null: nullpx
Represa de agua

Una selfie salvó a un joven de 21 años de ir a prisión por el resto de su vida

Una exnovia de Christopher Precopia lo acusó de haberla agredido. Él lo negó y estaba en lo cierto. Su madre tenía la prueba que aclararía las dudas a los fiscales.
16 Nov 2018 – 04:15 PM EST

A Christopher Precopia, de 21 años, lo arrestaron el 22 de septiembre de 2017. Su exnovia lo había acusado de haber entrado a la fuerza a su casa dos noches atrás, lanzarla al suelo, golpearla en la cara y herirla con una máquina para cortar cajas. Eso decía la declaración de la chica.

Solo había un problema: Precopia aseguraba que no había hecho nada y lo probaría.

El joven estaba trabajando cuando los oficiales del Departamento de Policía del condado Temple, en Texas, llegaron para arrestarlo, contó su abogado Rick Flores a distintos medios. Él no entendía la razón y cuando les preguntó, le respondieron, a secas: "No actúes como si no supieras de que te estamos hablando".

Los funcionarios habían recibido la orden de aprehenderlo de parte del condado Bell luego de que la exnovia contara en una declaración jurada que él la había "agredido con armas". Y cuando los oficiales de policía llegaron a la casa de la joven, vieron daños en la puerta principal. Anotaron además en el reporte que ella tenía cortes y heridas en la cara, las manos, y una 'x' a la altura del pecho.

Era acusado entonces de irrumpir en una vivienda para cometer otros crímenes, un delito que podía acarrear prisión de por vida.

"No tenía idea de quién me acusaba, no tenía idea de por qué estaba pasando", dijo Precopia a la afiliada de ABC News, KVUE. "Estaba constantemente temeroso de qué podía pasarme al siguiente día. Me iba a dormir pensando en no despertarme, solo escapando de la situación".

El joven estuvo más de un día en prisión hasta que sus padres decidieron pagar los 150,000 dólares de su fianza y a un abogado que les ayudara a probar la inocencia de su hijo.

Y su madre tenía la clave. La chica que acusó a Precopia dijo que todo había ocurrido a las 7:20 pm del 20 de septiembre de 2017 en su casa en el condado Bell. Pero ese mismo día a las 7:02 pm la mamá de Christopher había tomado una selfie de la familia Precopia en el hotel Renaissance de Austin, a 70 millas de distancia.

"Él fue muy afortunado de que ella escogiera la msma fecha y hora para reunirse, y así tener una coartada sólida", dijo Flores a The Washington Post. "Hemos hablado muchas veces de lo sortario que es".

Con esa evidencia —que fue verificada por forenses— los cargos contra el chico fueron eliminados el 21 de junio. "Pudimos comprobar la base de lo que se nos presentó y, a su debido tiempo, determinamos que la acción apropiada era desestimar el cargo, y eso es lo que procedimos a hacer", dijo el fiscal distrital del condado Bell, Henry Garza, en una entrevista con el diario el jueves.

Esta oficina además determinará si deben presentarse cargos contra la chica por haber dado un testimonio falso a las autoridades.

Después de quedar descubierta, la mujer dijo a la policía que había tenido una relación problemática con Precopia en la secundaria, y que esa fue la razón que la llevó a denunciar una presunta agresión.

"La familia entera tuvo dificultades para dormir en la noche con el miedo de lo que pudiera pasar, de si les creerían, de si habría juicio, de si le darían prisión de por vida", dijo Flores. "Estamos más molestos con esta persona que descaradamente mintió y lo metió en este desastre".

Las 21 selfies más extremas

Loading
Cargando galería
Publicidad
Actualizaciones importantes Hemos actualizado nuestra Política de Privacidad a partir del 19 de febrero de 2020.