null: nullpx
Inmigración

Los mexicanos indocumentados en EEUU, abandonados por Trump y por AMLO durante la pandemia

El presidente Donald Trump les dio la espalda a los inmigrantes sin papeles durante la cuarentena y tampoco el gobierno de Andrés Manuel López Obrador ha creado un programa que ofrezca ayuda financiera a sus connacionales. Ellos están entre los más afectado por el desempleo y contagios.
Sigue aquí nuestra cobertura completa de la pandemia del coronavirus.
¡Nuevo!

Presiona aquí para reaccionar

Reacciona
Comparte

LOS ÁNGELES, California.- Durante más de 20 años, María (un nombre ficticio) fue el brazo fuerte de su familia en Durango, en el norte de México. Cada mes enviaba una parte de su sueldo para que a su madre anciana y a sus sobrinas huérfanas no les faltara nada. Sus remesas se volvieron vitales.

Ahora esta inmigrante indocumentada necesita dinero para sobrellevar la cuarentena y no hay quien le eche la mano. Ha pasado los últimos días confinada en un cuarto en Los Ángeles temiendo que el coronavirus se vuelva letal por su delicada salud, que la tiene sin trabajar desde hace un año.

“No tengo dinero ni para pagar la renta”, asegura María, quien habla con Univision Noticias con la condición de no publicar su nombre real para evitar consecuencias con las autoridades migratorias.

La administración de Donald Trump le dio la espalda a los indocumentados dejándolos fuera del cheque de 1,200 dólares de su paquete de estímulo económico por la pandemia. Son campesinos, cocineros y trabajadores de la construcción que están en las filas del desempleo, pero sin recibir ninguna asistencia.

La ayuda financiera que ofreció el ayuntamiento de Los Ángeles se esfumó en unas horas y es complicado registrarse a través de una organización comunitaria para recibir una tarjeta de débito de 500 dólares que otorga el gobierno de California. El programa beneficiará a 150,000 inmigrantes sin papeles y darán 75 millones de dólares hasta el 30 de junio. Luego no vendrán más recursos.

Es difícil que desde su país les llegue dinero. No sucedió durante la recesión de 2008 y el presidente mexicano Andrés Manuel López Obrador no ha creado ningún programa social para sus connacionales en apuros, a quienes catalogó de “héroes vivientes” porque no dejaron de enviar remesas a sus comunidades ni siquiera en marzo, cuando crecía la propagación del virus. Ese mes mandaron más de 4,000 millones de dólares, la cifra más alta jamás registrada. La pregunta es si continuó esa tendencia en abril y mayo.

“Hemos aportado mucho a este país y también a México por medio de las remesas. Pero no nos apoyan ni aquí ni allá”, lamenta María, de 43 años, quien dice solo sus vecinos y conocidos le han dado algo de dinero. El que más le regaló 50 dólares. Con eso ha podido comprar comida y solventar un par de gastos.

“Sería bueno que invirtieran un poco en nosotros, los indocumentados mexicanos, porque si no nos ayudan todo se viene abajo, aquí y en México”, advierte ella.


Más de 1,000 mexicanos muertos por el virus en EEUU

Hay unos 5.6 millones de mexicanos sin documentos en este país y es posible que se encuentren entre los más afectados por la pandemia, tanto por el número de contagios, como el de desempleados. Casi 300,000 trabajadores indocumentados en California se han unido a las filas de desocupados desde que comenzó la cuarentena, según un análisis de la Universidad de California en Merced.

El reporte más reciente de la Secretaría de Relaciones Exteriores (SRE) señalaba que más de 1,000 mexicanos perdieron la vida por el covid-19 en Estados Unidos. La mayoría radicaba en Nueva York (671 muertes), California (103) e Illinois (73). Otros 368 estaban contagiados, indicó la dependencia. Aunque es probable que el conteo se haya quedado corto considerando que en este lado de la frontera viven 36.3 millones de personas de origen mexicano y hay más de 1.6 millones de casos.

Solo para la repatriación de cenizas la administración de López Obrador destinó más recursos: 375 millones de pesos (17 millones de dólares). AMLO, como le dicen al presidente, no tiene una sola iniciativa que ayude a los desempleados que ha dejado el coronavirus, más allá de entregar despensas en México. También regalan comida los consulados gracias a una colaboración con organizaciones sin fines de lucro.

El llamado ‘Decálogo de atención a mexicanos’ en este país, que estableció la cancillería azteca en respuesta a la pandemia, contempla pocos cambios respecto los servicios tradicionales: entrega de documentos, protección legal, servicios médicos y atención a víctimas de violencia doméstica.


Martha Bárcena, embajadora de México en EEUU, reconoció hace unos días que la situación de sus paisanos es aún más crítica. “Ante el cierre de los negocios, de las fábricas, de muchas actividades, los mexicanos se han visto muy afectados”, declaró al programa Cada Siete del periodista Jesús Esquivel.

“Con esta pérdida de empleo tenemos que las personas ahorita quizás no tengan recursos ahorrados porque vivían al día y entonces tienen problemas de acceso a los alimentos, para poder pagar su renta y sus servicios”, lamentó la funcionaria al mismo medio.


“Tenemos derecho a recibir ayuda”

Alrededor de 4.3 millones de hispanos en todo el país se quedaron sin trabajo en abril, lo que representa el 20% de la fuerza laboral latina, según el estudio de la Universidad de California en Merced.

“La pérdida de empleo en la pandemia fue mayor entre los inmigrantes, pero especialmente aguda entre los que no son ciudadanos (incluyendo los indocumentados). Casi uno de cada cuatro no ciudadanos perdió su trabajo (24.1%), en comparación con casi uno de cada seis naturalizados (17.9%) y casi uno de cada siete ciudadanos estadounidenses nativos (14.5%)”, señala el informe.

Homeis, una plataforma digital que reúne a más de 250,000 inmigrantes latinos en este país, ha notado cómo su preocupación pasó de preguntar a expertos en esa red social si el Servicio de Inmigración y Aduanas (ICE) haría redadas en hospitales, a inquietudes en torno a una virtual crisis económica.

“A través del tiempo las preguntas cambiaron a preocupaciones sobre finanzas y desempleo. Es porque los latinos son los más afectados en términos de desempleo: tienen trabajos de medio tiempo, temporales y están en la industria de restaurantes”, explicó Ran Harnevo, fundador de Homeis, en una entrevista con Univision Noticias.

Luis, un indocumentado de la Ciudad de México, dice que apenas le alcanza el sueldo, pues ahora trabaja dos días cada semana. Un tiempo cortó cubrebocas, luego estuvo limpiando unas casas que remodelaron y ayudó en un restaurante que hacía comidas para pacientes de hospitales y asilos de ancianos.

“El problema será cuando la gente salga de sus casas y no tengan trabajo porque los negocios sigan cerrados”, teme Luis, quien lleva 20 años en EEUU. “Aún desconocemos la magnitud de esta crisis”.

Luis tampoco ha logrado recibir ayuda ni del Ayuntamiento de Los Ángeles, ni del estado de California. Marcó a los teléfonos de las organizaciones designadas, pero su llamada jamás entró. “Es traumático estar todo el día marcando. Un día estuve tres horas y marqué mas de 100 veces seguidas”, contó.

No siempre le fue mal y dice que no había tocado fondo, ni siquiera durante la crisis hipotecaria de 2008. Luis llegó a tener una maquiladora y un camión de comida en Los Ángeles, además de su empleo regular. Esa época de bonanza quedó atrás: apenas tiene dinero para pagar la renta y comprar en el supermercado.

Este mexicano cree que lo justo sería que les dieran unos 2,000 dólares para amortiguar el golpe de la cuarentena y lo que siga. Según él, ese dinero debe venir del gobierno de EEUU o el de su país. “Si uno paga impuestos y contribuye a la riqueza de este país, tenemos derecho a recibir ayuda”, dice.

Así son las filas para cruzar la frontera entre México y EEUU en medio del cierre indefinido (fotos)

Loading
Cargando galería
¡Nuevo!

Presiona aquí para reaccionar

Reacciona
Comparte

Más contenido de tu interés