null: nullpx
Universidades

¿Dejaste las solicitudes a la universidad para último momento? Aquí algunos consejos para terminarlas

No dejes que la tentación de abandonarlas hasta último minuto sabotee la oportunidad de ir a la universidad de tus sueños. Explicamos de qué forma puedes acabarlas a tiempo, sin estrés y sin miedos.
27 Dic 2017 – 11:57 AM EST

Para este punto del año, los estudiantes que quieran ir a la universidad ya deben haber finalizado sus solicitudes de ingreso . Pero si aún estás luchando por terminarlas, no entres en pánico. Mejor, toma un momento para reflexionar sobre la situación y crea un plan que te ayude a terminarlas sin contratiempos.

Analiza qué te está demorando

Si quieres arreglar un problema, primero tienes que identificarlo. ¿Por qué te estás tomando tanto tiempo? Puede ser que estés procrastinando (aplazando y aplazando una tarea indefinidamente), pero ese puede ser el síntoma y no la causa.

¿Tienes un horario demasiado atareado? El último año de high school puede ser uno de los más ocupados y estresantes que vive un estudiante. Además de tener que pasar todas las clases con buenas notas, debes cerciorarte de tener el número de horas comunitarias necesarias, y si no es así, apresurarte a completarlas. Debes pedir los documentos a la escuela (los transcripts o récord de calificaciones), enviarla a las universidades a las que estés aplicando, escribir los ensayos, etc.

Además, muchos estudiantes, sobre todo los hispanos, tienen situaciones económicas diversas y a veces deben tomar un trabajo de medio tiempo. Algunos deben además cuidar a hermanos o hijos pequeños.

¿Qué otra cosa puede estar bloqueándote? ¿Hay partes de la aplicación que no entiendes cómo rellenar? Si es así, pide ayuda. Lo mejor es pedirle a un consejero estudiantil. No te dé pena ni vergüenza, ese es su trabajo. Muchos estudiantes creen que deben pasar por este proceso solos, y muchas veces sus padres son de otros países, no conocen el proceso y sienten que no pueden ayudar. El consejero está ahí para facilitar esa comunicación incluso con los padres para que la familia junta trabaje por el éxito del estudiante.

También puedes pedir ayuda de algún profesor, quien te puede aconsejar o puede señalarte quién sería una persona indicada. También puedes apoyarte en amigos que estén en la misma situación que tú y juntos descifrar el proceso y darse mutuamente opiniones honestas. También puedes consultar con un adulto o un amigo de la familia, que ya haya pasado por este proceso.

Es posible que no hayas podido terminar la solicitud porque no estás seguro de qué universidades escoger, o te preocupa que tus ensayos ( personal statements) sean terribles, o quizá te hace falta información financiera o documentos clave. Si no entiendes algo de la aplicación, no entiendes qué te están pidiendo o no sabes dónde conseguirlo, acude al consejero estudiantil. Vale la pena repetirlo: ellos están ahí para eso, su trabajo es explicarte, ayudarte y asesorarte en cada paso del proceso.


También puede ser que todo esté en orden, pero aun así no avanzas o no arrancas. ¿Puede ser que te ha paralizado la ansiedad?

Según el portal de noticias educativas U.S. News and World Report, las investigaciones sugieren que la raíz de la procrastinación es el miedo, no tanto la pereza, así que lo primero es sentarse a evaluar cómo te sientes hacia la universidad. ¿Te asusta el cambio, dejar tu casa, no ser exitosa en un ambiente competitivo o extrañar a tus amigos de la secundaria?

Todos esos miedos son normales y muchos estudiantes los enfrentan a la hora de hacer la transición a la universidad. Pero no puedes dejar que eso te bloquee teniendo una vida de posibilidades por delante. Imagínate que por no hacer un último esfuerzo te quedaras solo cuando todos tus amigos se han marchado a sus universidades. Recuerda qué tan importante es la universidad en tu vida y en la de tu familia. Si es necesario, escríbelo en un cuaderno y repásalo cuando te sientas bajo de motivación.

Prioriza lo que te queda por hacer

Clasifica las tareas que te quedan por hacer. ¿Cuáles son esenciales y cuáles son opcionales? ¿Cuáles son urgentes y cuáles son importantes?

Por ejemplo, si estás planeando retomar el SAT o ACT, los exámenes estandarizados, o tomar un SAT en una materia especifica, pero tus calificaciones ya están en un rango aceptable para la universidad a la que estás aplicando, considera enfocar tu atención en el ensayo o en lo que esté más flojo en tu aplicación.

“Las calificaciones altas hacen una aplicación más fuerte, pero un ensayo excelente tiene más peso que 10 puntos más en el SAT”, aconseja Brian Witte, autor de U.S. News and World Report y tutor de SAT profesional para Varsity Tutors.

Si eres de los que se inscribió en clubes extracurriculares su último año y además está involucrado en todo tipo de actividades para engordar su aplicación a la universidad, evalúa cuáles son tus prioridades y corta lo que menos te aporte.

¿Le puedes delegar tareas de liderazgo a un compañero temporalmente? Si tienes que cortar alguna actividad, hazlo de una manera rápida y directa para evitar dañar relaciones personales con los demás.

Piensa en alternativas. Por ejemplo, si estás trabajando además de estudiar, considera trabajar menos horas. Si estás ahorrando para mantenerte en la univeridad, también puedes aplicar a varias becas a la vez (muchas tienen requisitos muy parecidos a los de la entrada a la universidad, entonces tendrías trabajo adelantado) para así mantenerte y costear tus estudios.

Hay muchísimo dinero en becas federales, estatales, locales y privadas que nunca se reclama, y las hay para todas las materias y carreras, además de muchas específicamente para latinos, para negros, para mujeres, para gente con necesidades especiales, y mucho más.


Si estás muy corto de tiempo, deshazte de lo opcional, quédate con lo esencial y ordena lo que queda de urgente a importante.

Crea un calendario y horario detallado

Una vez que tengas tu lista de tareas esenciales, opcionales, urgentes e importantes, estima cuánto tiempo te tomará cada una. Añádele un 10% más de tiempo a cada una para acomodar imprevistos y el hecho de que muchas veces subestimamos cuánto tiempo nos toma una tarea.

Si necesitas decidir qué tareas poner primero en la lista, pon las que necesitan de otros, como conseguir una opinión honesta de un maestro, consejero o adulto conocido sobre tus ensayos. Pon primero en la lista las cartas de recomendación y las entrevistas.

Ponte metas agresivas. Haz un horario de metas por cumplir semana a semana y ponlo en un lugar visible en tu cuarto. Pídele a tus padres o maestros que te tomen la tarea para asegurarte que estás a tiempo en cada una.

Con un poco de esfuerzo, pero sobre todo con un poco planeación, con una mente clara y libre de miedos, podrás terminar las aplicaciones y estar más cerca de tu meta, una universidad que te apoye a crecer, aprender y convertirte en un profesional.

Estas son las universidades con el mayor porcentaje de estudiantes que están aprendiendo inglés

Loading
Cargando galería
Publicidad
Actualizaciones importantes Hemos actualizado nuestra Política de Privacidad a partir del 19 de febrero de 2020.