null: nullpx
Universidades

Exestudiante de Corinthian Colleges demanda a tenedores de préstamos privados para que no puedan cobrar deudas

Mujer alega que los préstamos fueron obtenidos para pagar por un fraude educativo y las agencias de cobro quieren obtener ganancias indebidas con los mismos.
15 Jul 2016 – 1:17 PM EDT

Una exestudiante de Corinthian Colleges, una empresa educativa que desapareció tras haber sido acusada de fraude, inició una demanda colectiva contra los tenedores de su deuda estudiantil y una agencia de cobro para que dejen de acosar a los estudiantes deudores y cancelen lo que deben en préstamos que tomaron para educarse.

La demandante es Deborah Terrell, una mujer de 55 años de edad y residente en Riverside (este de California), quien obtuvo un título como Asistente Médico Administrativa en uno de los institutos de Corinthian, Everest, motivada por un reclutador que le dijo que el 90% de los graduados de la institución conseguían trabajo en su campo de estudio.

La demanda, presentada en el Tribunal Federal del Distrito Central de California explica, dice que Terrell tuvo que pagar $19,000 dólares por el programa de estudios: $5,000 en becas federales, $9,000 en préstamos federales y $4,947.09 en préstamos privados.

Tras nueve meses de estudio, Terrell obtuvo su diploma y honores por haber completado todos sus cursos con calificación excelente y asistencia perfecta, pero el título no le sirvió de mucho.

"Hice todo de mi parte, pero cuando me gradué me dijeron que mi título no valía nada y no pude obtener un empleo como Asistente Médico Administrativa. Hoy estoy peor que antes de ir a Corinthian", dijo la mujer en un comunicado.

Corinthian fue en un momento una de las instituciones educativas con fines de lucro más grandes de EEUU, con más de 100 sedes en el país y en Canadá, y programas de educación en línea. Una tercera parte de sus campus estaban ubicados en California.


La empresa y sus institutos Everest, Heald y WyoTech comenzaron a ser investigados en 2010 por irregularidades con préstamos estudiantiles, y en 2015 la compañía cerró todas sus unidades, acusada cobrarles colegiaturas exorbitantes a sus estudiantes, de haberles pedido mentir para obtener más ayuda económica del gobierno federal y de falsificar estadísticas de empleo de sus egresados en un intento por atraer a más estudiantes.

En marzo pasado un tribunal de California ordenó a Corinthian pagar $1,100 millones de dólares en multas y restitución a los estudiantes engañados.

El gobierno federal, por su parte, ha condonado la deuda en préstamos estudiantiles de más de 11,000 exalumnos defraudados por Corinthian, que los libra de un adeudo de casi $171 millones de dólares.

La empresa que adquirió Corinthian justo antes de su cierre llegó a un acuerdo con los originadores de los préstamos privados para reducir en 40% la deuda de los estudiantes que los tomaron, y para evitar cualquier acción legal contra los deudores.

Sin embargo, Terrell dice que las cartas de la agencia de cobro de su préstamo privado no cesan y que recibe de dos a cuatro llamadas diarias -y hasta cinco- varios días a la semana pidiéndole que pague la deuda.

"Liquidaron mis préstamos federales aunque mi préstamo privado sigue en efecto. Recibí llamadas en las que me decían que iban intentar quedarse con mi casa. Es una pesadilla que no termina", explicó la mujer.

Los abogados de Terrell sostienen que la actual agencia de cobro trabaja para una empresa que compró el préstamo original de la mujer por una fracción de su valor en 2014, sabiendo que Corinthian era investigado por fraude y que los préstamos probablemente habían sido obtenidos por métodos fraudulentos, y ahora intenta obtener ganancias persiguiendo a los deudores.

La demandante exige que los tenedores de las deudas por préstamos privados desistan de sus intentos de cobro y que la deuda sea declarada incobrable, que se le restituya a los deudores el dinero que pagaron a los prestamistas indebidamente, así como daños por las prácticas de cobro.

"Esperamos enviarles un claso mensaje a aquellos que están en la industria de comprar préstamos estudiantiles: no van a poder escapar a la justicia cuando se incurrió en una deuda mediante conducta fraudulenta",dijo uno de los abogados de la demandante, Dan Stormer.

"Estos estudiantes no deben pagar préstamos utilizados para pagar por algo que no obtuvieron", agregó otro abogado, Dale Larson.

Lea también

Publicidad