null: nullpx
Donald Trump

Revés judicial para Trump: Corte de apelaciones suspende al "supervisor especial" de los documentos incautados por el FBI en Mar-a-Lago

El fallo elimina un obstáculo importante para la investigación del Departamento de Justicia sobre el mal manejo de los registros gubernamentales del expresidente Donald Trump durante su tiempo en la Casa Blanca.
Publicado 1 Dic 2022 – 06:11 PM EST | Actualizado 2 Dic 2022 – 06:00 AM EST
Comparte
Cargando Video...

En un nuevo revés judicial para el expresidente Donald Trump, una corte federal de apelaciones puso el jueves fin a una revisión independiente de los documentos incautados por el FBI en la propiedad del expresidente Donald Trump en Florida, lo que elimina un obstáculo que, según el Departamento de Justicia, había retrasado su investigación penal sobre la retención de información gubernamental ultrasecreta.

La decisión del panel de tres jueces representa una victoria significativa para los fiscales federales, ya que allana el camino para que utilicen como parte de su investigación la totalidad de los documentos incautados durante una búsqueda en Mar-a-Lago el 8 de agosto.

También equivale a un fuerte rechazo a los argumentos de los abogados de Trump, quienes durante meses habían dicho que el expresidente tenía derecho a que un “supervisor especial” realizara una revisión neutral de los miles de documentos sustraídos de la propiedad.

Un revés para Donald Trump

El fallo de la Corte de Apelaciones del Undécimo Circuito de los Estados Unidos, con sede en Atlanta, era esperado, debido a las preguntas que los jueces dirigieron a un abogado de Trump durante los argumentos presentados la semana pasada, y porque dos de los tres jueces del panel ya habían fallado a favor del Departamento de Justicia en una disputa anterior sobre el maestro especial.

La decisión fue una opinión unánime del panel de tres jueces designados por los republicanos, incluidos dos que fueron seleccionados por Trump. El fallo rechazó todos los argumentos de Trump y sus abogados sobre por qué era necesario un supervisor especial, incluidas sus afirmaciones de que los registros incautados estaban protegidos por el privilegio abogado-cliente o el privilegio ejecutivo.

“De hecho, es extraordinario que se ejecute una orden en la casa de un expresidente, pero no de una manera que afecte nuestro análisis legal o de otra manera le dé al poder judicial una licencia para interferir en una investigación en curso”, escribieron los jueces.

El litigio principal especial se desarrolló junto con una investigación en curso que examina el posible mal manejo delictivo de la información de defensa nacional así como los esfuerzos para posiblemente obstruir esa investigación. El fiscal general Merrick Garland nombró el mes pasado a Jack Smith, un fiscal veterano de corrupción pública, para que se desempeñe como abogado especial que supervise esa investigación.

¿Cuáles son los antecedentes de este fallo?

Una jueza federal, Aileen Cannon, accedió inicialmente a la solicitud del equipo de Trump y nombró al veterano juez de Brooklyn Raymond Dearie como árbitro especial.

Le asignó la tarea de revisar los registros incautados y filtrar de la investigación criminal cualquier documento que pudiera estar cubierto por reclamos de privilegio ejecutivo o privilegio abogado-cliente.

También prohibió al Departamento de Justicia usar en su investigación criminal cualquiera de los registros incautados, incluidos los aproximadamente 100 con marcas de clasificación, hasta que Dearie completara su trabajo.

El Departamento de Justicia se opuso al nombramiento, diciendo que era un obstáculo innecesario para su investigación criminal y que Trump no tenía una base creíble para invocar el privilegio abogado-cliente o el privilegio ejecutivo para proteger los registros de los investigadores.

Los fiscales federales buscaban, como primer paso, recuperar el acceso a los documentos clasificados.

Un panel federal de apelaciones se puso del lado de los fiscales en septiembre, lo que permitió que el Departamento de Justicia reanudara su revisión de los documentos marcados como clasificados. Dos de los jueces de ese panel, Andrew Brasher y Britt Grant, ambos designados por Trump, también formaron parte del fallo de este jueves.

El Departamento de Justicia también presionó para tener acceso sin restricciones a los documentos no clasificados, bajo el argumento de que dichos registros podrían contener evidencia importante para su investigación.

En su fallo del jueves, la corte ordenó a Cannon que desestimara la demanda que dio lugar al nombramiento de Dearie y sugirió que Trump no tenía base legal para impugnar la búsqueda en primer lugar.

“La ley es clara. No podemos escribir una regla que permita que cualquier sujeto de una orden de allanamiento bloquee las investigaciones del gobierno después de la ejecución de la orden. Tampoco podemos escribir una regla que permita que solo los expresidentes lo hagan”, escribieron los jueces.

“Cualquier enfoque”, agregaron, “sería un reordenamiento radical de nuestra jurisprudencia que limita la participación de los tribunales federales en las investigaciones penales. Y ambos violarían las limitaciones fundamentales de la separación de poderes”.

Loading
Cargando galería
Comparte

Más contenido de tu interés