null: nullpx
Diabetes

Menos culpa y miedo, más esperanza: por qué debemos cambiar el discurso acerca de la diabetes

Con frecuencia se le da demasiado énfasis a las complicaciones que acarrea esta condición de o se le impone al paciente una lista prácticamente inalcanzable de metas. Un psicólogo explica que esto puede ser contraproducente y que no se debe perder de vista la lección más importante: la evidencia científica también demuestra que, con buenos cuidados, podrás llevar una vida larga y saludable.
Fuertes Juntos sponsor logo
23 Jun 2019 – 1:32 PM EDT

Cuando Juan Manuel Martínez se enteró de que sufría diabetes tipo 2 se preocupó mucho. “Busqué información en Internet y me asusté con todo lo que leí. Mi doctor luego me preguntó que qué hacía yo indagando allí, si él estaba ahí para responderme a todas las preguntas”, cuenta a Univision Noticias.

Tuvo la suerte de contar con un proveedor de salud que le aclaró que la diabetes no era una sentencia, sino una condición crónica de salud que podía manejarse mediante un buen plan médico, algo que Martínez ha logrado con éxito, incluso enfrentando la complicación de una retinopatía diabética.

Pero no todos los doctores le dan este abordaje al dar el diagnóstico. A veces se hace tanto énfasis en la obligación de implementar cambios en el estilo de vida y en las posibles complicaciones que pueden surgir, que los pacientes salen de la consulta abatidos y abrumados.

Con frecuencia, William Polonsky, psicólogo fundador del Instituto de Comportamiento de Diabetes -el primero dedicado a estudiar las necesidades psicológicas de pacientes con diabetes-, recibe en su terapia a personas que se sienten culpables, desvalidas y estresadas por la enfermedad.

En su criterio, el discurso hacia los pacientes con diabetes 1 y tipo 2 debe cambiar. “Si tienes diabetes probablemente has escuchado mil veces que debes implementar muchísimos cambios en tu estilo de vida. Que hay cosas que no puedes comer, que hay complicaciones que debes evitar. Y no es que no sea cierto, pero la forma en que se presenta esa información es importante. Hay que enfocarse más en la evidencia positiva”, explica a Univision Noticias.

“Solemos decirle a la gente el mensaje que asusta: si no te comportas bien, cosas malas van a pasarte. Pero no le decimos el otro lado de la moneda: con un buen manejo de la condición, podrás llevar una vida larga y feliz con diabetes. Queremos que la gente conserve la esperanza”, insiste.

Si la persona siente que las metas son demasiado ambiciosas, puede que ni siquiera se anime a intentar alcanzarlas. “Cuando le preguntas a un paciente qué harías de distinto para cuidar tu diabetes, con respuesta te responde que cambiaría todo y eso hace que de antemano se rindan. Lo inteligente es decirle a estas personas la verdad: no todas esas medidas son igual de esenciales para todo el mundo. Hay que jerarquizarlas y presentarle esas que puede hacer sin tanto esfuerzo para que no se sienta abrumado”, explica.


Se podría, por ejemplo, pedirle que deje de fumar lo que ya reduce el riesgo de complicaciones, o preguntarle si está tomando las medicinas que le prescribieron, o yendo al médico para controlar sus valores. “Si estás muy estresado sobre la diabetes eso dificulta que tengas la energía o la motivación para tomar cartas en el asunto y esforzarte para manejarla”, comenta Polonsky.

No se trata de evadir la posibilidad de que puedan surgir complicaciones, sino de convertir ese miedo en algo positivo. “Claro que tienes que preocuparte, pero sin que ese temor te paralice. Lo que quieres es que te motive a tomar acciones. Si estás preocupado, lo mejor que puedes hacer es hablar con tu médico y asegurarte de conocer tu riesgo y saber qué hacer”.

Informarte para empoderarte


A quienes sufren ese temor, el especialista les recomienda conocer sus números -A1C, colesterol, presión arterial- para tener un panorama real de su salud y conversar con el médico para entenderlos.

“Si conoces esos números y están bien ya sabes lo que debes hacer para mantenerte allí, y si están mal, tu doctor te indicará cómo puedes mejorarlo y esas recomendaciones reducirán la posibilidad de que desarrolles complicaciones”, dice el psicólogo.

Que la persona se sienta apoyada es fundamental. “Cuando los vemos avergonzados porque se sienten culpables por haber engordado etc, eso hace que se aíslen. El primer paso para sentirte mejor y controlar la diabetes es tener a alguien en tu vida que te acompañe. Puede ser tu médico, tu psicólogo, un grupo de apoyo en Facebook. Ahí comienza la fortaleza”.


Con la ayuda de su esposa y de su equipo médico, Juan Manuel Martínez logró controlar sus valores de A1C, que estaban excesivamente elevados, en apenas tres meses. “ Para mí la diabetes no es una enfermedad, es una condición: tengo que vivir con ella, pero quien manda soy yo. A quienes escuchan el diagnóstico por primera vez les digo que busquen ayuda, que pregunten todo a su médico. Que no hay preguntas tontas. Poco a poco uno puede lograr lo que quiere”.

Si te sientes abatido o preocupado por tu diabetes, responde este test que te ayudará a determinar si padeces del llamado Diabetes Distress Syndrome y en qué grado. En caso de que tu puntaje sea elevado, busca la ayuda de un profesional.

¿Tristeza o depresión? Explicamos los síntomas

Loading
Cargando galería
Publicidad