null: nullpx
Terremotos

Italia es sacudida por otro terremoto en el centro del país, el más fuerte en 35 años

El sismo de 6.6 de magnitud se produjo cuatro días después de que otros dos temblores se registraran en la misma zona, donde un terremoto causó casi 300 muertos en agosto. Hasta el momento no se reportan víctimas mortales.
30 Oct 2016 – 03:42 AM EDT
Comparte
Cargando Video...

Un nuevo temblor de 6.6 de magnitud en la escala de Richter sacudió este domingo la región de Umbría, en el centro de Italia, y provocó daños en casas y edificios ya afectados por los recientes seísmos que sufrió el país, aunque por el momento no se han reportado víctimas mortales, en el que sería el terremoto más potente desde hace 35 años.

El seísmo, de una profundidad de 10 kilómetros, se produjo a las 07:40 hora local (una menos GMT), después de que el pasado 26 de octubre dos temblores de magnitud superior a 5 asolaran el centro del país, causando daños en edificaciones de localidades como Ussia, Preci, Visso o Castel Sant'Angelo sul Nera, en la Región de Las Marcas.

El primer ministro de Italia, Matteo Renzi, confirmó en rueda de prensa desde Roma que "por el momento no hay víctimas mortales", aunque dijo desconocer la cifra de evacuados.

Renzi, que compareció cinco horas después de que se produjera el sismo, se comprometió a alojar a los damnificados en albergues y aseguró que "reconstruiremos todo" lo que se ha destruido, algunas obras de incalculable valor, que "son el alma de nuestro país", dijo.

El epicentro del nuevo terremoto se situó a 3.7 millas (6 km) al norte de la pequeña ciudad de Norcia, que sufrió el derrumbe parcial de la basílica de San Benedicto del siglo XIV; 82 millas (132 kilómetros) al noreste de Roma y 41 millas (67 kilómetros) al este de Perugia, capital de la región de Umbría, cerca del epicentro de otros dos sismos.

El Centro Geológico de Estados Unidos cifró inicialmente la intensidad del terremoto en 7.1 pero posteriormente ajustó su magnitud a 6.6, aun así, se trata del fenómeno más potente registrado esta semana y el más potente en décadas, según destaca la Agenciaa Efe, que señala que se sintió prácticamente en todo el país, desde la región sureña de Apulia hasta la septentrional de Trentino-Alto Adigio, con frontera con Austria.

De confirmarse su magnitud, será el que más potente registrado en Italia desde 1980, cuando un sismo de 6.9 acusó cerca de 3,000 muertos.

Decenas de heridos

Según las imágenes emitidas en directo minutos después del sismo se ven destrozos en algunos edificios, muros derrumbados y escombros en las calles, donde se concentraron algunas personas para rezar.

Protección Civil confirmó que de momento no se han reportado víctimas mortales pero es pronto para determinar los daños de este fuerte terremoto que se sintió con intensidad también en otras ciudades de Italia, como Florencia o Roma.

Las autoridades reportaron unos 20 heridos, muchos de ellos con lesiones menores. "Estamos verificando, hay varias personas heridas pero por el momento no tenemos constancia de víctimas (mortales)", declaró el director de la protección civil nacional, Fabrizio Curcio, durante una conferencia de prensa en Rieti, que confirmó que una de ellas está en "estado grave".

"Desde 1980 que no enfrentábamos un terremoto de esta magnitud", aseguró Curcio refiriéndose a un temblor de magnitud 6.9 en la región de Nápoles, que causó unas 3,000 muertes y enormes daños en noviembre de ese año.

Los medios locales destacan que miles de habitantes habían desalojado sus casas, tras los terremotos del pasado miércoles y se encontraban durmiendo en sus vehículos o refugios temporales, lo que podría ser un factor para que haya evitado víctimas.

Los bomberos han hecho un llamamiento a la calma y pidieron a los ciudadanos que no vuelvan a las casas a buscar nada hasta que verifiquen el estado de los edificios para evitar accidentes como el derrumbe inesperado de alguna pared o la caída de escombros.

"Tenemos que mantener a la gente en calma. La oración puede ayudar. No quiero que la gente vaya a buscar a familiares", pidió un bombero a un sacerdote, según recogieron las cámaras del canal de televisión SKY TG24.

"Vi el infierno"

El alcalde de Ussita, una de las más afectadas, Marco Rinaldi, describió que una enorme nube de polvo salió de edificios que se desmoronaban.

"Yo estaba durmiendo en el auto y vi el infierno", declaró Rinaldi a la agencia italiana de noticias ANSA.

El temblor provocó de nuevo el miedo entre la población de las regiones de Umbría y de Las Marcas y causó derrumbes, además de daños adicionales en construcciones que sufrieron los sismos anterioes.

Los equipos de Protección Civil están verificando los daños en las localidades afectadas y también en Roma, donde comprobarán si los edificios han podido sufrir grietas con el movimiento telúrico.

"Es un verdadero drama. Es quizás el día más oscuro. Los daños son incalculables", declaró en RaiNews 24 el alcalde de Tolentino (43 millas al noreste de Norcia), Giuseppe Pezzanesi. "En las calles se ven miles de personas aterradas y llorando", agregó.

Italia sufrió el pasado agosto un devastador terremoto de 6.2 grados que causó la muerte de cerca de 300 personas y y numerosos daños en los municipios de Amatrice, Accumoli y Arquata del Tronto, muy próximos a las zonas afectadas en la última semana.

"Pocos heridos y heridas leves. Ningún muerto. Es una buena noticia", declaró en la radio el alcalde de Amatrice, Sergio Pirozzi, la localidad que más caro pagó el terremoto de agosto pasado, con 250 muertes.

Los deslizamientos de rocas han interrumpido el acceso de varias rutas por lo que los equipos de rescate se están desplazando a estos lugares en helicóptero.

Roma

En Roma el terremoto se sintió de un modo mucho más claro que los registrados el pasado miércoles y tuvo una duración mayor, de aproximadamente unos veinte segundos.

Por el momento no se han registrado daños pero el servicio de metro de la capital ha sido suspendido para llevar a cabo una verificación técnica, lo que causó cierto caos en las calles, con autobuses repletos de gente y largas colas para esperar un taxi.

El papa Fransico expresó su solidaridad con las poblaciones afectadas, los heridos y las familias "que han sufrido los mayores daños", según dijo tras el rezo del Ángelus en la plaza de San Pedro, lo que arrancó el aplauso de los asistentes.

Comparte
RELACIONADOS:TerremotosItaliaMundo

Más contenido de tu interés