publicidad
Macri y Cristina Fernandez de Kirchner

El turbulento traspaso de poder en Argentina

El turbulento traspaso de poder en Argentina

A tres días de la investidura de Macri, el presidente entrante y Cristina Fernández de Kirchner no se ponen de acuerdo sobre el lugar de entrega del bastón de mando.

Macri y Cristina Fernandez de Kirchner
Macri y Cristina Fernandez de Kirchner

Una escalada de declaraciones e incluso una acusación de maltratos, la que denunció la presidenta saliente Cristina Fernández de Kirchner de su sucesor Mauricio Macri, hacen presagiar que la transición en Argentina, después de 12 años de Kirchnerismo, no será fácil.

Lea también: Las razones del triunfo de Macri

Faltan tres días para la investidura del presidente electo y aún no se sabe en qué lugar se hará la entrega del bastón de mando y la banda presidencial, un asunto que ha sido motivo de disputas públicas entre Macri, que propone que sea en la Casa Rosada, y Fernández de Kirchner, que opta por el Congreso.

"Si la presidenta no entrega los atributos en la Casa Rosada, lo hará la Corte Suprema", dijo Macri en la noche del sábado en el programa de televisión "La Noche de Mirtha".

El presidente electo propone recuperar así "el protocolo histórico" de la ceremonia de traspaso de mando, prevista para este jueves 10 de diciembre, y que sea en el Salón Blanco de la Casa Rosada, como han hecho la mayoría de presidentes en la historia reciente.

La Constitución establece que al tomar posesión de su cargo, el presidente y vicepresidente deben prestar juramento "ante el Congreso reunido en asamblea", pero no especifica dónde se hace la entrega de los atributos.   

En los últimos años, solo recibieron los atributos en el Congreso Eduardo Duhalde (2002-2003), que fue elegido por los propios legisladores y Néstor Kirchner y Cristina Fernández de Kirchner.

Por su parte, Fernández de Kirchner, sugiere entregar el bastón de mando a Macri en la Asamblea Legislativa después de que este jure su cargo.

publicidad

La presidenta saliente denunció el domingo en su cuenta de la red social Twitter que Macri le llamó para exigirle con un "elevado tono de voz" que "su ceremonia" tenga lugar en la casa de gobierno.

"Debo confesar que me sorprendió la exaltada -eufemismo de gritos- verborragia del presidente electo", escribió la mandataria.  "Tuve que recordarle que más allá de nuestras investiduras, él era un hombre y yo una mujer, y que no corresponde que me tratara de esa forma".

La encargada de responder a Cristina Fernández de Kirchner fue la vicepr...
Gabriela Michetti (primera izquierda) fue la encargada de responder a Cristina Fernández.

Fernández de Kirchner dejó abierta la posibilidad de no ir a la Casa Rosada si la entrega de mando no se hace en el Parlamento, ya que ese mismo día prevé viajar a la provincia de Santa Cruz para asistir a la investidura de su cuñada Alicia Kirchner como gobernadora. 

Por su parte, la vicepresidenta electa, Gabriela Michetti, acusó en Twitter a la presidenta saliente de faltar a la verdad. 

"Mauricio Macri no es un hombre que falte el respeto a nadie. Es una persona muy educada a quien nunca hemos escuchado subiendo su tono de voz", afirmó Michetti."Es lamentable que tengamos este problema cuando existen tantas cosas importantes de las que debemos preocuparnos en nuestro país", agregó.

No es el primer desencuentro entre la presidenta saliente y el entrante: tras las elecciones, Fernández de Kirchner recibió a Macri en la residencia de Olivos en un encuentro de 20 minutos que, en palabras del presidente electo, "no valió la pena".

"En vez salir por la puerta grande, sigue marcando que quiere salir por la puerta chica", denunció Macri. "Cada cosa que hace ella cree que es en contra de nuestro Gobierno. Es contra Argentina", insistió al presentar a los miembros de su gabinete.

Además, el gobierno entrante ha lamentado la decisión de Kirchner de llevar a cabo nombramientos y decretos para comprometer al futuro gobierno.

Un partidario de Cristina Fernández sostiene una bandera de agradecimien...
Un partidario de Cristina Fernández sostiene una bandera de agradecimiento a la presidenta saliente.

Sin embargo, Fernández de Kirchner descarta estar entorpeciendo el traspaso de poder y se pregunta por qué el equipo de Macri se dedica "a desconocer las innumerables reuniones de funcionarios" designados por ambos equipos.

Y mientras en la arena política sigue el cruce de acusaciones, los simpatizantes de Macri y Fernández de Kirchner tienen previsto reunirse el próximo jueves a las afueras del Congreso, lo que hace temer la posibilidad de que surjan enfrentamientos.

Sin embargo, eso ha sido descartado por el secretario de Seguridad, Sergio Berni, quien dijo que no hay "indicios de desbordes" sociales para el jueves.

publicidad
Contenido Patrocinado
En alianza con:
publicidad
publicidad