null: nullpx
Universidades

Universidad de California da prioridad a no residentes para cobrar más colegiatura

Un informe de la auditora del estado asegura que la institución le ha "fallado" a los californianos.
30 Mar 2016 – 10:56 AM EDT

La Universidad de California (UC) da prioridad a la admisión de estudiantes no residentes en el estado en detrimento de los residentes, como parte de una estrategia para obtener mayores ganancias en colegiaturas, según una auditoría estatal publicada esta semana.

La presidenta de la UC, Janet Napolitano, rechazó las conclusiones de la auditoría, que dijo "hace inferencias y saca conclusiones que no están apoyadas ni por los datos ni por un análisis sólido".

En su informe, la auditora estatal, Elaine M. Howle, afirmó que durante los últimos años la UC "ha hecho esfuerzos sustanciales para matricular a no residentes que pagan significativamente más en colegiatura anual y cuotas", y ha bajado los estándares de admisión para los no residentes, matriculando a 16 mil estudiantes cuyas calificaciones eran menores al promedio de los residentes admitidos.

Agrega que la UC ha tomado medidas para desalentar a los residentes, negándoles admisión al recinto universitario que escogen como primera opción en su solicitud. "En contraste, a los no residentes, si son admitidos, nunca les niegan admisión al campus que eligen" como primera opción, asegura el reporte.

Según la auditoría, entre los años académicos 2010-2011 y 2014-2015, las admisiones de estudiantes no residentes a la UC aumentaron 82% (18 mil estudiantes), mientras que las de no residentes cayeron 1% (2,200 estudiantes).

Durante el año académico 2014-2015 un estudiante no residente en California pagaba una colegiatura anual de 37 mil dólares, y un residente 12 mil dólares.

"Como una institución pública, la universidad debe servir primero a quienes le proveen apoyo cívico y financiero: los residentes de California. Sin embargo, durante los pasados años la universidad ha fallado en poner las necesidades de los residentes primero", dice el reporte.


Por su parte, Napolitano dijo que las admisiones de no residentes han ayudado a mantener abiertas las puertas a los residentes en momentos en que el apoyo financiero del gobierno estatal se ha reducido considerablemente.

La auditoría socava el trabajo de la facultad y el personal, quienes han mantenido altos estándares "durante un período en el cual la financiación estatal fue reducida en un tercio", escribió Napolitano en su respuesta a la auditoría.

En la contestación formal, la UC expresó que el aumento en admisiones de residentes va de la mano del aumento en fondos que reciba del gobierno estatal, aunque la UC "admite a todos los aspirantes de secundaria de California, y a todos los aspirantes de transferencia de college de California que cumplen con sus criterios de elegibilidad para admisión".

"Aun cuando la universidad enfrentaba recortes presupuestarios de casi mil millones de dólares, la UC halló espacio en alguno de sus campus para todos los candidatos elegibles de California...en momentos en que otras instituciones públicas de California rechazaban a decenas de miles de estudiantes", agrega el texto.

La UC cuenta con 250 mil estudiantes en sus 10 recintos, y la mayoría de los estudiantes no residentes piden admisión a tres de ellos: Berkeley, UCLA y San Diego.

Entre otras recomendaciones para remediar la situación, la auditora estatal le pidió a la UC elevar nuevamente sus estándares de admisión para que sólo entren al sistema los no residentes con las calificaciones más altas, y promover y facilitar la admisión de más estudiantes que se transfieren de college.

También recomendó una serie de medidas para que la UC ahorre más fondos y pueda admitir e invertir más en sus estudiantes californianos.

Lea también:


RELACIONADOS:UniversidadesCaliforniaLocal
Publicidad