publicidad

Más allá de oraciones y solidaridad, la masacre de Las Vegas no moverá el debate sobre el control de armas

Más allá de oraciones y solidaridad, la masacre de Las Vegas no moverá el debate sobre el control de armas

Mientras algunos demandan que se legisle más la tenencia de armas para evitar futuras masacres como la del hotel Mandalay, el Congreso tiene pendiente por analizar dos iniciativas para desregularizar su porte.

Todo tiroteo trae la condena y las condolencias de todos, junto a la exigencia de algunos para que el Congreso establezca controles más estrictos para el acceso de los estadounidenses a las armas. Pero ese clamor tiene pocas posibilidades de ser atendido bajo una mayoría parlamentaria republicana y es seguro que se acallará a los pocos días, como ha ocurrido en eventos similares del pasado reciente.

Varios parlamentarios demócratas unieron sus expresiones de condolencias a las familias de las 58 víctimas mortales y más de 500 heridos, que dejaba hasta la tarde del lunes el ataque perpetrado la noche del domingo desde el hotel Mandalay de Las Vegas, con llamados a legislar sobre el control de armas.

publicidad

La líder de la minoría demócrata en la Cámara de Representantes Nancy Pelosi, pidió este lunes al presidente del Congreso, Paul Ryan, adoptar una acción legislativa para responder a este tipo de tragedias.

“El Congreso tiene un deber moral de atender esta horrible y descorazonadora epidemia. Encargados con el solemne deber de proteger y defender al pueblo estadounidense, debemos responder a estas tragedias con coraje, unidad y acción decisiva”, escribió Pelosi en una carta enviada a Ryan.

Algunos demócratas han sugerido que la falta de decisión de sus colegas republicanos para endurecer las normas que permiten el acceso a las armas llega a lo que califican como complicidad.

La senadora Elizabeth Warren dijo en un mensaje en su cuenta de Twittter que “pensamientos y oraciones NO son suficientes. No cuando más madres y padres enterrarán niños esta semana. Y más hijos e hijas crecerán sin padres”.

El también senador demócrata de Connecticut, Chris Murphy, quien tras la masacre en la escuela Sandy Hook en diciembre de 2012 se ha convertido en una de las voces más activas en favor de mayores controles de armas, fue duro con los republicanos.

“A mis colegas: su cobardía para actuar no puede ser lavada con pensamientos y oraciones. Nada de esto terminará a no ser que hagamos algo para detenerlo”,


La portavoz de la Casa Blanca, Sarah Huckabee Sanders, minimizó los llamados a establecer controles más estrictos poniendo como ejemplo la violencia en Chicago, una ciudad que el presidente Donald Trump suele criticar por sus elevados niveles de inseguridad.

“Si ves Chicago, donde tienes más de 4,000 víctimas de crímenes con armas el año pasado, ellos tienen las leyes más estrictas en el país. Eso ciertamente no ha ayudado”, aseguró Huckabee en la rueda de prensa del lunes.

Desde ese mismo lado del debate, el gobernador republicano de Kentucky, Matt Bevin, criticó a quienes, según él, aprovechan la coyuntura para promover su agenda política.


“A todos esos oportunistas politicos que están aprovechando la tragedia en Las Vegas para pedir más regulaciones de armas… Tú no puedes regular la maldad…”

Más allá del tradicional debate que se desata cada vez que se produce un tiroteo de este tipo, es poco probable que el furor de políticos y de la opinión pública vaya a forzar alguna legislación que limite el acceso a las armas.

Al contrario, en estos momentos, los congresistas tienen pendiente dos iniciativas de ley que desregularían aspectos de la tenencia de armas: uno para eliminar restricciones a la venta de silenciadores y otra para permitir que los permisos para llevar armas ocultas sean válidos en otros estados.

La excandidata presidencial demócrata Hillary Clinton criticó directamente a la Asociación Nacional del Rifle (NRA, por sus siglas en inglés) en un mensaje en su cuenta Twitter.


“La masa escapó al escuchar el sonido de los disparos. Imaginen las muertes si el atacante tenía un silenciador, algo que la NRA quiere hacer más fácil de obtener”.

publicidad

La propuesta de desregular los silenciadores, que actualmente están muy controlados por leyes federales, es promovida por grupos que aseguran que perjudican a los cazadores deportivos y hasta los pone en peligro.

Pero quienes se oponen a la iniciativa aseguran que facilitar el acceso a los silenciadores haría más difícil de identificar en las primeras de cambio el origen de los disparos en un tiroteo como el ocurrido en Las Vegas.

En general, el tema del porte de armas es uno de los más sensibles para los estadounidenses, desde el momento en el que está consagrado en la Segunda Enmienda de la Constitución y por tanto es considerado un derecho sacro santo de la ciudadanía.

Tras varias iniciativas para establecer algunos controles frustradas por no poder superar el rechazo de los conservadores, algunos recuerdan que ni siquiera la matanza de 20 niños en Sandy Hook fue suficiente como para motivar cambios legales, por lo que dan por descontado que Las Vegas quedará solo como un doloroso hito histórico.

En fotos: Escenas de terror en el ataque durante un concierto en Las Vegas
publicidad
Contenido Patrocinado
En alianza con:
publicidad
publicidad