Protestas

El esperado diálogo entre el gobierno mexicano y los maestros: ¿se discute o no la reforma educativa?

Ninguna de las dos partes quita el dedo del renglón sobre el principal tema que las separa: la reforma educativa.
22 Jun 2016 – 2:24 PM EDT


Las expectativas del diálogo entre maestros que se oponen a la reforma educativa y la Secretaría de Gobernación (Segob, ministerio de Interior mexicano) podrían ser demasiado altas después de meses de tensiones que han ido subiendo de tono hasta que la violencia provocara la muerte de ocho personas.

Habiéndose alcanzado ese punto crítico, las partes acudieron el miércoles a un encuentro en las instalaciones de la Segob; apenas horas antes no se sabía si el tema de la reforma educativa se pondría o no sobre la mesa.

Dicha legislación fue aprobada en 2013, bajo el argumento de que elevaría la calidad en las escuelas a través de evaluaciones obligatorias para que los docentes puedan conservar sus puestos. Sin embargo, desde antes de su puesta en marcha se han opuesto a ella los miembros de la Coordinadora Nacional de Trabajadores de la Educación (CNTE), el ala radical del Sindicato Nacional de Trabajadores de la Educación (SNTE).

Los maestros consideran que esta reforma viola sus derechos laborales y han encabezado movilizaciones en distintos puntos del país. Las protestas arreciaron tras la detención de dos de sus dirigentes, acusados por las autoridades de malversación de fondosy robo de libros.

El encuentro del miércoles fue convocado a las cinco de la tarde, tiempo local. Sin embargo, comenzó una hora y media después. Una hora y media se antoja sencilla después de meses de demanda de un diálogo con el gobierno de Peña Nieto.

“¡Va a caer, va a caer. La reforma va a caer!”, gritaban unos 30 representantes al entrar a las oficinas del ministerio. Llevaban un pliego petitorio de nueve puntos, entre los que destacan detener los despidos, reinstalar a los maestros que hayan sido cesados, liberar a los “presos políticos y de conciencia” y el respeto a su estabilidad laboral.

Reacciones

Al término del encuentro, cerca de la medianoche, el ministro Osorio Chong dijo en una rueda de prensa que habrá una nueva reunión el próximo lunes 27 de junio a las seis de la tarde, a la que ambas partes deberán llegar “con una agenda definida, clara, para poder entrar a cada uno de los temas, en la que se pueda tocar todo”.

El secretario reconoció que se va a dialogar sobre la reforma educativa “ningún tema está vetado”, aunque dijo que su papel no es modificar leyes, sino “encontrar puntos de coincidencia”. "Hubo planeamientos de ellos que han sido parte de su movimiento, que hablan sobre la reforma educativa (…) puntualmente nosotros les dijimos que hay una ley que tenemos obligación como funcionarios públicos de acatar y de respetar", destacó.



Osorio indicó que la instrucción que le dio el presidente mexicano Enrique Peña Nieto fue “buscar los canales” para “distender las circunstancias que hoy tenemos en algunos puntos, y hacerlo frente a la sociedad”. Aseguró que en el Gobierno la reunión dejó “un buen sabor de boca”.

A la salida del encuentro, el secretario general de la sección 7, Alejandro Gómez, dijo ante maestros en el exterior del ministerio que es lamentable que el diálogo se haya abierto hasta que ocurrió la violencia fatal en Nochixtlán.

Por su parte, Francisco Bravo, el dirigente de la sección 9 de la CNTE, declaró en entrevista radiofónica este jueves que “hay una visión diversa, diferente, de cómo creemos que se puede transformar la educación en este país. Las posiciones no se movieron”. Sin embargo, sí reconoció la importancia de que finalmente se haya entablado un diálogo entre ambas partes.

“No se va a detener”

En una conferencia de prensa realizada el martes, Aurelio Nuño, titular de la Secretaría de Educación Pública (SEP), adelantaba que el diálogo con los profesores sería únicamente en el ámbito político y no en materia de educación, pues la reforma “es un proceso que continúa y que no se va a detener”.

"Es fundamental que se regrese a la tranquilidad y que haya una distensión del conflicto", agregó el funcionario, que no obstante no fue convocado.

Por su parte, la CNTE había señalado en un comunicado que buscará “soluciones a los planteamientos que hemos hecho públicamente”. Este organismo ya tiene semanas pidiendo a las autoridades un diálogo. La respuesta oficial era que no habría tal hasta que todas las partes aceptaran la reforma educativa.

En una entrevista previa para Grupo Fórmula, Francisco Bravo había adelantado que “evidentemente tanto ellos como nosotros llevaremos los planteamientos que traemos. El nuestro tiene que ver con la reforma educativa; es un tema ineludible. Sería ingenuo pensar que no habría un planteamiento al respecto”.

Al encuentro también fueron convocados los miembros de la Comisión Nacional de Mediación CONAMED, creada precisamente para intervenir en conflictos de esta naturaleza.

“Los lamentables hechos de Nochixtlán, la pérdida de vidas humanas, decenas de detenidos y heridos, han impuesto la urgencia de iniciar de inmediato este diálogo público con un real compromiso y voluntad para atender el conflicto”, detalló la CONAMED.

El fin de semana, un enfrentamiento entre policías de distintos órdenes de gobierno y maestros dejó al menos ocho muertos en la alcaldía de Asunción Nochixtlán.

Renuncias en el gobierno

Gabino Cué, gobernador de la entidad, asegura que la violencia la originan grupos infiltrados afines al magisterio, mientras los maestros señalan a propios miembros del gobierno de ser quienes saquean establecimientos y cometen actos vandálicos.

Daniel Gutiérrez, secretario de Turismo del gobierno de Cué, renunció a su cargo argumentando que no puede “legitimar acciones federales que han enlutecido Oaxaca”. Sucede apenas horas después de que el secretario de Asuntos Indígenas, Adelfo Regino Montes, presentara también su dimisión.


Regino aseguró no poder ser “parte de un gobierno que usa la fuerza pública y la represión como salida, en lugar de apostar al diálogo”.

Publicidad