null: nullpx
Universidades

Universidades recortan precios de colegiaturas para no residentes intentando atraer más estudiantes

Al menos 50 universidades y colegios universitarios públicos en todo el país han reducido el costo de las colegiaturas para no residentes en los últimos años sin hacer descuentos similares para los residentes.
28 Nov 2016 – 2:05 PM EST

Universidades y colegios universitarios públicos en todo el país han disminuido recientemente el costo de las colegiaturas para no residentes en sus estados en un intento por aumentar la cantidad de estudiantes que han perdido durante los últimos años.

Según un reporte de la agencia AP, al menos 50 universidades y colegios universitarios públicos en todo el país han reducido en más de 10% el costo de las colegiaturas para no residentes en los últimos años sin hacer descuentos similares para los residentes.


Una de esas instituciones, por ejemplo, es la Universidad del Sur de Mississippi (USM), de 14,500 estudiantes, que redujo su colegiatura para no residentes de 16,529 dólares este año a 9,964 dólares para el otoño de 2017, a pesar de que aumentó en 4% la colegiatura para residentes, a 7,963 dólares.

La idea, dijo un funcionario de la universidad, es intentar revertir la pérdida reciente de 2,000 estudiantes atrayendo a Hattiesburg a universitarios de ciudades en estados cercanos como Houston, Dallas o San Antonio.

“Creo realmente que esta estrategia de precios nos va a abrir a que más personas de lugares que tradicionalmente no hemos inscrito miren a la Universidad del Sur de Mississippi”, dijo Douglas Vinzant, vicepresidente de Finanzas y Administración de la institución.

Las universidades estadounidenses ofrecen a menudo dos tarifas distintas a los jóvenes que desean estudiar en las instituciones: Una tarifa para los estudiantes no residentes en el estado en donde radica la universidad y otra para residentes.

La tarifa para residentes siempre es menor que la de no residentes y en ocasiones puede ser hasta 50% más barata.

Pero muchas universidades están sintiendo presión por la pérdida de estudiantes y algunas instituciones en zonas rurales cuya población está disminuyendo, como Alcorn State, Delta State y Mississippi Valley State simplemente anularon las colegiaturas para no residentes y ahora cobran la misma cantidad a todos los estudiantes por igual.

Otras universidades con más demanda, como la Universidad de California (UC), han aumentado considerablemente la colegiatura para no residentes y han recibido críticas por ello.

A principios de año la auditora estatal de California acusó a la UC de darle prioridad a la admisión de estudiantes no residentes en el estado en detrimento de los residentes, como parte de una estrategia para obtener mayores ganancias en colegiaturas.


La UC negó darle preferencia a los no residentes y expresó que las admisiones de estos estudiantes la habían ayudado a seguir operando en momentos en que que el apoyo financiero del gobierno estatal se había reducido considerablemente.

“La desinversión del estado en la educación superior ha obligado a las universidades públicas a comportarse como universidades privadas enfocadas en atraer a clientes que paguen”, dijo Ozan Jaquette, profesor de la Universidad de California-Los Angeles que estudia el costo de las universidades.

Wynter Seymour, una estudiante de teatro de Nueva Orleans, quería estudiar fuera de Louisiana y se decidió por USM porque le ofrecieron la colegiatura a precio de residente.

“Quería, no la opción más cercana fuera de mi estado, sino la más barata”, dijo Seymour.

Una movida que llamó la atención entre los expertos en educación superior la hizo la Universidad de Maine en Orono, que decidió otorgarles un importante descuento de entre 12,000 y 17,000 dólares en colegiatura a los estudiantes residentes en la Nueva Inglaterra (Connecticut, Massachusetts, New Hampshire, Rhode Island y Vermont) y en Canadá.

Los estudiantes con promedios más bajos reciben un descuento de 9,000 dólares de la colegiatura para no residentes, que asciende a 29,498 dólares por año.

“El estado de Maine necesita jóvenes y no estamos produciendo suficientes”, dijo el rector de la universidad, Jeffrey Hecker. “¿Por qué no podemos ser más directos con las expectativas de los estudiantes? No más regateo”, agregó.

La iniciativa de la universidad funcionó, aumentaron las solicitudes de admisión y las admisiones crecieron un 9% para un total de 2,260 estudiantes que ingresaron este otoño a la institución. Maine también está gastando menos en ayuda económica estudiantil que en 2015.


Pero en otros lugares estas iniciativas han causado polémicas, como en la Universidad de Minnesota-Twin Cities, que recortó el precio de su colegiatura para no residentes en 2008 atrayendo a más estudiantes de la región, pero bajo presión legislativa tuvo que aumentarla de nuevo este año y utilizar los ingresos adicionales para subsidiar más espacios para residentes en el estado.

Vinzant, por su parte, asegura que la nueva estrategia de la USM tiene el propósito de ayudar a los estudiantes de Mississippi.

“La intención de este esfuerzo es aumentar los ingresos para invertirlos en la calidad de la educación para los chicos de Mississippi. No es más complicado que eso”, dijo.


Publicidad