sus cinco hijos estadounidenses, Le preocupa que con las nuevas resoluciones sus hijos pierdan los beneficios de asitencia pública y si fuera deportada, sus hijos quedarían sin sus padres en su propio país.
Publicidad
Desliza aquí para continuar con la galería
David Maris
7/11
14 años en EEUU. Indocumentada. “Tengo mucho miedo y necesitamos informarnos para protegernos. Todos tenemos muchas dudas”.
David Maris
8/11
17 en los en EEUU. Indocumentada de origen nicaragüense. Tiene dos hijas, la mayor es una Dreamer, beneficiaria de DACA y la menor es ciudadana estadounidense. “Mi mayor temor es que un día me toquen la puerta y me lleven. Nos estamos preparando para cualquier cosa. Haremos una carta poder para que mi hija mayor pueda envíame a mi hija pequeña si me deportan. Me duele quitarle las oportunidades que le da el país donde nació, pero no tengo el valor para dejarla, no puedo”.
David Maris
9/11
24 años en EEUU. Ciudadana Estadounidense desde 2008. “También fui inmigrante indocumentada, y mi deber es ayudar los que no han podido regularizarse y se sienten amenazados. Hay mucha injusticia y mucha discriminación contra nosotros los hispanos. Los ciudadanos debemos salir a votar”.
Publicidad
Desliza aquí para continuar con la galería
David Maris
10/11
17 años en EEUU. Llegó al país a los dos años desde Guatemala. Es beneficiaria de DACA y teme que sus padres indocumentados simplemente un día no lleguen a casa. Le preocupa que el programa que la acoja sea suspendido y pierda sus estudios de Ciencias Políticas que hoy realiza en la Universidad. “En mi pueblo la gente que no tiene documentos está aterrada, ya me cansé de tener esperanzas, nosotros mismos debemos hacer algo, siempre hemos trabajado duro”.
David Maris
11/11
15 años en EEUU. Llegó de Honduras a los 4 años de edad. Esta amprado por el programa DACA y fue arrestado por posesión de marihuana, lo que es un delito menor en el estado donde vive. Fue remitido a autoridades migratorias antes de pasar por un proceso legal y ver a un juez. Estuvo a punto de ser deportado, pero gracias a sus abogados y al apoyo de su comunidad, ahora esta libertad condicional. “No tenía planes en Honduras, nunca conocí el país, he vivido toda mi vida aquí (…) a mis padres los amo, es muy bueno estar con ustedes otra vez”.