null: nullpx
Tiroteos

La víctima de un tiroteo en un Costco de California sufría de esquizofrenia y estaba sin medicación

Kenneth French, de 32 años, murió por los disparos de un oficial de policía fuera de servicio que paseaba con su familia en el Costco de Corona, California, cuando supuestamente fue atacado por el joven. El policía disparó también contra sus padres, que se encuentran en estado grave en el hospital.
19 Jun 2019 – 6:16 AM EDT

La víctima mortal de un tiroteo el pasado viernes en un almacén de Costco en Corona, California, era un hombre con patologías psiquiátricas y que por otra condición médica se encontraba sin su medicación en esos momentos, informó la agencia AP.

Fue identificado como Kenneth French, de 32 años y natural de Riverside. Iba acompañado de sus padres cuando, según su abogado, empujó o dio una manotada al oficial de policía que estaba de compras con su familia, quien sacó su arma y lo mató.

El oficial, que llevaba en brazos a su hijo de un año y medio cuando fue 'atacado', disparó también contra los padres de Kenneth, que se encuentran gravemente heridos en el hospital.


Tras el incidente, la Policía de Corona emitió un reporte en el que se asegura que French atacó al oficial “sin provocación”, pero para el fiscal del caso, Dale Galipo, el supuesto ‘ataque’ fue una exageración.

"Difícilmente lo caracterizaría como un ataque", dijo Galipo a AP sobre lo que describió como un "empujón o palmada a mano abierta" a la espalda del policía. "Desde luego eso no justifica matar a alguien".

Por su parte, David Winslow, abogado del oficial, declaró a AP que su cliente iba cargando a su hijo cuando French lo derribó y llegó a perder el conocimiento brevemente. “No fue un empujón inocente”, dijo Wislow. “(El oficial) Creía que su vida y la de su hijo estaban en peligro inminente” y por eso sacó su arma y disparó, explicó el abogado.

Sin embargo, el fiscal Dale Galipo explica que, según declaraciones de la familia de la víctima, el “padre estaba tratando de interceder y de explicarle al oficial que su hijo tenía una discapacidad mental”, pero aún así el oficial disparó contra el joven y también contra ellos. Según Galipo, algunos testimonios aseguran que se identificó como policía antes de disparar.


Kenneth French vivía con sus padres. Sus familiares han declarado que su sufría de esquizofrenia y que estaba sin medicación debido a otras complicaciones de salud, aunque no han especificado qué tiempo llevaba sin medicamentos ni cual era su tratamiento.

Los familiares describieron a Kenneth como una persona “amable y no-verbal”, sin antecedentes de violencia.

Preguntado por AP, el doctor Steven Siegel, profesor y catedrático de psiquiatría y ciencias del comportamiento en la Escuela de Medicina Keck de la Universidad del Sur de California, dijo que los pacientes con esquizofrenia sufren alucinaciones, delirios y pensamientos desorganizados y que la medicación puede aliviar muchos de los síntomas si se toma con regularidad, pero los pacientes pueden sufrir una regresión en poco tiempo si dejan de tomarla.

Según el especialista, estos pacientes pueden sentirse amenazados por algo tan inocuo como una camisa azul y reaccionar de manera errática, aunque no de forma violenta, y necesitan ayuda médica adicional.

"En su realidad, están en peligro", dijo Siegel. "No debemos tener miedo de ellos, pero tenemos que cuidarlos", cita AP.

El oficial que disparó contra Kenneth se encuentra bajo una licencia administrativa remunerada, un procedimiento obligatorio para los policías involucrados en un tiroteo.

La llamada División de Investigación de la Fuerza lleva a cabo la investigación en la que se espera probar si el oficial siguió las políticas del Departamento de Policía de los Ángeles, a partir del dibujo y la reconstrucción de los hechos, los ángulos, el momento en que sacó el arma y las tácticas utilizadas antes y durante los disparos, explicó a AP el abogado del sindicato de la Liga Protectora de la Policía de los Ángeles, Robert Rico.

Hasta el momento, no se ha revelado la identidad del oficial, pero una persona con conocimiento de la investigación reveló bajo anonimato a la agencia AP que su nombre es Salvador Sánchez.

En un video publicado este martes en Twitter por la Policía de Corona, el jefe de ese cuerpo, George Johnstone, dijo que su departamento entrevistó a varios testigos y revisó el video de las cámaras de seguridad y otras pruebas. También declaró que no se ha definido un plazo para presentar el caso ante la fiscalía del condado de Riverside.

"Nuestra investigación se ha visto algo obstaculizada por no poder entrevistar a todas las partes involucradas", dijo Johnstone, al parecer refiriéndose a los French, los padres de Kenneth, que se encuentran muy graves en el hospital.

Según Galipo, el abogado acusador, la madre, Paola French, se encuentra muy grave y permanece inconsciente, con gran riesgo para su vida, mientras el padre, Russel French, también está muy grave pero ha recuperado la consciencia.

"Mi corazón está con los padres del señor French y rezo por su recuperación", dijo el jefe de la Policía de los Ángeles Michel Moore, quien instó a todos los compradores que grabaron el incidente en video a que se presenten y aporten sus pruebas a la investigación.

Mira también:

Antes y despúes de Columbine: la pesadilla sin fin de los tiroteos masivos en EEUU (fotos)

Loading
Cargando galería
Publicidad