null: nullpx
Universidades

Gobierno simplificará proceso para condonar deuda estudiantil en casos de fraude

Nuevas reglas propuestas por el Departamento de Educación buscan simplificar el proceso para que los estudiantes reclamen la condonación de sus deudas si han sido víctimas de fraude o abusos por parte de las instituciones educativas, y prohíben las cláusulas de arbitraje.
13 Jun 2016 – 3:07 PM EDT

El gobierno estadounidense propuso este lunes simplificar el mecanismo para condonar la deuda de los estudiantes víctimas de actos inescrupulosos por parte de sus colegios o universidades, y eliminar las cláusulas de arbitraje que les impiden reclamar en los tribunales en caso de pérdidas financieras por fraude o negligencia.

El Departamento de Educación estudia desde el pasado mes de marzo cómo proteger mejor a los estudiantes de las prácticas abusivas de algunas instituciones de educación superior con fines de lucro que motivan a los estudiantes a endeudarse y luego no les entregan una educación de calidad.

Uno de los ejemplos recientes más notorios es el de Corinthian Colleges, una de las principales empresas educativas con fines de lucro del país que cerró en 2015 por acusaciones de fraude y dejó sin clases a unos 70 mil estudiantes en más de 100 institutos.

Corinthian y sus institutos, Heald, Everest y WyoTech fueron acusados de cobrarles colegiaturas exorbitantes a sus estudiantes, de haberles pedido mentir para obtener más ayuda económica del gobierno federal y de falsificar estadísticas de empleo de sus egresados en un intento por atraer a más estudiantes.

"No nos vamos a quedar sentados aquí mientras estas empresas corruptas dejan a los estudiantes con un montón de deudas y a los contribuyentes con el paquete", dijo en una llamada con periodistas el secretario de Educación, John B. King Jr.

"Todos los estudiantes defraudados merecen una vía eficiente, transparente y justa al alivio (de deuda) que se les debe, y las escuelas deben ser responsables de sus actos", agregó.

Los nuevos reglamentos propuestos por el departamento de Educación simplifican el proceso para que los estudiantes reclamen la condonación de sus deudas si han sido víctimas de conducta fraudulenta o abusiva por parte de las instituciones educativas.

Entre esas conductas, por ejemplo que no les ofrezcan los servicios que les prometieron, que los presionen a tomar préstamos innecesarios o que la institución mienta sobre la naturaleza de su programa educativo o las perspectivas de empleo de sus graduados.


El proceso actual para solicitar condonación de deudas ha sido descrito por el Departamento de Educación como "complicado, desigual y oneroso" para los estudiantes, debido a las distintas leyes y reglamentos aplicables en cada estado.

Además, los nuevos reglamentos permitirán que los estudiantes hagan reclamos colectivamente si una conducta fraudulenta afecta al mismo grupo, y que incluso se beneficien de cualquier alivio de deuda aquellos estudiantes que no hicieron reclamos pero igual se vieron perjudicados.

Por otro lado, aquellas instituciones que sean demandadas por alguna agencia de gobierno, tengan problemas financieros o tengan problemas con su acreditación -entre otros eventos- serán obligadas a poner de su dinero una garantía equivalente al 10% de los fondos de ayuda estudiantil que reciben del gobierno federal, para pagar cualquier reclamo en su contra.

También deberán informar a sus estudiantes de lo que está ocurriendo.

"Las escuelas que perjudiquen a sus estudiantes deben responder por los daños", dijo King Jr.

Por otra parte, el Departamento también propuso prohibirles a las instituciones de educación superior que incluyan cláusulas de arbitraje y de confidencialidad en las matrículas de sus estudiantes, obligándolos a llevar sus disputas a arbitraje en lugar de acudir a un tribunal de justicia, y a mantener silencio sobre los hechos.

El subsecretario de Educación, Ted Mitchell, dijo que el propósito de estas "vergonzosas" cláusulas de arbitraje y de confidencialidad es silenciar a los estudiantes en los tribunales y utilizarlas como un "escudo para eludir la responsabilidad con sus estudiantes, con el Departamento y con los contribuyentes".

Los estudiantes podrán optar por arbitraje solo si quisieran hacerlo, pero no estarán obligados a ello, dijo Mitchell.

Las propuestas están abiertas a comentarios durante 60 días, y si no hay oposición se convertirán en reglamentos oficiales.

Lea también:

Publicidad