null: nullpx
Relaciones Internacionales

El nuevo presidente surcoreano está dispuesto a visitar Corea del Norte... pero con condiciones

En un discurso en el legislativo, el mandatario progresista Moon Jae In dijo que actuará rápidamente para "solucionar la crisis en seguridad nacional" y que viajaría a Washington, Tokio, Pekín o Pyongyang, "si se dan las condiciones".
10 May 2017 – 5:03 AM EDT

En su primera rueda de prensa como presidente de Corea del Sur, el liberal Moon Jae In, aseguró que está abierto a visitar Corea del Norte bajo las condiciones adecuadas para abordar las ambiciones nucleares de Pyongyang.

La postura de Moon, que tomó posesión de su cargo este miércoles, podría crear fricciones con Washington, que pasó de amenazas de intervención militar a apuntar al dialogo con el Norte mientras busca formular su política bajo la presidencia de Donald Trump.

Moon, el primer progresista que gobierna el país en una década, dijo además que "negociará de forma sincera" con Estados Unidos, el principal aliado de Seúl, y China, su primer socio comercial, sobre la puesta en marcha de un polémico sistema de defensa antimisiles estadounidense en el sur de Corea del Sur.

Pekín ha mostrado su preocupación porque el sistema pueda utilizarse para espiar sus propias operaciones militares.


En un discurso ante la Asamblea Nacional, Moon se comprometió a trabajar por la paz en la península coreana ante la creciente preocupación por la expansión de los programas nucleares y armamentístico del Norte.

"Actuaré rápidamente para solucionar la crisis en seguridad nacional. Estoy dispuesto a ir a cualquier lugar por la paz en la península coreana; si es necesario, volaré de inmediato a Washington. Iré a Pekín e iré a Tokio. Si se dan las condiciones, iré a Pyongyang", dijo Moon.

Moon asumió sus deberes presidenciales a primera hora de la mañana, después de que la Comisión Nacional Electoral terminó el recuento de los votos de la elección del martes y lo declaró vencedor de los comicios anticipados tras la marcha de la conservadora Park Geun-hye.

Moon se impuso al candidato conservador Hong Joon-Pyo, que obtuvo el 24,03% de los votos, escoltado por el centrista Ahn Cheol-Soo que sumó un 21,4%.

Con las manos vacías

El jefe del Estado surcoreano se reunió con los principales parlamentarios del partido Libertad de Corea, que abogan por una línea dura con Pyongyang y que en varias ocasiones le han acusado de querer, una vez electo, "entregar todo el país al norte".

"Me gustaría mostrarle a la gente que todos nosotros estamos avanzando juntos", les dijo, afirmando que contaría con sus opiniones en cuestiones de seguridad. "Les ruego su cooperación", afirmó.

En su primera conferencia de prensa en la Casa Azul, su nueva residencia oficial, Moon presentó a Lee Nak-yon, un experiodista y cuatro veces diputado, como primer ministro; y a Suh Hoon, que ocupó un papel principal en los preparativos de dos cumbres intercoreanas de 2000 y 2007, como nuevo jefe de los servicios secretos.

Moon, de 64 años, también se comprometió a eliminar lo que denominó lazos de colusión entre las empresas y el Gobierno que han caracterizado muchos de los conglomerados familiares de Corea del Sur, y prometió ser un líder incorruptible.

"Asumo este cargo con las manos vacías y dejaré el cargo con las manos vacías", dijo Moon.

La caída y entrada en prisión de la expresidenta por cargos de corrupción es uno de los episodios más turbulentos de la historia reciente del país.


En fotos: el efecto Kim Jong Un en las mujeres de Corea del Norte

Loading
Cargando galería


Más contenido de tu interés