Sin ganador oficial aún en Pensilvania, Trump queda como el gran perdedor

Todavía no se declara un ganador oficial, pero el gran perdedor ya está claro: Donald Trump. Los resultados en el Distrito 18 de Pensilvania le han demostrado al presidente que incluso en los lugares donde tenía una amplia ventaja los demócratas le pueden erosionar la base de apoyo.

Todavía no está claro si el demócrata Conor Lamb o el republicano Rick Saccone ganará el Distrito 18 de Pensilvania, en uno de los finales más reñidos en la historia del Congreso. Pero lo que sí es notable es cómo Donald Trump vió desvanecerse una ventaja de 20 puntos en lo que muchos interpretan como una derrota contundente en lo que se presentó como un referendo sobre la figura del presidente.

Esta vez no fue el candidato, tampoco la falta de apoyo de la Casa Blanca, ni la ausencia de dinero. Muy por el contrario. Republicanos y demócratas pusieron sobre la mesa lo mejor de ambos partidos y lo hicieron por un distrito cuya vida no durará más de 10 meses.

Lamb prácticamente se declaró ganador, aunque oficialmente no hay una victoria asignada. El joven político de 33 años Tiene un perfil demócrata socialmente conservador, es un ex fiscal federal y exmarine. Rick Saccone, de 60 años, tiene sólidas credenciales conservadoras como representante del congreso estatal.

Más que un voto para ellos, la elección del Distrito 18 de Pensilvania fue vista por muchos como un referéndum para Trump y su gestión en el gobierno; desligado de factores locales. Fue una carrera nacional en la que el propio presidente se metió cuando dio su apoyo a Saccone y fue a hacer campaña por él el fin de semana pasado.

"Nos sentimos confiados en base a la forma en que manejamos la campaña y nuestros esfuerzos para obtener votos en ausencia para la gente que los necesitaba", dijo Lamb en una entrevista el miércoles por la mañana.


Los votos en ausencia son el factor que decidirá la carrera que mantiene una diferencia de tan solo algunos cientos de votos entre los dos candidatos.

La cautela de Lamb difiere de la de su partido. El Comité Demócrata de Campaña para el Congreso (DCCC) declaró la victoria. "Estoy emocionado de tener a Conor como colega", declaró Ben Luján, presidente de DCCC.

"Estos resultados deberían aterrar a los republicanos. A pesar de su ventaja y de los millones de dólares que grupos externos pusieron en la carrera, se dieron cuenta que sus ataques en contra de Conor no fueron creíbles", agregó.

Por el lado republicano hubo silencio en la campaña de Saccone, quien temprano en la jornada agradeció a sus seguidores y aseguró que al final ganarían la contienda. El director de comunicaciones del Comité Nacional Congresional Republicano (NRCC) emitió una declaración donde reconoció que la carrera “estaba muy reñida" y que esperarían "hasta asegurarse de que cada voto legal sea contado”.

El sello presidencial

Más de 227.000 personas votaron en la elección especial en Pensilvania, alrededor de 66.000 votos menos que en 2016 en plena elección presidencial y 61.000 votos más que en los comicios legislativos de 2014.

En 2016 Trump ganó en la zona por un margen de 20 puntos. Es un área diseñada para que triunfen los republicanos, quienes de hecho controlaron el distrito desde 2003, cuando Tim Murphy se lo quitó a los demócratas y lo mantuvo hasta el año pasado, cuando tuvo que renunciar en medio de un escándalo extramarital y por conducta sexual inapropiada.

“El presidente es el factor más importante en esta elección. La razón por la que esta carrera fue tan cerrada es porque el presidente es republicano e impopular. Así es como haces que un distrito seguro por 20 puntos se pueda perder. El distrito tenía una tradición demócrata, pero en los últimos 18 años se ha inclinado hacia los conservadores”, explicó a Univisión Noticias Geoffrey Skelley editor asociado de Sabato Crystal Ball en el Centro de Política de la Universidad de Virginia.

A diferencia de elecciones previas donde el presidente no ha participado mayormente o ha dado un último empuje antes del día de votación, esta vez el magnate invirtió su tiempo y equipo en Pensilvania.

Trump visitó el estado el sábado donde pidió expresamente a sus seguidores que salieran a votar por Saccone.

"Siento poner esta presión sobre tus hombros Rick", le dijo Trump a Saccone el sábado, "el mundo está mirando, porque gané este distrito", insistió.

También viajaron a la zona el vicepresidente Mike Pence, su hijo Donald Trump Jr. y asesoras como Kellyanne Conaway, todos llegaron a Pensilvania para respaldar a Saccone.

“Esto es una muestra del descontento en el distrito con la gestión de Trump. Cada candidato que toca pierde y es un hecho que varios candidatos republicanos no quieren que el presidente toque sus campañas, por miedo a perderlas”, explicó a Univisión Noticias José Aristimuño consultor político y presidente de la firma Now Strategies.


La ola demócrata

Pensilvania le sigue a la inmensa derrota de diciembre pasado en Alabama por el escaño en el Senado que perteneció al hoy fiscal general Jeff Sessions. En esa oportunidad los escándalos de acoso sexual devastaron la candidatura de Roy Moore, en un área segura para los republicanos.

También se posiciona tras la elección del distrito 6 de Georgia, donde aunque la candidata republicana Karen Handel derrotó al demócrata Jon Ossoff, lo hizo por un margen de 2 puntos. 51.9%-48.1%. Un distrito de dominio republicano por excelencia.

Pese a la dura derrota de Ossoff en Georgia, los demócratas aseguran que pueden retomar la mayoría en el Congreso

Las victorias de los demócratas en 2017 en las gobernaciones de Virginia y Nueva Jersey, sólo refuerzan la tesis de que están en camino de recuperar el control de la Cámara Baja.


Inversión millonaria para 10 meses

Otra prueba del valor sicológico y político que ambos partidos le dieron al Distrito 18 de Pensilvania fue la gran inversión que enfocaron en los comicios.

Lamb logró recaudar cerca de $4 millones de dólares, frente a menos de un millón de Saccone. Precisamente una de las críticas en contra de Saccone es que no era muy sólido en esa área de la recaudación. Un indicativo de que los republicanos creían que hacía falta más dinero para voltear el resultado.

“Saccone es un candidato republicano muy adecuado, es un funcionario local, no es un mal candidato, pero es verdad que es mediocre recolectando fondos. Lamb al contrario es realmente bueno en esta área”, explicó Skelley.

Por eso, Saccone recibió el apoyo del Comité Congresional Nacional Republicano (NRCC) y del Fondo de Liderazgo del Congreso, que invirtieron más de $10 millones de dólares en promocionar al candidato. En cambio, Lamb recibió menos de $2 millones de comités demócratas.

Pero gane quien gane, solo ejercerá el cargo por 10 meses. La Corte Suprema de Pensilvania determinó que el mapa de distritos diseñado en 2011 tenía una concentración intencional de población (gerrymandering) para favorecer a los conservadores, por tanto violaba la constitución estatal y mandó su transformación para las próximas elecciones legislativas.

En noviembre próximo, el Distrito 18 quedará dividido entre los distritos 17 y 14. Por tanto el ganador, y con seguridad el perdedor podrán medirse en una nueva contienda en las elecciones de mitad de período.

En ese momento se sabrá si lo sucedido en Pensilvania, Alabama, Georgia y otros lugares fuera el inicio de una ola demócrata que se trasforme en el tsunami con el que esperan desplazar a los republicanos o si se trató de una simple marejada.