publicidad

Comentamos la declaración escrita del exdirector del FBI James Comey, con la reacción de Trump a sus reuniones

Comentamos la declaración escrita del exdirector del FBI James Comey, con la reacción de Trump a sus reuniones

Comey declarará este jueves ante el Senado que Trump lo invitó a cenar en la Casa Blanca para comprometerlo por la investigación sobre Rusia. El presidente afirma que el alto funcionario pidió la reunión porque quería seguir al frente del FBI.

Presidente Burr, Legislador de Rango Warner, Miembros del Comité,

Gracias por invitarme a comparecer ante ustedes hoy. Se me pidió declarar hoy para describirles a ustedes mis interacciones con el presidente electo y presidente Trump sobre temas que entiendo son de interés para ustedes. No he incluido cada detalle de mis conversaciones con el presidente, pero hasta donde yo recuerde, he intentado incluir información que pueda ser de interés para el Comité.



Reunión del 6 de enero de 2017

Me reuní por primera vez con el entonces presidente electo Trump el viernes 6 de enero, en una sala de conferencias en la Trump Tower, en Nueva York. Yo estaba allí con otros líderes de la Comunidad de Inteligencia (CI) para informarles a él y a su nuevo equipo de seguridad nacional sobre los resultados de una evaluación de la CI sobre los esfuerzos rusos para interferir en las elecciones. Al término de esa sesión informativa, me quedé a solas con el presidente electo para informarle personalmente sobre algunos aspectos delicados de la información reunida durante la evaluación. Al día siguiente de la reunión con Comey, Trump aseguró en Twitter que las autoridades de inteligencia le aseguraron "con fuerza" que no existía evidencia de que el hackeo hubiese alcanzado las máquinas de votación. Pudo ser que EEUU no tuviese información suficiente en ese momento, pero la afirmación de Trump se queda corta frente al reporte de The Intercept del pasado 5 de junio, que cita un documento clasificado de la Agencia de Seguridad Nacional (NSA), según el cual agentes de inteligencia de Rusia hackearon el software de un fabricante de sistemas de votación usado en varios estados de EEUU en las semanas previas a las elecciones de 2016. El informe señala al Directorio Principal de Inteligencia del Comando General ruso (GRU) como responsable del ataque cibernético."

publicidad

La directiva de la CI consideró importante, por varias razones, alertar al presidente entrante sobre la existencia de este material, aunque fuera lascivo y no comprobado. Entre esas razones estaban: (1) sabíamos que los medios de comunicación estaban a punto de publicar el material y creímos que la CI no debía ocultarle el conocimiento del material y su inminente publicación al presidente electo; y (2) en la medida en que hubiera algunos esfuerzos para comprometer a un presidente entrante, nosotros podríamos mitigar cualquiera de estos esfuerzos con estas sesiones informativas defensivas. El informe al que se refiere Comey fue publicado por los medios el 10 de enero. Se trata de un expediente preparado por un investigador británico que, entre otras cosas, señala que Rusia supuestamente tiene material comprometedor de Trump, incluyendo evidencia gráfica de encuentros sexuales con prostitutas en Moscú. El sábado 7 de enero de 2017, un día después de que Trump fue informado por Comey de esta situación, el entonces presidente electo envió en Twitter un mensaje conciliador a Rusia: "Tener una buena relación con Rusia es algo bueno. No es una cosa mala. ¡Sólo gente 'estúpida', o tontos, pensarían que eso es malo!"

El 10 de enero, cuando trascendió la existencia del dossier, Trump escribió: "¡Noticias falsas! - ¡Una cacería de brujas total! Rusia nunca ha tratado de aprovecharse de mí. No tengo nada que ver con Rusia (...) un sinsentido absoluto. ¡Muy injusto!".

El Director de Inteligencia Nacional pidió que yo personalmente hiciera esta parte de la sesión informativa, porque yo iba a mantener mi posición y porque el material implicaba las responsabilidades de contrainteligencia del FBI. También acordamos que yo lo haría solo para minimizar la potencial vergüenza al presidente electo. Aunque acordamos que tenía sentido que yo hiciera la sesión informativa, la directiva del FBI y yo estábamos preocupados de que la sesión informativa pudiera crear una situación donde un nuevo presidente asumiera el cargo con dudas de si el FBI estaba realizando una investigación de contrainteligencia sobre su conducta personal. El 24 de enero de 2017, la prensa informó que Comey seguiría al frente del FBI durante la administración Trump. Los reportes detallaron conversaciones del director con altos cargos del Buró para informarles que Trump le pidió seguir. No imaginaba Comey que cuatro meses después el presidente escribiría: "Comey será reemplazado por alguien que hará un trabajo mucho mejor, trayendo de vuelta espíritu y prestigio al FBI. Comey perdió la confianza de casi todo el mundo en Washington, republicanos y demócratas por igual. Cuando se calmen las cosas, me lo agradecerán".

Es importante entender que las investigaciones de contrainteligencia del FBI son diferentes a las más conocidas investigaciones penales. El objetivo del Buró en una investigación de contrainteligencia es comprender los métodos técnicos y humanos que las potencias extranjeras hostiles utilizan para influir en Estados Unidos o robar nuestros secretos. El FBI utiliza ese entendimiento para interrumpir esos esfuerzos. A veces la interrupción toma la forma de una alerta a una persona que está siendo blanco de esfuerzos de contratación o influencia por parte de la potencia extranjera. Algunas veces involucra el refuerzo de un sistema informático que está siendo atacado. Algunas veces implica "convertir" a la persona contratada en un doble agente, o exponer públicamente el comportamiento con sanciones o expulsiones de oficiales de inteligencia radicados en las embajadas. En ocasiones, el procesamiento penal se utiliza para interrumpir las actividades de inteligencia.

publicidad

Dado que la naturaleza de la nación hostil extranjera es bien conocida, las investigaciones de contrainteligencia tienden a estar centradas en las personas que el FBI sospecha de ser agentes voluntarios o involuntarios de esa potencia extranjera. Cuando el FBI desarrolla la razón para creer que un estadounidense ha sido objetivo de reclutamiento por parte de una potencia extranjera, o de manera encubierta está actuando como agente de la potencia extranjera, el FBI "abre una investigación" sobre ese estadounidense y utiliza las autoridades legales para intentar conocer más acerca de la naturaleza de cualquier relación con la potencia extranjera para poder interrumpir esas actividades.

En ese contexto, antes de la sesión informativa del 6 de enero, discutí con el equipo de la directiva del FBI si yo debía estar preparado para asegurarle al presidente electo Trump que no lo estábamos investigando a él personalmente. Eso era cierto; no teníamos abierto un caso de contrainteligencia sobre él. Acordamos que debía hacerlo si las circunstancias lo exigían. Durante nuestra reunión individual en la Trump Tower, basado en la reacción del presidente electo Trump ante la sesión informativa y sin que él directamente hiciera la pregunta, le ofrecí esa garantía. Aunque Comey le aseguró a Trump que el FBI no lo investigaba, la reacción de Trump parece sugerir que la presentación del informe sobre Rusia lo dejó incómodo con el funcionario. El 15 de enero Trump utilizó las palabras del periodista Bob Woodward al señalar que "los jefes de inteligencia se equivocaron al presentarle el informe y debían disculparse con él, al igual que la prensa".

publicidad

Me sentí obligado a documentar mi primera conversación con el presidente electo en un memorándum. Para garantizar la precisión, empecé a escribirlo en una computadora portátil en un vehículo del FBI fuera de la Torre Trump, en el momento en que salí de la reunión. Crear registros escritos inmediatamente después de las conversaciones individuales con el señor Trump fue mi práctica desde este punto en adelante. Ésa no había sido mi práctica en el pasado. Hablé a solas con el presidente Obama dos veces en persona (y nunca por teléfono): una vez en el año 2015 para debatir cuestiones de políticas de aplicación de la ley y una segunda vez, brevemente, para decirle adiós a finales de 2016. En ninguna de esas circunstancias memoricé las discusiones. Puedo recordar nueve conversaciones individuales con el presidente Trump en cuatro meses: tres en persona y seis por teléfono.



Cena del 27 de enero

El presidente y yo cenamos el viernes 27 de enero a las 6:30 pm en el Salón Verde de la Casa Blanca. Él me había llamado al mediodía de ese día y me invitó a cenar esa noche, diciendo que iba a invitar a toda mi familia, pero que había decidido invitarme solo a mí esa vez, y a toda mi familia la vez siguiente. No quedó claro en la conversación quién más estaría en la cena, aunque yo suponía que habría otros.

publicidad

Resultó que estuvimos solo nosotros dos, sentados en una pequeña mesa ovalada en el centro del Salón Verde. Dos mayordomos de la Marina nos atendieron, y solo entraron en la habitación para servir alimentos y bebidas. Contrario a esta versión, el 11 de mayo de 2017 el presidente Trump aseguró durante una entrevista con la cadena NBC, que fue Comey quien solicitó la reunión en la Casa Blanca. "Él quería tener una cena porque quería quedarse (...) La cena fue arreglada. Creo que él la pidió y él quería seguir como la cabeza del FBI. Yo le dije: 'lo voy a considerar y veremos que pasa'", aseguró Trump al periodista Lester Holt.

Este jueves 8 de junio, Comey volvió a desmentir al presidente al insistir ante el Senado que fue Trump quien lo invitó: "Él (Trump) me llamó a mi oficina durante la hora del almuerzo y me preguntó si estaba libre para cenar esa noche (...) Dijo, ¿Puedes venir a cenar esta noche? Le dije, Sí señor. Él dijo, ¿A las 6 está bien? Colgué y tuve que llamar a mi esposa para cancelar una cita con ella. Yo iba a llevarla a cenar esa noche" , dijo Comey ante el Comité de Inteligencia.

El presidente empezó preguntándome si quería quedarme como director del FBI, lo cual me pareció extraño porque él ya me había dicho dos veces en anteriores conversaciones que esperaba que me quedara, y yo le había asegurado que ésa era mi intención. Dijo que mucha gente quería mi trabajo y, dado el abuso que yo había recibido durante el año anterior, él comprendería si yo quería renunciar.

publicidad

Mi instinto me dijo que este ambiente donde solo estábamos él y yo y la pretensión de que éste era nuestro primer debate acerca de mi cargo, significaba que la cena era, al menos en parte, un esfuerzo para que yo pidiera mantener mi empleo y crear algún tipo de relación de patrocinio. Eso me preocupó enormemente, dado el estado tradicionalmente independiente del FBI en la rama ejecutiva.

Le respondí que me encantaba mi trabajo y tenía la intención de permanecer y cumplir mis diez años como director. Y luego, porque la situación me incomodaba, agregué que yo no era "confiable" en la manera en que los políticos usan esa la palabra, pero que él siempre podía contar con que yo le dijera la verdad. Agregué que yo no estaba del lado de nadie políticamente y que no se podía contar conmigo en el sentido político tradicional, una postura que, según le dije, era de su mejor interés como presidente.

Unos momentos más tarde, el presidente dijo, "necesito lealtad, espero lealtad". Yo no me moví, ni hablé, ni cambié mi expresión facial en forma alguna durante el extraño silencio que siguió. Simplemente nos miramos el uno al otro en silencio. La conversación prosiguió entonces, pero él volvió al tema cerca del final de nuestra cena. La declaración de Comey confirma un reporte del New York Times pubicado el 11 de mayo, basado en fuentes anónimas que detallaron como Trump buscó la lealtad del director del FBI. Esta confirmación es importante frente a los constantes ataques de Trump a la prensa. Un día después de la publicación del Times, el presidente tuiteó: "¡Los medios falsos están trabajando extra hoy!"

publicidad

En un momento, le expliqué por qué era tan importante que el FBI y el Departamento de Justicia fueran independientes de la Casa Blanca. Dije que era una paradoja: a lo largo de la historia, algunos presidentes han decidido que dado que algunos "problemas" proceden de la justicia, deben tratar de mantener al departamento cercano a ellos. Pero difuminar esos límites, en última instancia, hace que los problemas empeoren al socavar la confianza pública en las instituciones y su trabajo.

Cerca del final de nuestra cena, el presidente volvió a tratar el tema de mi trabajo, diciendo que estaba muy contento de que quisiera quedarme, añadiendo que él había oído muchas cosas buenas acerca de mí, de Jim Mattis, Jeff Sessions y muchos otros. Entonces dijo: "Necesito lealtad". Yo le respondí: "Usted siempre recibirá mi honestidad". Hizo una pausa y luego dijo: "Eso es lo que quiero, lealtad honesta". Me detuve, y luego dije: "Usted recibirá eso de mi parte". Como escribí en el memorándum que creé inmediatamente después de la cena, era posible que entendiéramos la frase "lealtad honesta" de manera diferente, pero decidí que no sería productivo proseguir con aquello. El término –lealtad honesta– había ayudado a finalizar una conversación muy incómoda y en mis explicaciones habían dejado claro lo que él debía esperar de mí. Fue precisamente la recomendación del fiscal general Jeff Sessions, la que Trump utilizó como excusa para despedir a Comey. Sessions le dijo a Trump que seguía el consejo del vicefiscal Rod Rosenstein, quien acusó al funcionario de deteriorar "la credibilidad y el prestigio" del FBI por su manejo de la investigación de los correos electrónicos de Hillary Clinton. El presidente escribió a Comey: "Concuerdo con el juicio del Departamento de Justicia de que usted ya no es capaz de liderar con efectividad la agencia".

publicidad

Durante la cena, el presidente volvió al tema del material lascivo del que yo le informé el 6 de enero y, como había hecho anteriormente, expresó su disgusto por las acusaciones y las negó rotundamente. Dijo que estaba considerando la posibilidad de pedirme que investigara el presunto incidente para demostrar que no había sucedido. Le contesté que debía pensarlo cuidadosamente porque podría crear una narrativa de que nosotros lo estábamos investigando a él personalmente, lo cual no sucedía, y porque era muy difícil demostrar lo negativo. Dijo que iba a pensar en ello y me pidió que lo pensara.

Como era mi costumbre para las conversaciones con el presidente Trump, escribí un memorándum detallado sobre la cena inmediatamente después y lo compartí con la alta directiva del FBI.


Reunión en la Oficina Oval el 14 de febrero

El 14 de febrero, fui a la Oficina Oval para una sesión informativa de contraterrorismo programada con el presidente. Él estaba sentado detrás del escritorio y un grupo de nosotros nos sentamos en un semicírculo de unas seis sillas frente a él del otro lado del escritorio. El vicepresidente, el subdirector de la CIA, el director del Centro Nacional de Contraterrorismo, el secretario de Seguridad Nacional, el fiscal general y yo estábamos en el semicírculo de sillas. Yo estaba directamente frente al presidente, sentado entre el subdirector de la CIA y el director del Centro Nacional de Contraterrorismo. Hubo otras pocas personas presentes en la sala, sentadas detrás de nosotros en sofás y sillas.

publicidad

El presidente señaló el final de la reunión agradeciendo al grupo y diciéndoles a todos que quería hablar solo conmigo. Me quedé en mi silla. Conforme los participantes comenzaron a salir de la Oficina Oval, el fiscal general se quedó junto a mi silla, pero el presidente le dio las gracias y dijo que quería hablar sólo conmigo. La última persona en salir fue Jared Kushner, quien también se quedó junto a mi silla e intercambió cumplidos conmigo. A continuación, el presidente lo dispensó, diciéndole que quería hablar conmigo.

Cuando la puerta junto al reloj de pie se cerró y quedamos solos, el presidente comenzó diciendo: "Quiero hablar de Mike Flynn". Flynn había renunciado el día anterior. El presidente comenzó diciendo que Flynn no había hecho nada malo al hablar con los rusos, pero que tuvo que dejarlo ir porque había engañado al vicepresidente. Agregó que tenía otras preocupaciones acerca de Flynn, que no las especificó. Sobre lo que implican las preguntas de Trump al director del FBI, el periodista Benjamin Wittes, investigador del Brookings Institution y amigo de Comey, escribió hoy 7 de junio: "Es difícil expresar a la gente que no está inmersa en la aplicación de la Ley federal cuan inapropiadas son estas consultas, particularmente cuando involucran una investigación en la que el presidente tiene intereses tan profundos y diversos. No, no son ilegales. El presidente, después de todo, tiene la autoridad constitucional para preguntar por cualquier información que quiera de sus subordinados en el poder ejecutivo. Pero claro, el presidente también tiene la autoridad de ofrecer el discurso del Estado de la Unión en latín y llenarlo de puras obscenidades dirigidas al Presidente de la Cámara. Para las personas que conocen las normas de la Ley federal, la conducta descrita aquí está más cerca de este lado del espectro de la conducta presidencial que de la línea normal".

publicidad

A continuación, el presidente hizo una larga serie de comentarios sobre el problema de las fugas de información clasificada, una preocupación que compartí y sigo compartiendo. Después de que él había hablado durante unos pocos minutos sobre las fugas, Reince Priebus se asomó por la puerta junto al reloj de pie y pude ver un grupo de gente esperando detrás de él. El presidente le señaló que cerrara la puerta, diciéndole que no se demoraría. La puerta se cerró. Al día siguiente de la reunión en la Oficina Oval, Trump se quejó en Twitter de las filtraciones y dirigió su culpa al FBI: "Infomación está siendo entregada de forma ilegal a los fracasados The New York Times y Washington Post por la comunidad de inteligencia (NSA & FBI?). Justo como Rusia. El escándalo real aquí es que información clasificada está siendo entregada ilegalmente como confites. ¡Muy anti estadounidense!"

El presidente regresó al tema de Mike Flynn, diciendo: "Es un buen tipo y ha pasado mucho". Repitió que Flynn no había hecho nada malo en sus llamadas con los rusos, pero que había engañado al vicepresidente. Entonces dijo: "Yo espero que usted pueda ver la manera de dejar pasar esto, de dejar pasar esto de Flynn. Él es un buen tipo. Espero que pueda dejar pasar esto". Solo le respondí que "él es un buen tipo". (De hecho, yo tenía una experiencia positiva en mi trato con Mike Flynn cuando él era mi colega como director de la Agencia de Inteligencia de Defensa al comienzo de mi mandato en el FBI). Yo no dije que "dejaría pasar esto".

publicidad

El presidente regresó brevemente al problema de las fugas. Entonces me levanté y salí por la puerta junto al reloj de pie, atravesando un gran grupo de personas que esperaban allí, incluido el señor Priebus y el vicepresidente. Ese mismo 15 de febrero Trump insistió en Twitter que el caso de Rusia y su campaña era un "sinsentido". "Es simplemente un intento de cubrir los muchos errores que cometió la campaña perdedora de Hillary Clinton. Los medios falsos se están volviendo locos con sus teorías de conspiración y su odio ciego".

Inmediatamente preparé un memorándum no restringido de la conversación acerca de Flynn y discutí la cuestión con la alta directiva del FBI. Yo había entendido que el presidente estaba pidiendo que abandonáramos cualquier investigación de Flynn en relación con las declaraciones falsas acerca de sus conversaciones con el embajador de Rusia en diciembre. No entendí que el presidente hablara sobre la investigación más amplia sobre Rusia o los posibles vínculos a su campaña. Yo podría estar equivocado, pero asumí que se estaba enfocando en lo que había ocurrido con la salida de Flynn y la controversia en torno a su relato de sus llamadas telefónicas. Sin embargo, era muy preocupante, dado el papel del FBI como un organismo independiente de investigación. El 11 de mayo, Lester Holt le preguntó a Trump si él o alguien más en la Casa Blanca pidió a Comey abandonar la investigación sobre Rusia. "No, nunca. ¿Por qué habríamos de hacer eso? De hecho, yo quiero que la investigación se acelere", respondió el presidente.

publicidad

El equipo de la directiva del FBI coincidió conmigo en que era importante no infectar el equipo de investigación con la solicitud del presidente, la cual no teníamos intención de respetar. También llegamos a la conclusión de que, habida cuenta de que se trató de una conversación individual, no había nada disponible para corroborar mi relato. Llegamos a la conclusión de que no tenía mucho sentido informar de ello al fiscal general Sessions, quien esperábamos que probablemente se desvincularía de las investigaciones relacionadas con Rusia. (Lo hizo dos semanas más tarde). El papel del fiscal general adjunto luego fue ocupado en calidad de interino por un fiscal de Estados Unidos, quien tampoco permanecería mucho en el cargo. ABC News reveló este martes 6 de junio que Sessions ofreció su renuncia hace varias semanas, luego de explicarle al presidente Donald Trump que necesitaba libertad para realizar su trabajo. El deterioro de la relación entre ambos, informó The Washington Post, comenzó el pasado mes de marzo cuando Sessions se negó a participar en la investigación sobre la interferencia de Rusia en las elecciones de 2016.

Tras debatir el asunto, decidimos mantenerlo estrictamente confidencial, y resolveríamos qué hacer con eso conforme avanzaba nuestra investigación. La investigación avanzó a toda velocidad, sin que ninguno de los miembros del equipo de investigación –o los abogados del Departamento de Justicia que los apoyaban– supiera de la solicitud del Presidente.

publicidad

Poco después, hablé con el fiscal general Sessions personalmente para transmitirle las preocupaciones del presidente acerca de las fugas. Aproveché la oportunidad para implorarle al fiscal general que evitara cualquier futura comunicación directa entre el presidente y yo. Le dije al fiscal general lo que había ocurrido –el hecho de que a él se le hubiera pedido salir mientras que el director del FBI, quien se subordina al fiscal general, permanecía detrás– era inapropiado y nunca debía ocurrir. Él no respondió. Por las razones expuestas anteriormente, no mencioné que el presidente abordó la potencial investigación del FBI sobre el General Flynn.



Llamada telefónica del 30 de marzo

En la mañana del 30 de marzo, el presidente me llamó al FBI. Describió la investigación sobre Rusia como una "nube" que menoscababa su capacidad para actuar en nombre del país. Dijo que no tenía nada que ver con Rusia, que no había estado involucrado con prostitutas en Rusia, y que siempre había asumido que estaba siendo grabado cuando se encontraba en Rusia. Me preguntó qué podríamos hacer para "levantar la nube". Le respondí que estábamos investigando el asunto tan rápidamente como podíamos, y que sería de gran beneficio, si no encontrábamos nada, el haber hecho bien nuestro trabajo. Él estuvo de acuerdo, pero luego volvió a hacer hincapié en los problemas que esto le estaba causando. Para este momento, el presidente Trump ya había soltado en público su frustración con el FBI que dirigía Comey, no solo por la investigación de su campaña, sino porque responsabilizaba a la institución por las filtraciones del caso a la prensa. "El FBI es totalmente incapaz de detener a los filtradores en la seguridad nacional que han permeado nuestro gobierno por mucho tiempo. Ni siquiera pueden encontrar a los filtradores dentro del propio FBI. Información clasificada que puede tener un efecto devastador en EEUU está siendo entregada a los medios. Averigüen ya", escribió Trump.

publicidad

A continuación, el presidente preguntó por qué había habido una audiencia parlamentaria sobre Rusia la semana anterior, en la que yo, como ordenó el Departamento de Justicia, había confirmado la investigación sobre la posible coordinación entre Rusia y la campaña de Trump. Le expliqué las demandas de las directivas de ambos partidos en el Congreso para obtener más información, y que el senador Grassley incluso había demorado la confirmación del fiscal general adjunto hasta que le informamos en detalle sobre la investigación. Le expliqué que habíamos informado a los líderes del Congreso sobre exactamente qué individuos estábamos investigando y que les habíamos dicho a esos líderes del Congreso que no estábamos investigando personalmente al presidente Trump. Le recordé que anteriormente yo le había dicho eso. Él me dijo en repetidas ocasiones: "Tenemos que publicar ese hecho". (Yo no le dije al presidente que el FBI y el Departamento de Justicia habían estado renuentes a hacer declaraciones públicas de que no teníamos un caso abierto sobre el presidente Trump, por varias razones, la más importante porque se crearía una obligación de corregir, en caso de que esa situación hubiera cambiado).

El presidente llegó a decir que si había algunos "satélites" asociados suyos que hubieran hecho algo incorrecto, sería bueno saberlo, pero que él no había hecho nada malo y que esperaba que yo encontrara una manera para hacer público el hecho de que no lo estábamos investigando a él. En los mismos días Trump rechazaba en público la investigación sobre la posible relación de Rusia y su campaña. "Mike Flynn debería pedir inmunidad porque esto es una cacería de brujas de proporciones históricas (excusa por la enorme pérdida de las elecciones) de los medios y los demócratas", escribió Trump dos días después de la llamada a Comey.

publicidad

En un cambio abrupto, giró la conversación al director adjunto del FBI Andrew McCabe, diciendo que él no había sacado "el asunto de McCabe" porque yo había dicho que McCabe era honesto, aunque McAuliffe era cercano a los Clintons y le había dado (creo que quiso decir la esposa del director adjunto McCabe) dinero de la campaña. Aunque no entendí por qué el presidente estaba tocando este tema, le repetí que el señor McCabe era una persona honrada. En mayo, el director interino del FBI, Andrew McCabe, aseguró al Comité de Inteligencia del Senado que no es correcto decir que su predecesor, James Comey, había perdido el apoyo de la agencia que dirigía, como aseguró la Casa Blanca al justificar su despido. McCabe está siendo investigado por el Departamento de Justicia por el manejo de la investigación de los correos electrónicos de Hillary Clinton, después de que el Wall Street Journal revelase que un comité cercano a los Clinton donó $500,000 a la campaña de su esposa Jill McCabe para el senado estatal de Virginia (elección que perdió).

Finalizó haciendo hincapié en "la nube" que estaba interfiriendo con su capacidad para hacer acuerdos para el país y dijo que esperaba que yo pudiera encontrar una forma para dar a conocer que él no estaba siendo investigado. Le dije que vería qué podíamos hacer y que haríamos nuestro trabajo de investigación bien y tan rápidamente como pudiéramos.

publicidad

Inmediatamente después de esa conversación, llamé al fiscal general adjunto interino Dana Boente (el fiscal general Sessions se había abstenido de participar en todas las cuestiones relacionadas con Rusia), para informar sobre la sustancia de la llamada con el presidente, y me dijo que esperara su orientación. No escuché nuevamente de él antes de que el presidente me llamara de nuevo, dos semanas más tarde.



Llamada telefónica del 11 de abril

En la mañana del 11 de abril, el presidente me llamó y me preguntó qué había hecho sobre su petición de "dar a conocer" que él personalmente no estaba bajo investigación. Le respondí que había pasado su solicitud al fiscal general adjunto interino, pero que no había sabido nada de él. Él respondió que "la nube" estaba dificultando su capacidad para hacer su trabajo. Dijo que quizás tendría que pedirle a su gente que contactara al fiscal general adjunto interino. Le dije que ésa era la manera en que su petición debía manejarse. Le dije que el consejero de la Casa Blanca debía ponerse en contacto con la directiva del Departamento de Justicia para hacer la petición, lo cual era el canal tradicional. Quizá la frustración de que no se informase que él no era investigado, fue lo que llevó a Trump a incluir este párrafo en la nota con la que despidió a Comey el 9 de mayo: "Aprecio mucho que me haya informado, en tres ocasiones distintas, que yo no estoy bajo investigación". El 11 de mayo, consultado por Lester Holt sobre el despido de Comey y la investigación de los lazos entre su campaña y Rusia, Trump dijo: "Yo quiero que esa cosa (la investigación) se haga de forma apropiada (...) Él (Comey) no es el hombre indicado (...) Lo que quiero simplemente es un gran director del FBI". Un día después, Trump le lanzó un dardo en Twitter a Comey: "¡A James Comey más le vale que no hayan "grabaciones" de nuestras conversaciones antes de que comience a filtrar a la prensa!"

publicidad

Comey reconoció este jueves ante el Congreso que tras la amenaza de Trump sobre las grabaciones él decidió revelar a la prensa –a través de su amigo Daniel Richman, profesor de la Universidad de Columbia– detalles de sus conversaciones privadas con el presidente. Pensó que al hacerlo podría lograr que se nombrara a un fiscal especial para investigar al presidente. "El presidente tuiteó el viernes, después de mi despido, que mejor esperase que no hubiesen grabaciones. Desperté en medio de la noche el lunes porque no se me ocurrió originalmente, que podría haber corroboración para nuestra conversación. Podría haber una grabación. En ese momento pensé: necesito hacer esto público. Le pedi a un amigo que compartiera el contenido del memorandum con un reportero", dijo Comey en una de las revelaciones más extraordinarias de la jornada.

Él dijo que haría eso, y agregó, "porque he sido muy leal contigo, muy leal; tuvimos eso que tú sabes". No le respondí ni le pregunté qué entendía por "eso". Solo le dije que la forma de manejarlo era que el consejero de la Casa Blanca llamara al fiscal general adjunto interino. Me dijo que eso haría y finalizó la llamada.

Esa fue la última vez que hablé con el presidente Trump. James Comey testificará este jueves 8 de junio ante el Comité de Inteligencia del Senado para detallar sus interacciones como director del FBI con el presidente Donald Trump. La sesión abierta inicia a las 10 a.m. (hora del Este), seguida de una audiencia privada a eso de la 1 p.m.

publicidad


Los 10 momentos que llevaron a la abrupta salida de James Comey del FBI
publicidad