Pence asegura en Sidney que EEUU cumplirá el acuerdo de acogida de refugiados con Australia, que Trump despreció

El vicepresidente de Estados Unidos afirmó que mantendrá el acuerdo que negoció el gobierno de Barack Obama para recibir a 1,200 refugiados, pese al desacuerdo inicial del nuevo presidente estadounidense.

Durante su vivisa por la región Asia-Pacífico, el vicepresidente de EEUU, Mike Pence, aseguró que Estados Unidos respetará un acuerdo para acoger a refugiados relegados por Australia en controvertidos campamentos en islas, que despreció el presidente Donald Trump el pasado febrero.

En los inicios de su mandato, todavía en la primera ronda de llamadas telefónicas a otros líderes mundiales, salió a la luz la tensa conversación que mantuvo Trump con el primer ministro de Australia, Malcolm Turnbull, a quien le espetó que el pacto –firmado por su antecesor, el demócrata Barck Obama- era "el peor acuerdo de la historia".

La prensa estadounidense reveló entonces que Trump terminó abruptamente la llamada, pese a la tradicional relación de cercanía entre los gobiernos de ambos países. Y aunque el portavoz de la Casa Blanca, Sean Spicer, aseguró tras la tormenta desatada que Estados Unidos cumpliría su palabra ahora Pence le llevó directamente este mensaje a Australia.

En un tono más conciliador, Pence aseguró en una rueda de prensa conjunta desde Sidney que “el presidente Trump ha dejado claro que vamos a honrar el acuerdo, pero no significa que lo admiremos".

El acuerdo compromete a Estados Unidos a acoger 1,250 refugiados que tiene Australia internados en la isla Manus, en Papua-Nueva-Guinea, y de Nauru, una minúscula isla del Pacífico.

Según detalló Pence el acuerdo ya está en marcha y están en la etapa del proceso de escrutinio de los candidatos y subrayó que la decisión de seguir adelante “debe ser visto con justa razón como el reflejo de enorme importancia de la alianza histórica entre Estados Unidos y Australia", informa Efe.

El primer ministro australiano Malcolm Turnbull agradeció al vicepresidente por su compromiso que consideró "muy importante".

El acuerdo fue negociado en noviembre de 2016 por el expresidente Barack Obama para acoger a un número no precisado de los 1,600 migrantes ubicados en campamentos de la isla de Manus, en Papuasia-Nueva-Guinea, y de Nauru, una minúscula isla del Pacífico.