null: nullpx

Macron da un discurso en el Congreso marcando sus profundas diferencias con Trump entre aplausos demócratas

Pese a la imagen amigable que mostraron el martes ambos mandatarios, Emmanuel Macron destacó los varios puntos que lo separan del estadounidense en política exterior, comercial y cambio climático.
25 Abr 2018 – 12:16 PM EDT
Comparte
Cargando Video...

"Yo creo” podría ser el título del discurso de este miércoles ante una sesión conjunta especial del Congreso en Washington con el que presidente de Francia, Emmanuel Macron, recitó una letanía de sus creencias políticas y en el que destacó punto por punto las grandes diferencias que existen entre París y Washington.

Abriendo con un “yo creo” en cada tema de política que tocó, Macron dejó claro que no comparte la tendencia al unilateralismo y al aislacionismo que dominan en el actual gobierno estadounidense, el rechazo a la ciencia que prevalece a la hora de considerar el cambio climático o los riesgos de una guerra comercial mundial a causa del proteccionismo que promueve recientes decisiones de la Casa Blanca.

Aunque la víspera Macron y Donald Trump lucieron muy cercanos y amigables, el mandatario francés no desaprovechó la oportunidad de decir ante los congresistas las opiniones diferentes que tiene respecto a su colega estadounidense y, aunque tuvo la elegancia de no señalar directamente al gobierno estadounidense, era evidente a qué y a quién se refería cuando recitaba su credo político.

“Podemos escoger el aislacionismo, retirarnos, pero cerrarle la puerta al mundo no detendrá la evolución del globo”, dijo el mandatario francés al inicio de su alocución, que en muchas partes fue mejor recibida por los demócratas que por los republicanos, a juzgar por la intensidad de los aplausos y vítores con los que era interrumpido.

Cargando Video...
Entre besos y apretones de manos: los momentos más incómodos entre Macron y Trump


La denuncia del nacionalismo parece una referencia directa a la política de "Estados Unidos primero" que promueve el presidente Trump con acciones que van desde la política migratoria hasta su estrategia comercial.

“El siglo XXI ha traído una serie de nuevas amenazas y nuevos desafíos que nuestros ancestros no podían haber imaginado jamás. Podemos construir el orden mundial del siglo XXI basado en una nueva cepa de multilateralismo, basado en un multilateralismo más efectivo, que responda y que esté orientado a los resultados”, dijo Macron.

“Eso requiere más que nunca el involucramiento de Estados Unidos porque su papel fue decisivo en crear y proteger este mundo libre. Estados Unidos fue el que creó el multilateralismo. Ustedes son los que tienen que ayudar ahora para preservarlo y reinventarlo”, apuntó el mandatario francés.

"No hay planeta B"

Entre sus creencias, Macron destacó su fe en la ciencia y la capacidad de aplicarla para detener el proceso de cambio climático, un punto que lo separa de muchos 'escépticos' del Partido Republicano que estaban entre la audiencia.

“Tenemos que encontrar una transición más suave hacia una economía más baja en carbón. Porque ¿cuál es el sentido de nuestras vidas, realmente, si trabajamos y vivimos destruyendo el planeta mientras sacrificamos el futuro de nuestros hijos?”.


“Enfrentémoslo: no hay planeta B”, dijo Macron, quien se ha convertido en el adalid de la defensa del medio ambiente inmediatamente después de que Trump retirara a EEUU del Pacto de París contra el cambio climático que había negociado Barak Obama.

El mandatario francés repitió la frase de “hagamos el mundo grandioso de nuevo” con la que parafrasea, con cierta ironía, el lema de la campaña de Trump y expresó su confianza en que algún día los estadounidenses regresen al pacto climático.

Confianza de Trump

Muy temprano en la mañana, el presidente Trump había colocado un mensaje en su cuenta Twitter promocionando el discurso de su invitado en el Capitolio, destacando que era un "gran honor y raramente permitido".

Con seguridad al presidente y a varios de sus asesores no debe haberles parecido tan "grandiosa" la advertencia que hizo sobre la conveniencia de mantener el pacto nuclear con Irán, el que el presidente Trump calificó la víspera de "loco" y "ridículo".

Macrón abogó por mantener el acuerdo actual a la vez que se trabaja "en un pacto más a largo plazo" y buscar "una solución política para contener a Irán en la región", en países como "Yemen, Siria, Irak y el Líbano", según el líder francés.

Sin embargo, en la rueda de prensa conjunta que ofrecieron ambos líderes en la Casa Blanca al inicio de la visita del francés, la primera de Estado que recibe Trump, el estadounidense dio a entender que podría ser persuadido de mantener vigente el acuerdo.

A principios de mayo se cumple el plazo semestral para que Washington certifique que Teherán está cumpliendo con sus obligaciones dentro de lo negociado y aunque desde que llegó al poder Trump ha dado el visto bueno en dos ocasiones, siempre existe incertidumbre si esta vez decidirá no dar la certificación, lo que abriría las puertas a reestablecer las sanciones contra Irán que se desmantelaron con el pacto.

Mientras Washington presenta objeciones al plan, sus socios europeos que tomaron parte en la negociación consideran conveniente que se siga dentro del marco, porque consideran que permite regular mejor las actividades del programa nuclear iraní.

Buena sintonía

En todo caso, Macron dejó clara su buena relación con Trump, de la que llegó a bromear. Los medios franceses y estadounidenses han resaltado la buena sintonía de entre los dos mandatarios, que han dejado numerosas escenas de abrazos, saludos y gestos de complicidad desde que Macron llegó el lunes a Estados Unidos.

"Es 1778. El filósofo francés Voltaire y Benjamin Franklin se encontraron en París. John Adams cuenta la historia de que después de que se estrecharon la mano, se saludaron abrazándose uno al otro y se besaron en las mejillas. Puede que les recuerde a algo", bromeó Macron entre las risas de los asistentes al Congreso.

Loading
Cargando galería
Comparte

Más contenido de tu interés