Gobernadores republicanos celebran tener "un aliado en la Casa Blanca" con Trump

Nikki Haley, gobernadora de Carolina del Sur, espera que el presidente electo "continúe siendo la persona que utiliza el mismo tono (postelectoral) que incluye a todo el mundo y no permite a nadie sentir ninguna clase de división".
16 Nov 2016 – 3:15 AM EST

Gobernadores republicanos dijeron este martes sentirse entusiasmados por el triunfo de Donald Trump en las elecciones presidenciales y las posibilidades que esperan les abra el poder contar ahora con un presidente republicano al que consideran como un "aliado en la Casa Blanca".

Los representantes estatales así lo dejaron claro durante un encuentro con reporteros celebrado en el marco de la conferencia anual de la Asociación de Gobernadores Republicanos (RGA) que se celebra en Orlando, Florida, con la asistencia de unos veinte gobernadores.


"Ahora que tendremos un republicano en la Casa Blanca, un Senado y una Casa de Representantes republicanos, el cielo es el límite", dijo Scott Walker, gobernador de Wisconsin.

"Ahora podremos empezar de nuevo. El partido republicano está más vivo y más saludable que nunca", aseveró.



En el mismo sentido se expresó la gobernadora de Carolina del Sur, Nikki Haley, quien aseguró que con la presencia de Trump en la Casa Blanca, los estados, como el suyo, podrán contar con más dinero para resolver sus asuntos, como la obtención de mejores facilidades para los préstamos estudiantiles.

Haley, que en el pasado se negó a apoyar a Trump y condenó su retórica durante la campaña electoral, aconsejó al presidente electo que "las palabras y el tono como se dicen tiene peso" y que nunca querría ver "más divisiones en el país".

"No sé qué podemos esperar, pero espero que continúe siendo la persona que utiliza el mismo tono (postelectoral) que incluye a todo el mundo y no permite a nadie sentir ninguna clase de división", aseguró.



A su vez, el gobernador de Florida, Rick Scott, dijo que trabajará para que el presidente electo Donald Trump sea "exitoso".

"Si ustedes no acogieron a Trump, yo lo acogeré. Yo buscaré cómo ayudarlo a tener éxito", aseguró Scott que dijo que analizaba la posibilidad de presentarse en 2018 como candidato al Senado.

En general, además del entusiasmo con la elección de Trump como presidente, casi todos los participantes aseguraron que apoyarán su Administración sobre todo en la anulación de la ley de salud, conocida como Obamacare.

Sin embargo, el propio Trump ha dicho después de resultar presidente electo, que no derogará por completo las disposiciones de la Obamacare.


"Los consumidores no pueden pagarlo. Es muy caro y no contamos con mucha competencia en este estado, y (eso) no permite que tengamos más oportunidades de ser creativos", manifestó sobre el tema Scott, quien opina que hay que eliminar todas las otras regulaciones y órdenes ejecutivas.

De su parte, la gobernadora de Nuevo México, Susana Martínez, quien tampoco apoyó en la campaña a Trump, aseguró que espera trabajar con el gobierno federal para que elimine la ley de salud económica por otra que permita a los estados más participación aunque admitió desconocer cómo sería la implementación de una nueva ley de salud.

"Mi estado es el estado con la minoría más grande de todo el país y tenemos mucha diabetes, hipertensión y las necesidades (de los residentes) son diferentes a las de Florida", dijo Martínez.

La conferencia anual de la Asociación de Gobernadores Republicanos (RGA), es la reunión más grande de los representantes estatales republicanos y es una plataforma donde discuten las prioridades políticas de sus estados que este año promete mucho debido a la victoria de los republicanos.

"Fue una noche electoral exitosa y ahora contamos con 33 gobernadores", aseveró Martínez, quien recordó que no se veía nada igual en el partido desde 1922.



Más contenido de tu interés