Este embajador renuncia a su cargo por "no poder" trabajar con Trump

John Feeley, representante de EEUU en Panamá, presentó su carta de renuncia explicando que no puede “servir fielmente al presidente y su administración de una manera apolítica”, el más reciente de varios diplomáticos de alto nivel en dejar el Departamento de Estado.

El mismo día que el presidente Donald Trump generó un revuelo nacional e internacional por sus comentarios sobre los “países de mierda” que mandan inmigrantes a EEUU, su embajador en Panamá John Feeley anunciaba su renuncia, aunque no motivado directamente por las palabras presidenciales.

En su carta de renuncia, presentada a fines de diciembre, pero conocida este viernes, Feeley explica que dejará su carrera de 35 años porque no es capaz de “servir fielmente al presidente”

“Como funcionario diplomático juré servir fielmente al presidente y su administración en una forma apolítica, incluso cuando pudiera no estar de acuerdo con ciertas políticas”, dijo Feeley, de acuerdo con un pasaje de la carta que se hizo pública este viernes.

“Mis instructores dejaron claro que si creía que no podía hacer eso, debería tener el honor de renunciar. Ese momento ha llegado”, argumenta Feeley, cuya decisión, explicada en el sitio web de la embajada por razones personales, será efectiva a partir del 9 de marzo.


El embajador Feeley no respondió mensajes de Univision Noticias. Tampoco ha hecho comentarios públicos sobre las razones que le llevan a dejar la carrera diplomática, por lo que ha sorprendido que se conocieran públicamente partes de su carta de renuncia.

Algunos especulan que factores dentro del Departamento de Estado puedan haber filtrado la misiva para advertir (o incentivar) a quienes no se consideren leales a Trump.

Moral en baja

La cancillería estadounidense ha sufrido una hemorragia sin precedentes de diplomáticos de alto nivel en los últimos meses, algunos por decisión propia y otros forzados a hacerlo, luego de que el gobierno anunciara sus intenciones de reducir el presupuesto para el departamento y reducir el personal que contrata.

El secretario de Estado Rex Tillerson ha hecho de la reestructuración de su departamento una alta prioridad con el objetivo de incrementar la eficiencia, mediante el congelamiento de contrataciones, jubilación de funcionarios de carrera y reducción de los ascensos internos, algo que algunos indican que está afectando la moral de trabajo en la cancillería.


Aunque el gobierno no ha comentado sobre la renuncia de Feeley, el subsecretario de Estado Steve Goldstein dijo a reporteros el viernes que “si el embajador siente que no puede prestar su servicio (…) entonces ha tomado la decisión correcta para él y nosotros respetamos eso”.

Feeley es un exmarine que se especializó como diplomático en América Latina. Fue sub jefe de misión en México y segundo de Asuntos Hemisféricos del departamento de Estado.

América Latina ha sido una de las áreas más afectadas con la salida, entre otros, del exembajador en Colombia y Venezuela William Brownfield, posteriormente jefe del Buró Antinarcóticos, o la exembajadora en Honduras Luisa Kubiske, dos altos funcionarios que renunciaron en septiembre pasado.