null: nullpx
Derrumbe de edificio en Surfside (Miami)

Se mudó a Florida tras perder a su esposa y a sus padres; ahora está entre los desaparecidos del derrumbe en Surfside

Tras la pérdida de sus familiares, Harry Rosenberg había decidido cambiar de aires y mudarse a Florida. Se compró un apartamento en el edificio Champlain Towers South, cerca de Miami Beach. El día del colapso lo visitaban su hija y su yerno. Los tres están entre los 149 desaparecidos. Sigue aquí nuestra cobertura minuto a minuto de esta tragedia.
30 Jun 2021 – 05:14 AM EDT
Comparte
Cargando Video...

Harry Rosenberg, de 52 años, vivía en Nueva York, pero tras un año de dolor y tragedias familiares decidió cambiar de aires y mudarse a Florida para iniciar una nueva vida, después de haber perdido a su esposa por cáncer y a sus padres por covid-19.

Primeramente se había rentado en lugares más pequeños hasta que el mes pasado había comprado finalmente un apartamento en el edificio Champlain Towers South, cerca de Miami Beach, con vistas al mar.

En el poco tiempo que llevaba en Florida ya Harry Rosenberg se había dado a conocer en su comunidad. Como judío practicante, ya se había unido a una sinagoga, en donde tenía varios amigos.

La semana pasada Rosenberg había viajado a Nueva York para la ceremonia de nombramiento de su segundo nieto y volvió rápidamente a Miami a preparar condiciones para la visita de su hija y su yerno, quienes habían llegado el mismo día en que el edificio se derrumbó, sepultándolos a los tres bajo los escombros.

La hija de Rosenberg, Malky Weisz, de 27 años, trabaja como auditora en una sucursal de Roth & Co en Nueva Jersey y su esposo, Benny Weisz, de 32, nacido en Austria, trabaja en finanzas. Ahora están entre los 149 desaparecidos en esta tragedia. Familiares, amigos, compañeros de la sinagoga de su padre, esperan con ansias tener noticias de los tres. Un sofá blanco que quedó visible entre los escombros pertenecía al apartamento de Rosenberg.

Las tragedias que han golpeado la vida de esta familia en los últimos meses ilustran situaciones similares vividas por otros desaparecidos tras un año de pandemia. Otra residente del edificio, también desaparecida, había decidido mudarse a Florida después de recuperarse del covid-19.

El cambio de aire, las vistas al mar del edificio, se presentaban como una gran opción para recuperarse de un duro año de pandemia, con pérdidas, encierros, miedos y dificultades económicas.


“Me dijo: 'es el próximo capítulo de mi vida'. Pasó por el infierno. Sus padres fallecieron. Su esposa falleció”, dijo a la AP Steve Eisenberg, un amigo de la sinagoga de Harry Rosenberg. Por su parte, el rabino Sholom D. Lipskar, fundador de la sinagoga Shul of Bal Harbour, a la que se unión Rosenberg, dijo que el hombre había venido a Florida "para respirar un poco" después de las duras y repetidas pérdidas que sufrió.

Tras la muerte de su esposa Anna Rosenberg, y en honor a ella, a quien había estado cuidado por tres años mientras ella padecía de un tumor cerebral, el hombre había puesto en marcha un centro de sanación mental para jóvenes adultos en un hospital de Israel.

Meses después de su muerte, el padre de Rosenberg enfermó de covid-19 y murió y semanas después murió también su madre de la enfermedad.

Loading
Cargando galería
Comparte

Más contenido de tu interés