null: nullpx
Obesidad

Por qué no debes caer en la moda del Ozempic, el medicamento contra la diabetes que muchos están usando para adelgazar

Cada vez más personas, entre ellas varios famosos, recurren a este fármaco para rebajar, aunque no haya sido aprobado con ese fin. Su popularidad es tal que ya escasea en los anaqueles de farmacias. ¿Cuáles son sus potenciales beneficios y riesgos? Lo explicamos.
Publicado 28 Nov 2022 – 01:59 PM EST | Actualizado 29 Nov 2022 – 06:07 AM EST
Comparte
Cargando Video...

Ozempic, un medicamento contra la diabetes, está causando furor en las redes sociales por un beneficio distinto para el que fue concebido y aprobado: bajar de peso.

Se rumorea que fue el que ayudó a Kim Kardashian a poder lucir el vestido de Marilyn Monroe durante la gala del Met, el magnate Elon Musk ha hablado de sus efectos y los de un fármaco similar en Twitter y cada vez más testimonios de quienes lo han probado con este fin se hacen virales en TikTok y otras plataformas donde ya supera los 250 millones de vistas.

“Todo el mundo de repente tiene hasta 25 libras menos. ¿Qué pasará cuando dejen de tomar Ozempic?”, twitteó el comediante Andy Cohen acerca del fármaco.

Su demanda se ha disparado a tal punto que escasea en las farmacias y los diabéticos que más lo necesitan no logran encontrarlo.

¿De verdad es tan efectivo como dicen para rebajar? ¿Cómo logra tanta gente obtener acceso a esta medicina si no sufre de diabetes? ¿Hay algún riesgo en probarla? Aclaramos estas y otras dudas.

¿Qué es el Ozempic y cómo funciona?

En 2017 la FDA aprobó este medicamento inyectable como tratamiento para la diabetes tipo 2 junto con la dieta y el ejercicio si otros medicamentos no pueden controlar los niveles de azúcar en la sangre lo suficientemente bien.

Su principio activo es la semaglutida, el mismo componente que contiene en mayor cantidad otro fármaco llamado Wegovy que en 2021 recibió la aprobación de la agencia para tratar la obesidad severa y otras “afecciones relacionadas con el peso” como hipertensión o colesterol alto.

Ambos se administran mediante una inyección semanal en la pierna, estómago o brazo.

La semaglutida reduce los niveles de azúcar en sangre y regula la insulina, lo que disminuye a la vez el riesgo de enfermedad cardiovascular en personas diabéticas. También imita una hormona llamada péptido-1 similar al glucagón (GLP-1) que se dirige a las zonas del cerebro que regulan el apetito y la ingesta de alimentos.

Como consecuencia, los pacientes sienten saciedad más pronto, explicó Janice Jin Hwang, jefa de la división de endocrinología y metabolismo de la Facultad de Medicina de la Universidad de Carolina del Norte, a The New York Times. Una sensación de plenitud que dura mucho más de lo que es posible con los niveles naturales de la hormona: “Los alimentos que les resultaban muy emocionantes ya no son emocionantes”.

Pero el ingrediente activo solamente ha sido estudiado y aprobado en personas con obesidad o sobrepeso y al menos una afección relacionada a este, y no en individuos que no sufren de esta condición y simplemente quieren rebajar algunos kilos de más.

Si no fue aprobado para adelgazar y su venta requiere de receta médica, ¿cómo tanta gente sin diabetes logra obtener acceso al Ozempic?

Aunque, a diferencia de Wegovy, el Ozempic no ha sido aprobado por la FDA para pacientes con obesidad, al igual que ocurre con otros fármacos los doctores tienen la potestad de prescribirlo “ off label”, a discreción médica para usos distintos a los que fue aprobado.

Sin embargo, en estos casos casi nunca es cubierto por las pólizas de seguro, lo que hace que las personas deban desembolsar entre 892 dólares sin seguro por el suministro mensual de Ozempic, y hasta 1,300 dólares por Wegovy.

Ante la ‘moda’ viral de estos medicamentos, cada vez más personas piden a sus doctores una receta médica para probarlos.

“Los pacientes lo consideran un fármaco milagroso”, dice a Vogue Paul Jarrod Frank, a cuyo consultorio llegan muchas personas con esa solicitud. “Aparte de Viagra y Botox, no he visto ningún otro medicamento que se convierta tan rápidamente en parte de la cultura vernácula social de la cultura moderna”.

¿Cuáles son los efectos secundarios del Ozempic? ¿Hay algún riesgo en probarlo exclusivamente para adelgazar?

Pese a que, en efecto, el Ozempic puede ayudar a adelgazar, no está exento de efectos secundarios y tampoco se descarta que la reducción de peso no sea permanente y haya un ‘efecto rebote’ tan pronto se suspenda su uso.

“Muchos pacientes deben retomar el uso del medicamento tras suspenderlo”, dice a The Cut el médico familiar Sudeep Singh, quien asegura que apenas aproximadamente el 25% de las personas logra mantener el peso con la ayuda de ejercicio y cambio de hábitos de alimentación.

Falta evidencia para saber si este fármaco y el Wegovy pueden ser perjudiciales o no fuera de los criterios previstos por la FDA. El análisis riesgo/beneficio corresponde a un profesional médico.

Náuseas, vómitos y deshidratación, así como fatiga y problemas estomacales que pueden ser extremos y van desde estreñimiento o diarrea severa forman parte de los posibles efectos secundarios del Ozempic y Wegovy.

“Es peligroso que la gente lo use sin necesidad”, recalca al Noticiero Univision Edgar Chávez, director médico del Universal Community Health Center, quien agrega que en algunos casos puede desencadenar problemas graves en órganos como el páncreas, la vesícula y los riñones.

“No tenía energía, estaba con náuseas constantes y lo que yo llamo vómitos poderosos”, comenta a The Cut Anna Toonk, una mujer de 42 años que lo usó que se vio obligada a suspender el tratamiento. “Me di cuenta de que hay cosas peores que estar gorda. Lo peor es querer vomitar todo el tiempo”, dice a esa publicación.

El fármaco está explícitamente contraindicado para embarazadas, mujeres en lactancia y personas que sufren de o tienen antecedentes familiares de cáncer de tiroides o tumores endocrinos.

Cargando Video...
Cruzada contra la obesidad: la FDA aprueba nuevo medicamento para bajar de peso


“Si lo que quiere es perder peso es mejor que use otros métodos porque, una vez que suspenda la medicina, el peso regresará. Sin cambiar hábitos, no es una medicina mágica que quitará el peso y lo va a mantener”, recalca Chávez.

Un mensaje similar al que publica el especialista en salud metabólica Elie Jarrouge en un hilo de Twitter: “Si no cambias tu dieta y hábitos alimenticios para abordar la causa raíz de la obesidad, no importa si usas Ozempic, Wegovy, Mounjaro, bypass gástrico o te suturas los labios. Tarde o temprano encontrarás una manera de recuperar el peso porque tu forma de pensar no cambió".

Especialistas insisten en que hay un uso legítimo y beneficioso pacientes de estos fármacos para algunos pacientes, pero probarlos fuera de ellos siempre acarreará riesgos innecesarios.

Loading
Cargando galería
Comparte

Más contenido de tu interés