null: nullpx

¿Por qué Trump no se olvida de Clinton, ni ella de él?

El fin de las elecciones, con el triunfo del republicano, no ha significado el fin de la pugna entre ambos de una manera pocas veces vista en la política estadounidense.
16 Oct 2017 – 12:11 PM EDT

Donald Trump no se olvida de su rival demócrata en las elecciones de noviembre de 2016, Hillary Clinton, y de hecho parece desear que la demócrata repita como aspirante a la Casa Blanca para el 2020, algo que le garantizaría la reelección, según los cálculos que hace el presidente.

“Recientemente me preguntaron si la Torcida Hillary Clinton se presentará a la candidatura en 2020. Mi respuesta fue, ‘Eso espero’”, escribió Trump la mañana del lunes en su cuenta Twitter.

Desde que ganó las elecciones, el presidente Trump se la ha pasado hablando de su victoria (cuya proporción suele exagerar) o criticando a su excontrincante, a quien la mayoría de las encuestas de opinión, los medios y la mayoría de los analistas daban por la segura ganadora.


Al estilo Weisntein

Pero Clinton tampoco parece haber superado la traumática experiencia de no haberse podido convertir en la primera mujer presidenta en la historia de EEUU.

“Después de todo, tenemos a alguien que admitió ser un acosador sexual en la Oficina Oval”, dijo Clinton en referencia al video de 2005 en el que se escucha al entonces célebre empresario inmobiliario ufanarse de cómo podía besar o manosear a las mujeres sin pedir permiso.

Para muchos la referencia podría servir para que la demócrata desvíe la atención de su conocido vínculo con Weisntein quien ha sido un fiel contribuidor a las campañas políticas de los Clinton.

Violaciones, acoso y miedo: los 52 relatos de terror de las mujeres que denuncian a Harvey Weinstein

Loading
Cargando galería


También en una entrevista que presentó CNN este domingo, Clinton criticó los cambios en la política hacia Irán que el presidente anunció la semana pasada, aseguran que hace lucir a Washington “tonto” en la escena internacional.

“¿Por qué razón quisiéramos tener dos desafíos nucleares con Irán y Corea del Norte al mismo tiempo?”, dijo Clinton en referencia a la decisión de Trump de no certificar el cumplimiento de Teherán del pacto firmado en 2015 para detener el desarrollo de su programa nuclear cuya negociación empezó cuando ella estaba en el Departamento de Estado (2009 a 2013).

Clinton, quien publicó recientemente un libro titulado "¿Qué pasó?" en el que analiza la experiencia electoral, sigue señalando como "culpables" de su derrota una variedad de factores: desde la intervención del exdirector del FBI James Comey, al sexismo y el machismo presente en la sociedad estadounidense y la supuesta interferencia de operarios rusos a favo de Trump, el llamado ' Rusiagate'.

Se trata de una fijación poco común en la política estadounidense, donde por lo regular los candidatos perdedores desaparecen de la escena y no suelen criticar el ejercicio del presidente. Y mucho menos el triunfador, ya en la Casa Blanca se detiene a prestar atención a la persona que dejó en el camino electoral. Al menos no con tanta virulencia.


Más contenido de tu interés