null: nullpx
Diabetes

Menos casos de diabetes en ocho años genera más preguntas que respuestas

Según un nuevo análisis de los Centros para el Control y Prevención de Enfermedades, en 2017 hubo 35% menos casos que en 2009, pero esto no se corresponde con el aumento en los índices de obesidad de la población. Te explicamos por qué todavía no hay nada que celebrar.
Fuertes Juntos sponsor logo
31 May 2019 – 11:07 AM EDT

Los diagnósticos de diabetes en EEUU se redujeron en 35% entre 2009 y 2017, revela un estudio divulgado por los Centros para el Control y Prevención de Enfermedades esta semana cuyos hallazgos, lejos de ser celebrados, han dejado a los científicos preguntándose el por qué de esta tendencia que no se corresponde con el aumento de la obesidad en el país.

“No sabemos con seguridad qué está impulsando estas tendencias”, dijo a Associated Press el autor principal del nuevo reporte, Stephen Benoit.

Una de las explicaciones, puede estar en las pruebas de diagnóstico que se usan o mejoras en la prevención de la enfermedad.

Según la investigación, publicada en BMJ Open Diabetes Research & Care, la cantidad de nuevos diagnósticos de diabetes pasó de 9.2 por cada 1,000 en el año 2009, a 6 por cada 1,000 en 2017, lo que representa una reducción del 35% -la mayor vista en los últimos 40 años, desde que el gobierno comenzó a registrarlas-.


Los investigadores creen que la reducción en la totalidad de los nuevos diagnósticos de diabetes viene impulsada por los blancos no hispanos. La incidencia por año en el caso de los hispanos se mantuvo constante.

La data se extrae de una encuesta nacional que conduce el gobierno cada año y en la que se le pregunta a los participantes si han sido diagnosticados con diabetes en el último año. Una de las limitantes del estudio es que se basa en información auto reportada por los pacientes. Tampoco se diferencia entre la diabetes tipo 1 y la diabetes tipo 2.

La paradoja está en que la diabetes tipo 2-la más común- está asociada a la obesidad, cuyos índices han seguido escalando en los últimos años en el país. En 2017, 40% de los adultos estadounidenses eran considerados obesos, lo que representa un aumento del 30% con respecto al año 2000.

Tres posibles explicaciones


Una posible explicación podría ser el que en los años noventa se cambiaron los parámetros que se usan para diagnosticar la diabetes, lo que posiblemente hizo que se detectaran casos que habían pasado desapercibidos en el pasado.

Por otra parte, la implementación en 2010 de la prueba de sangre del A1C como método de diagnóstico de rutina también ha podido influir ya que -si bien es más sencilla- también podría omitir aquellos casos en los que la gente todavía no presenta síntomas. “Podríamos estar dejando por fuera a gente que hubiera sido diagnosticada con las otras pruebas”, dijo Benoit a Associated Press.

Tampoco se descarta el que el aumento de casos de prediabetes -condición de salud en la que se tiene niveles elevados de azúcar en sangre pero no lo suficiente par ser considerado diabetico- contribuya a la prevención de la enfermedad como tal.


“Muchos pacientes podrían estar mejorando su salud ante un diagnóstico de prediabetes”, explicó a Associated Press Tannaz Moin, un experto de UCLA.

El estudio concluye que aunque la reducción den la incidencia de diabetes en EEUU podría ser una señal de éxito, la persistencia de factores importantes de riesgo como obesidad y prediabetes hace que esta condición siga siendo una carga importante para la salud pública del país. Por eso, los investigadores hacen un llamado a continuar con las campañas de prevención para reducir la diabetes tipo 2 y sus complicaciones, así como nuevas formas de evaluar las tendencias estadísticas y las formas de detección.

Obesidad, cáncer y desnutrición: el peligro de consumir alimentos ultraprocesados

Loading
Cargando galería
RELACIONADOS:DiabetesFuertes Juntos
Publicidad