null: nullpx
Refugiados

Demandan a las escuelas que niegan educación a inmigrantes

Abogados de derechos civiles dicen que la discriminación niega a inmigrantes que buscan refugio en EEUU una educación “significativa” y los obliga a buscar escuelas secundarias alternativas.
20 Jul 2016 – 11:47 AM EDT

Abogados de derechos civiles presentaron una demanda en contra del tercer distrito escolar por discriminar a familias inmigrantes que intentan registrar a sus hijos en escuelas públicas y pidió al tribunal que ordene cesar "de inmediato" la práctica.

La Unión Americana de Libertades Civiles (ACLU), el Centro de Leyes de Educación y un abogado probono de Pepper Hamilton LLP, entregaron el martes el recurso ante una corte federal de Pensilvania a nombre de un grupo de 30 estudiantes.

Los demandantes argumentan que la discriminación niega a los alumnos de mayor edad una educación “significativa” y los obliga a buscar escuelas secundarias alternativas.

El grupo lo integran refugiados de edades comprendidas entre los 17 y los 21 años que llegaron a Estados Unidos en busca de protección procedentes de Myanmar, Sudán y otros países en guerra.


Los argumentos

La ACLU alega que el distrito escolar de Lancaster, Pensilvania, ha empujado al grupo en los últimos tres años hacia una secundaria disciplinaria negándoles las clases y los servicios que se ofrecen en escuelas tradicionales.

Bajo la ley de Pennsylvania, todos los niños residentes en el estado de entre los 6 y 21 años tienen derecho a una educación pública gratuita en el distrito escolar.

Algunos de los estudiantes afectados “estuvieron en campos de refugiados durante años”, dijo Witold Walczak, director legal de ACLU de Pensilvania, quien encabezó la demanda. Agregó que el impedimento de mezclarse con otros estudiantes “les impide ser capaces de integrarse con éxito en nuestra sociedad".

La ley federal y estatal señala que los distritos escolares están obligados a proporcionar a los estudiantes cuya lengua materna no es el Inglés una enseñanza bilingüe con el inglés como segundo idioma de instrucción (ESOL).

"Nuestros clientes han sufrido traumas y pérdidas antes de llegar a Estados Unidos. En lugar de ayudarlos en el difícil proceso de adaptación proporcionándoles recursos educativos requeridos por la ley, el distrito escolar les ha negado una educación completa o los han forzado a una escuela alternativa, donde a menudo son intimidados y no aprenden", dijo Reggie Shuford, director ejecutivo de la ACLU de Pensilvania.


Alarma por deserciones

El Southern Poverty Law Center tiene una demanda pendiente en el Condado de Collier. Las denuncias establecen que en las escuelas alternativas los estudiantes son sometidos a cacheos, les prohíben llevar a las aulas sus pertenencias, incluyendo libros, papeles, bolsas, alimentos, dinero en efectivo (más de $10) o teléfonos celulares.

Los demandantes también advierten que muchos de los estudiantes inmigrantes obligados a estudiar en escuelas alternativas desertan porque el distrito escolar no les proporciona la ayuda suficiente para superar las barreras del idioma y aprender el plan de estudios básico.

El ambiente de estudio severo y autoritario no es un trato adecuado para los refugiados, señala la ACLU de Pensilvania.

"Estamos pidiendo a la corte que defienda el derecho de estos niños a una educación significativa e igualitaria en los años escolares que les restan para darles la oportunidad de aprender inglés y desarrollar habilidades y conocimientos esenciales" dijo Maura McInerney, abogado principal del Centro de Leyes de Educación.

"Al negarles la inscripción a estos estudiantes o colocarlos en un programa educativo inferior que no cumple con las necesidades de aprendizaje y el idioma de estos niños, el distrito les priva de la oportunidad de hacer una vida exitosa en su nuevo país", agregó.

Por qué los discriminan

Muchos estados, incluyendo Pensilvania, permiten que los estudiantes aspiren a un diploma de secundaria a lo largo del año escolar en el que cumplen los 21 años de edad.

Lancaster ha recibido un gran flujo de refugiados y migrantes, en parte a través de la ayuda de programas de reubicación. Cerca del 17% de los 11,300 alumnos del distrito son estudiantes del idioma inglés, mientras que 4.5% son refugiados, según la página web del distrito.

Las autoridades escolares señalaron que la demanda carece de méritos.

"El distrito seguirá a la vanguardia de programas de desarrollo que son únicos, como el establecimiento de nuestro Centro de Bienvenida a Refugiados, programas adicionales y programas especiales de verano para estudiantes refugiados", afirmó el distrito por medio de un comunicado.

La demanda afirma que la escuela alternativa, que es administrada por un contratista, cuenta con menos servicios de transición, una deficiente proporción alumno-maestro, y no tiene clases de alumnos avanzados.

El Instituto de Derechos Humanos de la escuela de leyes de la Universidad Georgetown examinó el tema de la educación de inmigrantes en un reporte publicado en abril y que fue citado por The Associated Press. Los investigadores encontraron que algunas veces, los distritos escolares desalientan a los adolescentes de mayor edad para que no inicien la escuela si no la van a concluir antes de los 21 años.

"Debido a que cuentan con poca educación formal, debido a las circunstancias en sus países de origen, cuando se intentan inscribir en los sistemas educativos normales, aquí a menudo son desalentados o simplemente rechazados a causa de su edad", comentó la investigadora Raimy Reyes. "Muchos niños simplemente son discriminados a causa de su edad".

Demandas anteriores

Grupos de derechos civiles han presentado al menos dos demandas similares en otros distritos escolares. En Utica, Nueva York, se resolvió con un acuerdo que permitió a los demandantes asistir a la escuela secundaria tradicional, dijo Walczak.

En junio de 2014, la ACLU de Nueva Jersey presentó siete demandas contra distritos escolares de este estado por discriminar contra familias inmigrantes que intentaban registrar a sus hijos en escuelas de esas jurisdicciones, tal y como sucede ahora en el distrito escolar de Lancaster en Pensilvania.

La organización de derechos civiles dijo que había acudido al tribunal luego de que los distritos escolares continuaran con su política discriminatoria pese a las repetidas advertencias que les hicieran para poner fin a la práctica.

Los siete distritos escolares estaban exigiendo una identificación emitida por el gobierno como la licencia de conducir u otra identificación compatible como requisito para registrar a los niños, contrario a lo que establece la ley, indicó la ACLU.

Qué dice la ley

La ley prohíbe a los distritos escolares excluir a niños basados en su estatus migratorio o el de sus padres. Sin embargo, los siete distritos escolares de Nueva Jersey demandados por la ACLU en el 2015, con las políticas más restrictivas en el estado, piden como requisito prueba de identidad que sólo puede ser obtenida por gente con estatus legal migratorio.

En marzo del año pasado los grupos de derechos civiles descubrieron que 136 distritos escolares habían impuesto "barreras ilegales" para poder matricular a estudiantes inmigrantes, y en abril les enviaron cartas advirtiéndoles que podrían enfrentar un litigio en corte si no se conducían de acuerdo a la ley.

A finales de mayo, 100 distritos habían cambiado su política discriminatoria y 27 no lo hicieron y aunque éstos están incumpliendo la ley, la organización demandó a los siete con las políticas "más abiertamente discriminatorias".

Udi Ofer, directos de ACLU en Nueva Jersey, ha dicho que “es inquietante que las escuelas públicas discriminen contra familias inmigrantes y que lo hagan pese a las advertencias para que cumplan con lo que establece la ley".

"Los niños inmigrantes tienen los mismos derechos a la educación en las escuelas públicas y las escuelas no deben erigir barreras para prevenir el ejercicio de ese derecho", agregó.

Lea también:

Publicidad