null: nullpx
Visas

El servicio de inmigración devuelve solicitudes de visas H-1B que no fueron seleccionadas en el sorteo 2019

El Congreso tiene autorizada una cuota anual de 65,000 visas para cada año fiscal más otras 20,000 destinadas a profesionales extranjeros (ingenieros, periodistas, científicos y programadores, entre otros) graduados con un título de maestría en universidades estadounidenses.
1 Ago 2018 – 4:18 PM EDT

El gobierno federal anunció el martes que devolvió las peticiones de visas H-1B que no obtuvieron un cupo en el sorteo para la cuota del año fiscal 2019.

Se han devuelto “todas las peticiones H-1B sujetas a la cantidad máxima reglamentaria del año fiscal 2019 que no fueron elegidas en nuestro proceso de selección al azar generado por computadora”, dijo la Oficina de Ciudadanía y Servicios de Inmigración (USCIS) en un comunicado.

El pasado 15 de mayo la agencia había comunicado que cerraba la entrada de datos de solicitudes H-1B para proceder al sorteo de las 65,000 visas de la cuota normal asignada por el Congreso más las 20,000 de una cuota adicional destinada a profesionales que obtuvieron un grado de maestría en una universidad estadounidense.

A diferencia de sorteos anteriores, el gobierno de Trump dispuso que a partir de este año ambas cuotas serán distribuidas por sorteo y no por orden de llegada de las peticiones, un proceso que, debido al alto número de solicitudes. se agota en menos de una semana.

La USCIS reiteró que “si usted presentó una petición H-1B sujeta a la cantidad máxima reglamentaria que fue enviada entre el 2 y el 6 de abril de 2018, y al 13 de agosto no había recibido un aviso de recibo o la petición devuelta, llame o comuníquese con la agencia para recibir información y/o ayuda.


Nuevas reglas

A finales de febrero el gobierno de Trump anunció nuevas reglas para profesionales extranjeros con visa H-1B. El nuevo manual exige que los empleadores que patrocinen una de estas visas deberán adjuntar más evidencias, entre ellas itinerarios y horarios de trabajo.

La USCIS advirtió en esa ocasión que ahora puede “solicitar documentación detallada” para garantizar que se mantenga una relación legítima empleador-empleado, y con ello evitar que los portadores de la visa laboren para un tercero.

“El programa de visas H-1B generalmente permite que un trabajador profesional extranjero trabaje para un empleador estadounidense patrocinador específico”, indicó la agencia.

Pero en algunas ocasiones “la ubicación del trabajo puede cambiar” y para ello se ha “publicado un memorándum de política que deja claro que USCIS puede solicitar documentación detallada para garantizar que se mantenga una relación legítima empleador-empleado”, indicó.


Los cambios

La nueva política, dice la USCIS, se basa en el reglamento y permite a la agencia federal “revisar el estatus” de extranjeros con visa H-1B. “Este memorando de política deja en claro que los empleadores deben proporcionar contratos e itinerarios para los empleados”, indicó.

La nueva guía, que entró en vigor el 22 de febrero de este año, explica que para que se apruebe una petición H-1B que involucre un sitio de trabajo distinto, el solicitante debe demostrar al gobierno, entre otras cosas:


  • Que el beneficiario de la H-1B será empleado en un puesto especializado; y
  • Que el empleador mantendrá una relación empleador-empleado con el beneficiario durante el período de validez solicitado.

La USCIS dijo además que, “cuando los beneficiarios de la visa H-1B son ubicados en un tercer sitio de trabajo, deben demostrar que tienen asignaciones de calificación específicas y no especulativas en una ocupación especializada para ese beneficiario durante todo el tiempo solicitado en la petición de la visa”.
“Mientras que una petición H-1B puede ser aprobada por hasta tres años, la USCIS, a su discreción, generalmente limitará el período de aprobación al tiempo demostrado que el beneficiario será colocado en un trabajo no especulativo y durante el cual el peticionario debe mantener la relación requerida empleador-empleado”, advirtió la agencia.


Historia de la H-1B

El programa de visas H1B fue creado en 1990.

Durante los años fiscales 2001 a 2004 el Congreso autorizó extender la cuota de 65,000 a 195,000 visas. Pero el 30 de septiembre de 2004 ésta se redujo a la cantidad original de 65,000.

El cupo fue ampliado en atención a pedidos formulados por la Asociación Americana de Tecnologías de la Información (ITAA), entre las que se encuentran empresas tales como Microsoft, Oracle y Sun Microsystems.

Pero las mismas compañías que cabildearon para que el Congreso aumentara la cuota no quisieron patrocinar nuevas solicitudes de permisos para expertos extranjeros, una de las razones por las que el legislativo optó por no prorrogar la extensión temporal a partir de 2005.

El año fiscal estadounidense inicia el 1 de octubre y finaliza el 30 de noviembre del año siguiente.

La cuota adicional

A finales de 2004 el Congreso dispuso una cuota adicional de 20,000 visas para profesionales extranjeros graduados o que hayan obtenido una maestría en Estados Unidos.

La ampliación del cupo se hizo en atención a peticiones de empresas que requieren este tipo de permisos.

En 2006 las empresas del rubro acudieron al Senado y pidieron incluir la ampliación en el proyecto de reforma migratoria aprobado el 25 de mayo de ese año.

El programa de visas H-1B establece que los patronos estadounidenses deben pagar a los trabajadores extranjeros el salario predominante según su campo de trabajo.

También deben demostrar que los estadounidenses calificados no están siendo marginados para desempeñar la posición o puesto que ocupa el extranjero.

El reglamento exige que el empleado extranjero contratado tenga cuando menos un título universitario o su equivalente.

En fotos: trabajadores agrícolas con visa H-2A, el programa que desea mejorar Donald Trump

Loading
Cargando galería
RELACIONADOS:VisasInmigración

Más contenido de tu interés