null: nullpx

La historia detrás del texano que se hizo famoso por un cartel de apoyo a los musulmanes

La foto de Justin Normand portando un letrero donde se leía "perteneces" en frente de una mezquita en Texas se hizo famosa tras la victoria en las elecciones de Trump. Hoy, mientras el veto a países musulmanes resurge, este hombre se mantiene firme en su defensa a las minorías.
6 Mar 2017 – 4:35 PM EST

Justin Normand saltó a la fama a finales del pasado noviembre gracias a una foto: alguien le retrató frente al centro islámico de Irving, en los suburbios de Dallas (Texas), con un cartel que decía: "Perteneces. Manténte fuerte. Sé bendecido. Somos un solo Estados Unidos". La imagen, tomada en medio de la oleada de incidentes de odio contra minorías que siguió a la elección de Donald Trump como presidente, se viralizó rápidamente.

Apenas una semana después de haber asumido el cargo, el presidente firmó una orden ejecutiva (que se encuentra paralizada por una corte federal) que vetaba la entrada a Estados Unidos de ciudadanos de siete países de mayoría musulmana. Este lunes esa orden ha vuelto a la vida, excluyendo a Irak de la lista y a los portadores de visas y 'green card', en un intento de la administración Trump de impulsar un decreto que los tribunales no puedan parar.

Hoy, como hace tres meses, la realidad no parece sino confirmar la necesidad de gestos como el de Normand. Es así como tras el primer veto migratorio este texano de 53 años y su esposo, Gary, tomaron la decisión de convertir esa acción espontánea en una rutina.

"No puedo parar a Trump, pero puedo asegurar que tenemos que ir a ayudar a nuestros vecinos", dice Normand en una entrevista por Skype con la asistencia de su marido, ya que padece problemas de audición.

Desde entonces, Normand ha dado discursos pro derechos de los musulmanes en Denver; ha participado en paneles sobre los refugiados sirios y ha sido invitado como uno más a reuniones comunitarias en centros islámicos.

Además, el texano continúa asistiendo con regularidad a mezquitas de su estado con la pancarta que lo hizo famoso y con otras similares que él mismo hace, puesto que trabaja en una tienda de impresiones. Entre esas mezquitas está la de Irving, donde a finales de 2015 -tras los atentados de París- se celebró una protesta para "detener la islamización de Estados Unidos", a la que los manifestantes acudieron portando armas de fuego.

En estos lugares ha conocido a jóvenes musulmanas que le han contado historias del acoso y la intimidación que sufren cuando llevan su hijab en la calle.

Desde la victoria de Donald Trump, las denuncias por incidentes de odio han aumentado en Estados Unidos, especialmente contra inmigrantes y musulmanes. En las últimas siete semanas, por ejemplo, cuatro mezquitas han ardido en incendios intencionados. Y, según el último informe sobre crímenes de odio del FBI publicado a finales del año pasado, las agresiones a musulmanes son las que más han crecido: un 67%, alcanzando el nivel siguiente a los registrados tras los ataques del 11 de septiembre de 2001.

"Quiero que mis compañeros estadounidenses sepan que no están solos", dice Normand, quien sigue decidido a llevar su mensaje a todas las minorías que hoy sufren de una forma u otra. "Nosotros cuidamos a los nuestros, no nos abandonamos en las trincheras, no nos dejamos atrás", dice. "No toleramos a nuestros vecinos musulmanes: ellos son nosotros, ellos son Estados Unidos... y nuestros vecinos latinos, afroamericanos, blancos, LGBT y cualquier otro grupo que compone esta bella y maravillosa nación americana".


Vea también:

En fotos: Incidentes de acoso y crímenes de odio tras la elección de Donald Trump

Loading
Cargando galería



RELACIONADOS:PolíticaIncidentes de OdioTexas

Más contenido de tu interés