Cuatro detalles de los que estar pendiente en el discurso de Trump en la ONU

El presidente se dirige por primera vez a la Asamblea General de Naciones Unidas. Sus palabras pueden ofrecer pistas sobre el futuro de la institución.
19 Sep 2017 – 8:14 PM EDT

Donald Trump se dirige este martes por primera vez a la Asamblea General de Naciones Unidas. La cita ha despertado una enorme expectación por la inexperiencia diplomática de Trump y porque nunca antes Estados Unidos había tenido un presidente tan crítico con esta institución multilateral.

¿Retomará Trump sus palabras contra la ONU durante el discurso del martes? ¿Cómo abordará problemas como la crisis de Venezuela o el desafío nuclear de Corea del Norte? ¿En qué asuntos intentará distinguirse de su predecesor? A continuación explico qué cabe esperar del discurso del presidente.

1. ¿America first?

“A partir desde este momento, Estados Unidos vendrá primero”, proclamó Trump el día de su toma de posesión. “Cada decisión sobre comercio, impuestos, inmigración o asuntos exteriores se tomará sólo si beneficia a las familias y a los trabajadores de Estados Unidos”.

America First no es una expresión nueva: el presidente la ha tomado prestada de los líderes de la derecha aislacionista que floreció en Estados Unidos justo antes de la II Guerra Mundial. Hasta ahora Trump ha acompañado esa retórica con decisiones drásticas como la retirada del acuerdo contra el cambio climático de París pero ha ido adoptando posiciones más convencionales en otros asuntos. No ha iniciado una guerra comercial con China ni se ha retirado de NAFTA ni se ha negado a prorrogar la misión en Afganistán.

¿Tendrá la retórica nacionalista algún impacto en el futuro de Naciones Unidas? Estados Unidos aporta el 22% del presupuesto anual de la institución y el 28% de la partida dedicada a las misiones de paz. Esa cifra ronda unos 3.300 millones de dólares al año y el entorno del presidente avanzó en enero que le gustaría reducirla hasta un 40% pero por ahora no ha tomado una decisión. ¿Anunciará recortes en su discurso? No parece probable pero es Trump: no se puede descartar.

2. ¿Una ONU más eficiente?

El nuevo secretario general, Antonio Guterres, se ha comprometido a transformar Naciones Unidas en una organización menos burocrática. Ese empeño ha encontrado un aliado en Trump, cuya embajadora Nikki Haley ha preparado un borrador con varias propuestas para reformar la institución.

Ese borrador, que ha recibido hasta ahora el respaldo de 128 países, fue la base del evento que presidieron este lunes Haley, Guterres y Trump. “Alguien me preguntó recientemente qué es lo que no me deja dormir y mi respuesta fue sencilla: la burocracia”, dijo el secretario general de la ONU. “Estructuras fragmentadas, procedimientos bizantinos y una lista de normas interminable”.

¿Hará referencia Trump en su discurso a los planes del secretario general? Es probable. Pero es aún más importante saber si vincula la reforma de la ONU al debate sobre la financiación de la institución.

3. ¿Novedades sobre Corea del Norte?

Ningún asunto suscitará estos días más expectación que la crisis nuclear de Corea del Norte. Por ahora el régimen de Pyongyang no parece dispuesto a ceder a las presiones internacionales: Kim Jong-un no ha rebajado sus amenazas y ha lanzado su enésimo misil cuatro días después de la última ronda de sanciones del Consejo de Seguridad.

Algunas voces han reprochado a Trump su retórica belicista pero el presidente por ahora no se ha desviado de las medidas adoptadas por sus predecesores y no ha ofrecido ningún signo de planear un ataque inminente contra Pyongyang. Su discurso podría ofrecer alguna pista sobre el futuro inmediato pero más interesante será saber qué sale de su encuentro de este jueves con los líderes de Japón y Corea del Sur.

4. ¿Romper con Irán?

A Trump nunca le ha gustado el acuerdo que firmó Irán con Estados Unidos y otras cinco potencias en julio de 2015. El pacto, impulsado por Barack Obama, levantaba las sanciones al régimen a cambio de un estricto régimen de inspecciones a su programa nuclear. El objetivo era evitar que Irán construyera su propio arsenal atómico y que siguieran sus pasos otros países de la región.

Por ahora el presidente no ha retirado a Estados Unidos del acuerdo pero ha sugerido que muy pronto podría tomar esa decisión. Trump no tiene previsto reunirse con el presidente iraní, Hasan Rohani. El secretario de Estado, Rex Tillerson, tampoco se reunirá con su colega Mohammad Javad Zarif.

El acuerdo nuclear iraní es uno de los puntos más importantes del legado de Obama y siempre ha tenido el rechazo de generales como James Mattis y de los pensadores republicanos más influyentes en política exterior. A Trump le importa más lo primero que lo segundo pero hoy por hoy Irán no parece una prioridad.

En fotos: Ejercicios militares de aviones de combate de EEUU en Corea a mediados de septiembre

Loading
Cargando galería

Más contenido de tu interés