null: nullpx

Trumpismo y Chavismo: dos caras de la misma moneda

"La comunidad venezolana en los Estados Unidos tenemos el poder de frenar a Trump y a sus colegas republicanos. Podemos prevenir que conviertan a nuestro país en un régimen autoritario como lo hicieron Chávez y Maduro en Venezuela".
Opinión
Presidenta y CEO de Latino's Victory
2020-09-30T18:31:44-04:00
Comparte
Maduro, Trump y Chávez: populistas. Crédito: Getty Images/Arte David Maris

Durante los últimos meses, Trump y los republicanos han difundido una peligrosa mentira cuya intención es engañar a los venezolanos para que crean que sus políticas benefician a nuestra comunidad. Argumentan que los Estados Unidos, bajo el vicepresidente Joe Biden y los demócratas, se convertiría en la Venezuela actual bajo el régimen socialista de Nicolás Maduro. Eso es una mentira.

Los venezolanos somos una comunidad que ha vivido la devaluación de un país cuando cae en manos de un autócrata populista, y es nuestra responsabilidad social denunciar este argumento por lo que es: una falsa narrativa propagada por un líder autocrático y por los republicanos que solapan su comportamiento ilegal. Trump y su partido están utilizando el sufrimiento y el trauma de los venezolanos causados por el régimen corrupto de Maduro para engañarnos y convencernos de que votemos por él y el Partido Republicano.

Como miembros de una comunidad que ha luchado por vivir en un país democrático y estable, los venezolanos debemos reconocer las tácticas de miedo que Trump y sus seguidores republicanos utilizan para mantener el control. Después de todo, sucedió en Venezuela y todos lo vivimos y fuimos testigos.

Mi familia emigró de Venezuela en la década de los 1980s, cuando el país estaba bajo un gobierno estable y que había sido electo en un proceso democrático. Gozaba de una economía sólida. Después de la llegada al poder de Hugo Chávez y Maduro, dos líderes autócratas que han basado su estrategia política en el populismo y en tácticas autoritarias, la Venezuela que conocíamos entonces es hoy irreconocible.

La crisis económica del país y el tumulto político ha puesto a sus ciudadanos en una pobreza inimaginable—el 96 por ciento de la población vive en pobreza, con la mayoría de los venezolanos viviendo con 72 centavos al día. La libertad de la prensa es inexistente, y cualquiera que se oponga al régimen está en peligro de ser arrestado o peor. Las crisis económicas y humanitarias en Venezuela fueron empeoradas por la corrupción de los gobiernos de Chávez y Maduro, la falta de transparencia, la falta de rendición de cuentas, y por el control total de la prensa por parte del gobierno. La situación no mejorará hasta que el país vuelva a tener elecciones democráticas.

Los venezolanos en los Estados Unidos deberían de ver lo que se avecina. Si debemos temerle a algo en esta elección, es a la posibilidad de caer en un régimen autocrático. Esto es exactamente como Trump y sus ayudantes Republicanos y su gabinete están controlando a los Estados Unidos. Trump actúa como un líder autoritario y si no lo paramos, los Estados Unidos sufrirá el mismo destino que Venezuela bajo el régimen de Maduro.

El comportamiento de Trump ha sido similar al de Chavez y Maduro desde su primer día de gobierno. El ataca a cualquiera que cuestione su autoridad o intente hacer que rinda cuentas al pueblo estadounidense. Sin vergüenza alguna, rompe la ley sin esperar ninguna repercusión. Trump traspasa los mecanismos internos de cuentas y balances que deberían prevenir la acumulación de poder en el gobierno. Desacredita a la prensa y distorsiona la información a propósito utilizando Twitter y Fox News, y dando discursos interminables e incoherentes similares a los que daba Hugo Chávez en Aló Presidente en Venezuela.

Trump también se negó a controlar la pandemia y esto ha causado la muerte de más de 200,000 estadounidenses y una crisis económica que ha sido descrita como la peor en la historia de los Estados Unidos.

Las acciones de Trump tienen un propósito siniestro—desestabilizar el país para establecer un régimen autoritario en los Estados Unidos. Los venezolanos debemos abrir los ojos al esquema autocrático de Trump. Si lo reelegimos, no habrá un punto de regreso hacia el gobierno estable que nos dio la bienvenida a muchos de nosotros los inmigrantes.

Los venezolanos no podemos caer en el engaño de Trump—él nunca va a ser un amigo de Venezuela o de Latinoamérica. Junto a los republicanos, él se ha negado a otorgarle el estatus de protección temporal (TPS, por sus siglas en inglés) a los venezolanos que buscan huir del régimen peligroso y la pobreza causada por el gobierno de Maduro. El prefiera ver a nuestra gente morir de hambre y sufrir bajo un régimen opresivo en nuestro país que reconocer nuestra humanidad.

La comunidad venezolana en los Estados Unidos tenemos el poder de frenar a Trump y a sus colegas republicanos. Podemos prevenir que conviertan a nuestro país en un régimen autoritario como lo hicieron Chávez y Maduro en Venezuela. Podemos elegir al vicepresidente Joe Biden, quien ha denunciado inequívocamente a Maduro y ha apoyado a un gobierno electo democráticamente. También se ha comprometido a extender TPS para los venezolanos que huyen de su país e implementará medidas inmediatas para frenar la pandemia del Covid-19 y ayudar a restablecer la economía. Sobre todo, ha creado un plan para que los Estados Unidos siga siendo la nación de inmigrantes que hemos llegado a querer.

Los votantes venezolanos podemos impactar la elección significativamente en Florida, un estado clave, con aproximadamente 50,000 votantes elegibles, en donde el 1 por ciento de los votantes pueden hacer la diferencia. A tan sólo unas semanas de la elección, la comunidad venezolana tiene la oportunidad de ayudar a restaurar el buen gobierno, el sentido común y la estabilidad a los Estados Unidos. Pueden hacerlo registrándose a votar y haciendo un plan para votar temprano, por correo o en persona. Tenemos el poder de comprobarle a Trump y a su Partido Republicano que no vamos a dejarnos engañar con sus tácticas de intimidación porque aun creemos en la democracia y estamos dispuestos a defenderla.

Nota: La presente pieza fue seleccionada para publicación en nuestra sección de opinión como una contribución al debate público. La(s) visión(es) expresadas allí pertenecen exclusivamente a su(s) autor(es). Este contenido no representa la visión de Univision Noticias o la de su línea editorial.


Comparte
Publicidad