null: nullpx

Trump prepara la salida de Kirstjen Nielsen del Departamento de Seguridad Nacional, según reporte

El diario 'The Washington Post', basándose en consultas a cinco fuentes cercanas al gobierno, afirma que es inminente la salida de Nielsen, con quien Trump aparentemente ha tenido muchas decepciones por el desempeño en asuntos migratorios.
13 Nov 2018 – 2:17 AM EST

El presidente Donald Trump ha comentado a sus asesores que ha decidido destituir a la secretaria de Seguridad Nacional, Kirstjen Nielsen, y es probable que su salida de la administración ocurra en las próximas semanas, si no antes, según cinco funcionarios y ex funcionarios de la Casa Blanca consultados por el diario The Washington Post.

Durante meses Trump ha manifestado su inconformidad con lo que percibe como un mediocre desempeño de Nielsen en la aplicación de las leyes de inmigración, ante lo cual las fuentes creen que busca un sustituto que implemente sus ideas políticas con más determinación y celeridad.

Trump canceló un viaje planeado con Nielsen esta semana para visitar a las tropas estadunidenses en la frontera en el sur de Texas y les dijo a sus ayudantes durante el fin de semana que la quiere fuera lo antes posible, dijeron estos funcionarios.

El anuncio podría llegar tan pronto como esta semana, dijeron tres de estos funcionarios al Post.


Aparentemente, el jefe de Gabinete, John F. Kelly, está luchando contra el inminente despido de Nielsen e intentando posponerlo, dicen los ayudantes. Pero el propio futuro de Kelly en la administración también es inestable, según tres funcionarios de la Casa Blanca.

"La secretaria se siente honrada de liderar a los hombres y mujeres del DHS y está comprometida a implementar la agenda del Presidente centrada en la seguridad para proteger a los estadounidenses de todas las amenazas y continuará haciéndolo", dijo este lunes el portavoz de Nielsen, Tyler Q. Houlton, en una declaración en la que omitió cualquier comentario sobre su posible partida.

Según la versión del diario, Trump la ha regañado durante las reuniones del Gabinete, la ha menospreciado ante otros miembros del personal de la Casa Blanca y la etiquetó hace meses como una Bushie, en alusión a su anterior servicio bajo el presidente George W. Bush y con la intención de sembrar sospechas sobre su lealtad.

Nielsen, abogada egresada de la Universidad de Virginia, también ha estado descontenta en el trabajo durante varios meses, según sus colegas. Los antiguos compañeros que trabajaron con ella se sorprendieron cuando Kelly presionó para instalarla en el DHS porque nunca había dirigido una organización grande, y mucho menos una con tantas responsabilidades.

Fue la política de 'tolerancia cero' impulsada por el ex fiscal general Jeff Sessions, con la que se separó a miles de familias de inmigrantes al llegar a la frontera, la que causó mayor resquemor de Trump hacia Nielsen, a pesar de que ella hizo una enérgica defensa en el atril de la Casa Blanca. Sessions fue el primer alto funcionario despedido por Trump después de las elecciones de mitad de periodo.


El presidente, que en principio celebró la defensa de Nielsen a esa práctica, cambió de opinión al ver cómo la aplicación de dicha política despertó miles de críticas dentro y fuera del país.

Si no hay un sustituto inmediato en el carog la responsabilidad del departamento recaería temporalmente en Claire M. Grady, la subsecretaria de gestión. Según el Post, Trump baraja los nombres de Kevin McAleenan, comisionado de Aduanas y Protección Fronteriza de Estados Unidos, o David P. Pekoske, administrador de la Administración de Seguridad en el Transporte y ex vice comandante de la Guardia Costera.

Algunos observadores políticos especulan que Trump podría fichar para el puesto a un outsider como Kris Kobach, quien perdió la gobernatura de Kansas en las elecciones pasadas, pero sus posiciones muy radicales en asuntos relacionados a la inmigración harían muy difícil su confirmación en el Senado. A Kobach se le endosa la autoría de la idea del muro fronterizo.

La salida de Nielsen dejaría un vacío de liderazgo en la tercera agencia más grande del gobierno, que tiene 240,000 empleados y un presupuesto de 60,000 millones de dólares. El puesto de vicesecretario en el DHS está vacante desde abril, y la Casa Blanca no ha presentado al Congreso una nominación para ese puesto.

Las renuncias y despidos más sonados del gobierno de Donald Trump (fotos)

Loading
Cargando galería

Más contenido de tu interés