null: nullpx
Corte Suprema

La Corte Suprema rechaza caso de 'gerrymandering' racial en Virginia y acerca a los demócratas al control del estado en 2020

Los demócratas lograron una importante victoria legal que les abre las puertas a retomar el control de la Cámara de Representantes de la Asamblea General del estado por primera vez desde 1995.
17 Jun 2019 – 2:52 PM EDT

La Corte Suprema de Justicia declinó este lunes analizar un caso de ‘gerrymandering’ o diseño malintencionado de distritos electorales de Virginia que una corte inferior había determinado que había sido dibujado con consideraciones raciales, asestándole un duro golpe al Partido Republicano en ese estado que ve en peligro mantener las mayorías legislativas que ha gozado desde hace casi 25 años.

La magistrada Ruth Bader Ginsburg redactó la decisión que fue respaldada por 5 de sus colegas, dos de ellos de la considerada bancada conservadora: Clarecen Thomas y Neil Gorsuch. Elena Kagan y Sonia Sotomayor fueron las otras dos juezas que se sumaron a la mayoría.

La corte rechazó el caso argumentando que los líderes parlamentarios republicano de la Cámara de Representantes estatal no tienen entidad legal para desafiar la decisión previa de la corte del Distrito Este de Virginia porque no representan a la comunidad, un argumento con el que no coincidieron los demás magistrados.

“El estado de Virginia prefirió parar que seguir peleando (…) Una cámara de la legislatura bicameral no puede sola seguir litigando contra la voluntad de sus socios en el proceso legislativo”, escribió Ginsburg.

¿Qué significa?

Actualmente el Partido Republicano controla 51 puestos de la Cámara de Representantes, contra 49 de los demócratas, y 21 del Senado frente a 19 demócratas.

Como tras la decisión original de la corte de circuito que determinó que los distritos fueron dibujado con criterios raciales la Asamblea no redibujó los distritos, los jueces ordenaron a un panel crear un nuevo mapa para 2020.

Con los nuevos circuitos, al menos seis delegados republicanos quedarán en zonas de mayoría de votantes demócratas, de acuerdo con el análisis del Proyecto de Acceso Público de Virginia, una organización independiente.

De ganar la mayoría, sería la primera vez que desde 1995 los demócratas logran controlar la asamblea estatal de Virginia y les otorgaría la posibilidad de establecer el mapa electoral de acuerdo con los datos que arroje el Censo 2020.

Es la segunda vez que la Corte Suprema toca el tema del mapa electoral de Virginia diseñado en 2011. La vez anterior pidió a la Corte de Distrito considerar si algunos distritos de la Cámara de Representantes de la asamblea habían sido decididos con un “gerrymandering” racial.

Los críticos del actual mapa aseguran que se agrupaban votantes afro-estadounidenses de manera que perjudicaba al Partido Demócrata (en el entendido que los votantes blancos tienden a favorecer al Partido Republicano).

Sin embargo, a todo lo largo del proceso legal, los defensores del actual diseño de distritos electorales indicaron que el mapa había contado con la aprobación del Departamento de Justicia del entonces presidente Barack Obama, bajo la obligación del estado de solicitar aprobación del Ejecutivo bajo la Ley de Derecho al Voto que establecía controles para algunos estados del sur con historia de discriminación racial.

La historia de una lucha en 📷: la enmienda que permitió el voto de las mujeres en EEUU cumple 100 años

Loading
Cargando galería

Más contenido de tu interés