null: nullpx
Rusiagate

Barr dice que en “10 ocasiones” Trump pudo haber obstruido la justicia pero sin “intención corrupta”

Horas antes de que se conozca el reporte parcialmente bloqueado del fiscal especial Robert Mueller sobre la injerencia rusa en las elecciones, el fiscal general William Barr detalló algunos puntos del informe en una rueda de prensa en la que funció como defensor del presidente de una manera que los demócratas consideran “indebida”.
18 Abr 2019 – 9:13 AM EDT

Este jueves, el fiscal general William Barr dio una rueda de prensa unas horas antes a la presentación del informe con información parcialmente bloqueada del trabajo del fiscal especial Robert Mueller, quien investigó la injerencia de Rusia en las elecciones de 2016, la posible coordinación con la campaña de Donald Trump, y posible obstrucción a la justicia por parte del mandatario.

"El fiscal especial no encontró evidencias de colusión del presidente ni de ningún miembro de la campaña con los rusos" para afectar la elección, indicó Barr al inicio de su intervención. Rusia "no contó con la cooperación del presidente ni de la campaña de Trump", añadió asegurando que el que ningún estadounidense haya participado en esas operaciones deberían resultar un alivio para todos los ciudadanos.

En el caso de obstrucción a la justicia por parte del presidente, otro de los puntos de la investigación de Mueller, Barr dijo que el fiscal especial investigó "10 episodios" de posible intento de interferir con la investigación que involucran a Trump.

"El reporte del fiscal especial pasó a considerar si ciertas acciones del presidente podrían constituir una obstrucción de la investigación del fiscal especial. Como señalé en mi carta del 24 de marzo, el fiscal especial no emitió un juicio tradicional sobre esta alegación", dijo Barr en referencia al resumen de cuatro páginas que él presentó al Congreso con sus conclusiones sobre el reporte.


Tras decir esto, Barr hizo una intervención que reavivó el temor de los demócratas que señalan que los comportamientos del fiscal general parecen abocados a proteger a Trump de datos dañinos en el reporte.

Barr pidió al público tener en cuenta que las posibles obstrucciones a la justicia por parte de Trump fueron cuando el presidente "enfrentaba una situación sin precedentes" porque los medios especularon sobre la culpabilidad de él.

Explicó que Trump "estaba frustrado y enojado" porque creía que la investigación "estaba minando su presidencia impulsada por sus oponentes políticos y alimentada por filtraciones ilegales".

Tales comentarios, que muchos ven más acordes a los de un abogado defensor que a los de un fiscal general, provocaron reacciones inmediatas del arco demócrata.

El presidente del Comité Judicial de la Cámara Baja, el demócrata Jerry Nadler, envió ya una carta a Robert Mueller para solicitarle que declare en el Congreso.


El líder de la minoría del Senado, el demócrata Chuck Schumer, dijo que el manejo que Barr hace del reporte de Mueller "es partidario" y que la conferencia de hoy es "un plan indefendible para divulgar el informe horas antes de que el público o el Congreso lo vean". En la misma línea, Nancy Pelosi, la presidenta de la Cámara Baja, dijo que el comportamiento partidista de "ha disparado una crisis de independencia (de poderes) y de impacialidad".

Barr dice que Mueller confirmó lo hallado anteriormente por la comunidad de inteligencia: que "el gobierno ruso patrocinó los esfuerzos" para influir en las elecciones presidenciales de 2016.

Barr añadió que Mueller "no encontró que ninguna persona asociada que participara ilegalmente en la diseminación de materiales pirateados, como los correos electrónicos de DNC", en referencia al hackeo masivo a los demócratas en plena campaña presidencial publicado por Wikileaks.

El fiscal general se presentó acompañado por el vicefiscal general Rod Rosenstein, quien era el supervisor del fiscal especial Robert Mueller. Barr dijo que el Departamento de Justicia entregará oficialmente a las comisiones judiciales del Congreso el informe en formato de discos compactos. Poco después quedará publicado en el sitio web de la fiscalía especial.

El reporte de 400 páginas no será conocido en su totalidad porque los expertos del Departamento de Justicia han estado editándolo para ocultar información que no deba ser del conocimiento público.

Para tal edición, Barr dijo que se han tenido en cuenta estos cuatro criterios:


El que Barr hiciera esta conferencia de prensa antes de que los congresistas o el público tenga acceso al trabajo de Mueller ha generado suspicacias entre los demócratas, quienes aseguran que el fiscal general intenta influir la opinión pública dando una versión favorable al presidente que no podrá ser contrastada porque no se tendrá el material disponible.

Hasta ahora Barr había dicho que la fiscalía especial no había conseguido evidencias de coordinación entre Rusia y la campaña republicana pero que en el caso de obstrucción a la justicia, ni exoneraba ni acusaba al presidente. El seguir investigando esa posible obstrucción, finalmente es una decisión de Barr, quien ya anticipó que no lo hará.

Sin embargo, el presidente y los republicanos han asegurado que el mandatario resultó "completamente exonerado" por Mueller, justamente lo opuesto a lo dicho por el mismo Barr que dijo que Mueller "no exoneró" al presidente.

Reportes de medios indican que Barr ha informado a la Casa Blanca sobre el contenido del trabajo de la fiscalía especial, algo que los críticos del presidente consideran una ventaja indebida porque servirá para dar forma a la respuesta que se espera que den a lo que revele el informe.

Los rostros del ‘Rusiagate’, la investigación que incomodó al presidente Trump (fotos)

Loading
Cargando galería

Más contenido de tu interés