null: nullpx
Universidades

¿La gente "como yo" sí puede ir a la universidad?

La gran mayoría de los estadounidenses quiere ir a la universidad, pero muchos no lo logran, y muchos de estos son latinos o negros. ¿Por qué? ¿Qué se puede hacer para solucionar esto?
7 Jul 2017 – 05:06 PM EDT

El costo de la universidad está creciendo, pero la mayoría de la gente todavía coincide con que es una buena inversión. Un diploma se asocia con varios beneficios personales y sociales, y parece que la gente lo sabe: más del 90% de los estadounidenses — de todas las razas y estatus socioeconómicos — aspiran a asistir a la universidad.

A pesar de estas aspiraciones, sólo alrededor de un tercio de los estadounidenses actualmente tiene un diploma. Y la brecha entre quienes aspiran a ir a la universidad y quienes realmente logran una licenciatura es mucho mayor para los estudiantes de cierta procedencia que para otros.

Como equipo de especialistas en ciencias sociales de la Universidad del Sur de California y la Universidad de Michigan, teníamos una pregunta: ¿Por qué la brecha entre las aspiraciones y el logro es mayor para algunos grupos de estudiantes? Y, ¿podemos reducir esa brecha?

La universidad como recurso: mientras más, mejor.

Los graduados universitarios también son buenos para sus comunidades y para las sociedades. Los vecindarios con padres universitarios tienen mejores escuelas, pues la gente con educación universitaria contribuye más a la base de impuestos. A las economías locales y nacionales les va mejor con trabajadores más educados. Los países con una población más educada tienen democracias más fuertes y más participación ciudadana.


Las aspiraciones son importantes, pero no es suficiente

Como es de esperarse, hay un vínculo fuerte entre aspirar a ir a la universidad y a asistir a esta. Pero las aspiraciones no son suficiente: muchos de los que esperan obtener un título nunca empiezan la universidad, y menos aún se gradúan.

Para entender mejor por qué, hicimos una revisión sistemática de importantes estudios de psicología, economía, sociología y política pública. Descubrimos que las grandes aspiraciones están repartidas uniformemente en todo el territorio de Estados Unidos: la mayoría de los estadounidenses, independientemente de su perfil demográfico, quiere ir a la universidad. Pero el logro de esas aspiraciones no está repartido uniformemente: las probabilidades de graduarse de la universidad favorecen en gran medida a los estudiantes con padres educados y ricos.

Pensemos en los ingresos familiares, la riqueza y la educación como recursos que un estudiante puede utilizar para alcanzar el éxito académico. Estos recursos son como peldaños de una escalera social. Y la posición de la familia en esta jerarquía social es importante para los resultados académicos de sus hijos — independientemente del origen racial o étnico que tenga la familia. A pesar de que del 80% al 100% de los estudiantes (según el estudio) aspiran a ir a la universidad, sólo el 63% de los estudiantes de familias de ingresos medianos o bajos se matriculan en la universidad, en comparación con el 83% de los estudiantes de familias de altos ingresos.

La brecha racial

También existe una correlación entre raza/etnicidad y el hecho de asistir a la universidad. Personas de todas las razas y orígenes étnicos tienen las mismas probabilidades de comenzar la universidad. Lo que difiere es su probabilidad de terminarla.

¿Por qué? Una diferencia es sus familias, las cuales tienen menos probabilidades de estar cerca de la cima de la jerarquía social. Parte de esto es el dinero: la riqueza promedio de las familias blancas y negras, por ejemplo, difiere por un factor de 14. Pero los niños latinos, afroamericanos y nativoamericanos también tienen más probabilidades de venir de familias de bajos ingresos y escasa educación, lo cual los posiciona en lo más bajo de la jerarquía social.

De hecho, algunos estudios muestran que una vez que la jerarquía social se toma en cuenta, los estudiantes blancos y los de minorías étnicas y raciales tienen la misma probabilidad de matricularse en universidades con cursos de dos ó cuatro años.


¿Qué recibes en los escalones de más arriba?

Según un estudio reciente, 38 universidades tienen más alumnos del top 1% de la distribución de ingresos de la nación que del 60% de la parte inferior.

Algunos pueden encontrar esto perturbador. ¿Por qué parece que los estudiantes nacidos en los peldaños superiores se quedan allí, mientras que todos los demás ni siquiera tienen la oportunidad de moverse hacia arriba? Esta falta de movilidad puede tener que ver con los beneficios de la riqueza familiar.

¿Qué compra el dinero? Para empezar, mejores escuelas antes de la universidad. A pesar de que los estados intentan equilibrar la financiación, buena parte del dinero de las escuelas públicas proviene de los impuestos locales. Esto significa que los estudiantes de familias acomodadas tienen acceso a escuelas con mejores recursos, que a menudo incluyen un mejor apoyo para solicitar la universidad.

Pero la jerarquía social no se trata solamente de recursos materiales. Más bien, nuestra investigación sugiere que ciertos entornos definen la motivación de los estudiantes:


  • Crecer en una escuela o vecindario con abundantes recursos hace más probable que cosas como los deberes y el estudio — incluso el simple hecho de ir a la escuela — puedan parecer cosas que "la gente como yo" hace. Es más probable que la escuela parezca una parte de quién es el estudiante.
  • El entorno puede reforzar la convicción de un estudiante de que sus acciones y esfuerzo pueden marcar la diferencia. El estudiante es más propenso a pensar, ‘lo que hago ahora tendrá realmente un impacto en mi futuro; obtener buenas calificaciones me llevará a la universidad’.
  • La familia, los amigos, los vecinos y los profesores pueden reforzar la perspectiva de que "sin dolor, no hay ganancia". Los estudiantes entienden que las dificultades son síntoma de la importancia — que las cosas importantes como entrar a la universidad se logran tras lidiar con las dificultades.

En cambio, en este momento en EEUU, los estudiantes en los escalones más bajos están a menudo segregados en hogares, vecindarios y escuelas de escasos recursos. Estos entornos pueden reforzar involuntariamente una perspectiva alternativa: las dificultades pueden ser síntoma de bajas probabilidades o incluso la imposibilidad. Si algo es difícil, eso significa que no puedo hacerlo y que debo enfocar mis esfuerzos hacia otra cosa. Cuando se activa, esta perspectiva puede significar que la "gente como yo" no puede tener éxito.

Por otra parte, los hijos de los ricos suelen a ir a escuelas y asistir a actividades que los fortalecen motivacional y académicamente.


Es necesario que todos tengan la posibilidad de avanzar

Para que la economía crezca, más personas necesitan obtener títulos universitarios más allá del 33% que se gradúa actualmente. Es más, para proteger los valores estadounidenses de equidad e igualdad de oportunidades, poder subir por la escalera social debe ser igualmente posible para todos los estudiantes.

Pero por ahora, hay muchos impedimentos. Nuestra investigación muestra que los que están en los peldaños inferiores de la escalera, a menudo no están seguros de cómo comenzar o cómo seguir avanzando. Pueden no estar seguros de que la universidad sea realmente un lugar a donde "ellos" puedan asistir. Puede que no tengan los recursos para saber cómo empezar. Cuando el trabajo escolar es difícil, pueden pensar que es una señal de que simplemente no es algo para lo que ellos están preparados.

¿Qué se puede hacer?

Creemos que las autoridades deben entender que el problema no son las bajas aspiraciones sino el escaso apoyo exacerbado por la segregación económica.

Las políticas deberían centrarse en proporcionar un plan y una ruta más clara hacia la universidad y cómo terminarla. Esto implica proporcionar apoyo público para programas — extraescolares, en la escuela, y los fines de semana — que contribuyan a darles a todos los niños el apoyo y la motivación que necesitan para alcanzar sus sueños universitarios.



The Conversation

*Neil Lewis Jr. es candidato a Doctor en Psicología Social de la Universidad de Michigan

Estas universidades de Estados Unidos son gratis

Loading
Cargando galería
Publicidad