null: nullpx
Partido Demócrata

Batalla entre los demócratas en Florida: ¿es este exalcalde hispano el salvador del partido tras perder el estado dos veces seguidas?

Se calienta la batalla por el control del Partido Demócrata en Florida después de su segunda derrota ante Trump. Michael Bloomberg da su respaldo a su amigo y exalcalde cubano-estadounidense y de Miami, Manny Díaz, para liderar a los demócratas de Florida. (Read in English)
29 Nov 2020 – 07:54 AM EST
Comparte
El exalcalde de Miami Manny Díaz y el candidato presidencial demócrata y exalcalde de la ciudad de Nueva York, Mike Bloomberg, caminan por el barrio de La Pequeña Habana el 3 de marzo de 2020 en Miami, Florida. Crédito: Joe Raedle/Getty Images

MIAMI.- Después de perder Florida por segunda elección consecutiva y permitir que el presidente Donald Trump triplicara su margen de victoria de 2016, el Partido Demócrata de Florida enfrenta un diluvio de críticas por su bajo rendimiento.

El exalcalde de Miami Manny Díaz, un cubanoestadounidense y demócrata de toda la vida, anunció su candidatura esta semana confirmando a Univisión Noticias que buscará la presidencia del partido estatal en enero.

Díaz, de 66 años, es ampliamente reconocido por ayudar a revivir la economía de la ciudad durante sus dos mandatos y ostenta un reconocimiento en todo el país después de que se desempeñó como presidente de la Conferencia de Alcaldes de Estados Unidos. También disfruta de una gran ventaja: la recaudacion de fondos, ya que cuenta con el respaldo del multimillonario Michael Bloomberg, así como de Jorge Pérez, empresario inmobiliario de Miami y compatriota suyo.

“Los demócratas deberían celebrar. El alcalde Díaz es una estrella de rock político en el sur de Florida y su lista de contactos es la envidia de todos los funcionarios del Partido Demócrata”, dijo Fernand Amandi, un encuestador demócrata y entusiasta partidario de Díaz. "Él es la persona idónea para liderar el partido en las próximas elecciones", agregó.

Como cubanoestadounidense con experiencia de gobernar, Díaz podría ser el antídoto perfecto para una elección desastrosa en la que el gran bloque de votantes de exiliados cubanos de Miami se inclinó fuertemente hacia la derecha, agregando aproximadamente 200,000 votos al margen de victoria final de Trump de 370,000 en el estado.

“La idea para mí es reconstruir el partido en un distrito, un condado a la vez, de abajo hacia arriba y desde las bases”, dijo Díaz en un tuit. "Voy a arremangarme, agachar la cabeza y trabajar duro", agregó.

"Creo que Manny es una gran elección, si está dispuesto a hacerlo. El desafío es que no se trata tanto de un trabajo de reparación como de una construcción desde cero" dijo Steve Schale, un conocido estratega del Partido Demócrata cercano a Joe Biden y quien dirigió Unite the Country (Unir al País), un comité de recaudación de fondos pro-Biden, durante la campaña de 2020.

"El partido ha existido durante mucho tiempo solo de nombre, a pesar de que muchas buenas personas se esforzaron por construirlo, y su eficacia se ha visto limitada por el acceso a los donantes. Creo que el trabajo necesita a alguien con las credenciales de Manny," agregó.

Cargando Video...
Presidente Trump es proyectado como ganador en Florida, uno de los estados clave

Vino de Cuba de niño

Como muchos cubanoestadounidenses, Díaz llegó a los Estados Unidos cuando era un niño, a los seis años, en lo que se conoce como los 'vuelos de la libertad' desde Cuba y atribuye su éxito a la oportunidad que encontró en los Estados Unidos.

"En cada momento de mi vida, especialmente en mi juventud, me beneficié de una asociación con un gobierno dispuesto a invertir en mí", dijo Díaz en un comunicado a principios de este año anunciando su decisión de respaldar a Bloomberg.

Hijo de un prisionero político en Cuba que, según él, escapó por poco del pelotón de fusilamiento, Díaz creció en la pobreza y trabajó como asistente de conserje para pagar sus estudios secundarios y universitarios.

En la década de 1970 se volvió políticamente activo haciendo campaña para el primer lider hispano del partido, Alfredo Durán, un compañero cubanoamericano.

Abogado de formación, saltó a la luz pública durante el drama de 2000 que rodeó a Elián González, un niño cubano que se apareció en el mar aferrado a un neumático frente a las costas de Florida. La repatriación de González por parte de la administración Clinton enfureció a los cubanos en el sur de Florida. Díaz abandonó el partido en protesta, pero fue elegido alcalde al año siguiente, gobernando hasta 2009. Regresó al partido y habló en la Convención Nacional Demócrata de 2008.


Como alcalde, Díaz sacó a la ciudad del ridículo nacional y la bancarrota virtual. Reformó con éxito un departamento de policía problemático y presidió la renovación urbana del centro de la ciudad con un auge de los condominios y nuevos pequeñas empresas en los vecindarios, como los ahora de moda Wynwood y el Design District, tanto como un nuevo Centro de Artes Escénicas.

Su visión 'Miami 21' para la ciudad, producida en 2005, sigue siendo el modelo para su enfoque de planificación urbana, que combina el desarrollo económico con espacios verdes y carriles para bicicletas.

Su amigo Mike

Su mandato coincidió con el de Bloomberg en Nueva York. Durante ese tiempo, los alcaldes eran miembros de la coalición nacional de Alcaldes Contra las Armas Ilegales, y colaboraron en estrategias contra la pobreza y un plan de acción climática. Ahora, Díaz forma parte de la junta de Bloomberg Philanthropies.

“Trabajamos juntos en varios temas, donde él [Bloomberg] fue realmente, en muchos aspectos, una inspiración y un mentor”, dijo Díaz al diario The Miami Herald.

Este año, Díaz dio su respaldo a Bloomberg, y se desempeñó como su copresidente nacional, en las primarias demócratas, pero cambió su apoyo a Joe Biden después de que Bloomberg abandonó la carrera en marzo.


Aunque la campaña de Bloomberg fracasó, el magnate de Wall Street invirtió 10 millones de dólares para apoyar a los demócratas en Florida, trabajando en estrecha colaboración con Díaz en una serie de anuncios en español.


"Nadie es más adecuado para la presidencia del Partido Demócrata de Florida que Manny Díaz", dijo Bloomberg en una declaración al medio de noticias en línea Politico. “Manny dirigió la ciudad más grande del estado y conoce íntimamente los distritos y comunidades que los demócratas perdieron en este ciclo. Es un líder inclusivo que expandirá el mapa y nos ayudará a convertir Florida en azul nuevamente” agregó.

La actual presidenta del Partido Demócrata en Florida, Terrie Rizzo, ha sido duramente criticada después del día de las elecciones, pero aún tiene que decir si buscaría un nuevo mandato.

Loading
Cargando galería

Si es elegido presidente, su prioridad será recaudar fondos para construir una infraestructura más sólida y con mejor personal e impulsar su esfuerzo de registro de votantes que se vio socavado por la pandemia de este año. Los críticos del partido estatal se quejan de que entra en hibernación después de las elecciones de noviembre y no tiene una presencia local fuerte.

“El alcalde Díaz tiene un historial demostrado con logros. En un mundo de conversadores, él es quien hace las cosas”, dijo Amandi. “Su principal objetivo es crear un partido que esté bien organizado y bien financiado y, sobre todo, orientado a una sola cosa: ganar las elecciones”, agregó.

Su vision del desarrollo sostenible y la necesidad de abordar el cambio climático, sera atractivo a la ala verde del partido el Florida, donde el aumento del nivel del mar y la protección de los ecosistemas vitales del estado son temas clave.

No todos en favor

La selección de Díaz, sin embargo, podría decepcionar a algunos demócratas que han expresado su apoyo para nombrar a una persona negra para dirigir el partido. Leslie Wimes, una activista del Partido Demócrata, dijo que el partido necesita una mujer negra para dirigirlo. Si se elige a Díaz, "nunca votaré por otro demócrata de Florida si esto sucede", tuiteó el lunes.

Sus partidarios comparan a Díaz con el papel que desempeñó Stacey Abrams en la revitalización del Partido Demócrata en Georgia, donde también obtuvo 5 millones de dólares de Bloomberg. A la excandidata demócrata a la gobernación de Georgia se le atribuye haber ayudado a entregar el estado a Biden en noviembre.

Pero Abrams fue criticada por algunos afroamericanos por tomar el dinero de Bloomberg debido a su defensa de las políticas de "parar y registrar" (Stop-and-frisk, en inglés) mientras era alcalde de Nueva York.

Retos para 2022

Los demócratas de Florida esperan un cambio rápido en 2022, cuando el senador Marco Rubio y el gobernador Ron DeSantis, ambos republicanos, se presenten a la reelección. Eso podría ser una tarea ardua. Además de ser derrotados en dos elecciones presidenciales consecutivas, los demócratas perdieron dos escaños en el Congreso para en el Sur de Florida el 3 de noviembre. Los republicanos ahora ocupan todos los cargos estatales menos uno, incluidos los dos escaños del Senado. Un demócrata no ha ganado la gobernación estatal desde 1998.

El partido estuvo en tan mal estado economico este año que buscó ayuda de un fondo de estímulo para covid-19, el Programa de Protección de Cheques, para pequeñas empresas. Después de una lluvia de críticas, el partido finalmente devolvió los aproximadamente 800,000 de dólares que recibió.

Comparte

Más contenido de tu interés