null: nullpx
Universidades

Departamento de Educación quiere prohibir cláusulas de arbitraje

De esa manera se les impide reclamar en los tribunales.
14 Mar 2016 – 3:59 PM EDT

El departamento de Educación considera prohibirles a las instituciones de educación superior que incluyan cláusulas de arbitraje en las matrículas de sus estudiantes, impidiéndoles de ese modo reclamar en los tribunales en caso de pérdidas financieras por fraude o negligencia.

Por otro lado, el ente federal también busca simplificar los mecanismos para condonar la deuda de los estudiantes víctimas de actos inescrupulosos por parte de sus colegios o universidades.

En un comunicado de prensa, el departamento explicó que muchas instituciones de educación superior incluyen en la letra chica de sus documentos de matrícula cláusulas que obligan a los estudiantes a renunciar a sus derechos a exigir reparación por daños en caso de irregularidades, y a mantener silencio sobre los hechos.

El vehículo utilizado con frecuencia es el llamado arbitraje obligatorio, mediante el cual se les exige a los estudiantes llevar sus disputas a arbitraje en lugar de acudir a un tribunal de justicia.

"Tales acuerdos a menudo prohíben a los estudiantes hacer sus reclamos en grupo, lo que hace que sea financieramente imposible impugnar a los centros de enseñanza. Algunos acuerdos a menudo requieren que las disputas se presenten en tribunales secretos donde se mantienen pocos, o ningún expediente", explicó el departamento.

Otros acuerdos imponen cláusulas de confidencialidad a los estudiantes para que no hablen de los casos.

El secretario de Educación interino, John King Jr., dijo que las propuestas "harían responder a los centros de enseñanza si se involucran en prácticas ilegales, y pondrían un fin al uso de la letra chica para engañar a los estudiantes y que renuncien a sus derechos".

Ted Mitchell, subsecretario de Educación, agregó que grupos de asistencia legal, de veteranos, consumidores y de defensa de los derechos de los estudiantes han reclamado medidas más duras para prohibir el denominado arbitraje obligatorio en los documentos que deben firmar los estudiantes al inscribirse en un centro de estudio.

"Los hemos escuchado y estamos de acuerdo", dijo Mitchell. "El departamento trabaja para que ningún college pueda evadir su responsabilidad enterrando 'trampas' en la letra chica, para evitar que los estudiantes busquen los remedios que les deben".

Por otro lado, el departamento reveló que quiere simplicar el proceso de condonación de deudas de estudiantes víctimas de fraude financiero por parte de instituciones de educación inescrupulosas, por ejemplo dándoles alivio automático en caso de que se detecten irregularidades en un centro de estudio.

También busca eliminar los plazos para que un estudiante solicite que se le condone la deuda de un préstamo, incorporar al proceso elementos de leyes de protección al consumidor, y crear un proceso para que se puedan condonar deudas de manera grupal en lugar de exigirle a cada estudiante que haga un reclamo.

Además, se le exigiría a los centros de estudio involucrados en irregularidades responder por las deudas incobrables, y que publiquen información sobre el riesgo financiero de estudiar en la institución, por ejemplo el índice de estudiantes que no pueden pagar los préstamos que han tomado.

Publicidad