null: nullpx
Relaciones Internacionales

Tillerson debuta en la escena internacional en medio de turbulencias con Rusia y tensiones con China

El secretario de Estado asistirá en Bonn, Alemania, a la reunión del G20, donde tendrá la ocasión de exponer la visión internacional del nuevo gobierno estadounidense. También mantendrá reuniones por separado con los cancilleres de Rusia, Sergei Lavrov, y China, Wang Yi.
16 Feb 2017 – 5:11 AM EST

En medio de turbulencias con Rusia, tensiones con China y desconfianza de Europa, el nuevo secretario de Estado de EEUU, Rex Tillerson, debuta este jueves en la arena diplomática con su participación en una reunión del G20 en Bonn, Alemania.

Corresponderá a Tillerson explicarle a los países más poderosos del mundo en qué consiste la nueva visión de las relaciones internacionales que busca instrumentar Donald Trump.

La reunión de Bonn tiene lugar en medio de una importante secuencia político-diplomática, con el desembarco de la administración Trump en Europa para intentar calmar a sus desestabilizados socios a causa de mensajes en muchas ocasiones contradictorios.

El miércoles, una reunión de la OTAN en Bruselas vio al jefe del Pentágono James Mattis llamando a los aliados de Washington a aumentar su gasto militar so pena de ver a Estados Unidos "moderar su compromiso" en la Alianza Atlántica.

"Hay mucha incertidumbre sobre qué quieren, qué esperan", dijo una fuente diplomática europea a la AFP. "La reunión (del G20) permitirá aclarar las posturas estadounidenses de este momento", agregó.

El miércoles, el presidente Trump confirmó la ruptura con la postura tradicional de Estados Unidos sobre el conflicto palestino-israelí, al considerar que la "solución de dos Estados", piedra angular de los esfuerzos de la comunidad internacional desde hace medio siglo, no era la única posible.

"No hay plan B más allá de la solución de dos Estados", replicó después el secretario general de la ONU, Antonio Guterres.



Los ojos fijos en la cita con Rusia

En Bonn, se espera que Tillerson se pronuncie asimismo sobre las relaciones con Rusia, en un momento en que Washington muestra una actitud veleidosa hacia Moscú.

El expresidente de la petrolera ExxonMobil, cercano al presidente Putin, se reunirá por primera vez con el canciller ruso Sergei Lavrov.

"Discutiremos sobre Ucrania y otras cuestiones de importancia (...) como nuestras relaciones diplomáticas, que se encontraban en un impass con la administración anterior", declaró en la víspera la portavoz del ministerio ruso de Exteriores, Maria Zajarova.

Pero en Rusia se respira cierta inquietud. Tras abogar por un acercamiento con Moscú durante la campaña presidencial, Trump reclamó esta semana la restitución de Crimea a Ucrania, un jarro de agua fría para las autoridades rusas, que esperaban un rápido levantamiento de las sanciones internacionales aplicadas por este asunto.

La cita tendrá como telón de fondo el escándalo en Estados Unidos por los supuestos vínculos entre el entorno de Trump y Rusia antes de su llegada al cargo, una polémica que ya le costó el puesto a Michael Flynn, personaje central del equipo cercano del presidente estadounidense sobre las cuestiones de seguridad.


Además, el ministro ruso de Defensa, Sergei Shoigu, reaccionó este jueves con indignación a los comentarios del secretario de Defensa de Estados Unidos, James Mattis, que el miércoles habló sobre la necesidad de negociar con Rusia "desde una posición de fuerza".

Shoigu destacó que los "intentos de construir un diálogo con Rusia desde una posición de fuerza son futiles". Moscú pedirá una explicación a Washington este el jueves, añadió Shoigu.


China espera que el G20 refuerce el multilateralismo

En Bonn, el jefe de la diplomacia estadounidense también verá por primera vez a su homólogo chino, Wang Yi, aunque de momento no hay confirmado ningún encuentro bilateral.

Varios asuntos suponen una fuente de fricción entre ambos países: con un acercamiento repentino a Taiwán, Trump cuestionó el principio de la "China única", antes de dar marcha atrás; por otro lado, en materia comercial, Pekín se ha convertido, junto a Alemania, en el objetivo preferido de la nueva administración, que acusa a las importaciones chinas de destruir empleos estadounidenses.

El ministerio chino de Exteriores ha dicho que espera que el encuentro del G20 "envíe señales positivas para apoyar el multilateralismo" a nivel mundial.

La inquietud suscitada por el eslogan "America first" ("Estados Unidos primero) del presidente estadounidense es generalizada entre el resto de participantes del G20.

"Ningún Estado en el mundo puede ocuparse él solo de los grandes problemas internacionales del momento", advirtió el anfitrión de la reunión en Bonn, el nuevo jefe de la diplomacia alemana Signar Gabriel, alertando contra la tentación de "aislamiento" y la apuesta por las "alambradas", en alusión al endurecimiento de la política de inmigración estadounidenses.


En fotos: Así transcurren los primeros 100 días de Donald Trump en la Casa Blanca


En fotos: Así transcurrieron los primeros 100 días de Donald Trump en la Casa Blanca

Loading
Cargando galería

Más contenido de tu interés