null: nullpx
Periodismo

México sigue siendo el país sin guerra más peligroso para la prensa

De acuerdo con un informe de Reporteros Sin Fronteras, México continúa siendo el país más letal en América Latina para el gremio periodístico y a nivel mundial solo se encuentra por debajo de dos países en conflicto: Siria y Afganistán.
19 Dic 2016 – 6:13 PM EST

Con 10 periodistas asesinados en lo que va del año, México siguió siendo el país más peligroso para ejercer el periodismo entre las naciones que no están en guerra, al sufrir la violencia de los cárteles del narcotráfico, de la policía y de las autoridades que son "en extremo corruptas".

De acuerdo con el último informe anual de Reporteros Sin Fronteras (RSF), México continúa siendo el país más letal en América Latina para el gremio periodístico y a nivel mundial solo se encuentra por debajo de dos países en conflicto: Siria, que registró 19 asesinatos y Afganistán, con 10.

Pese a que el informe detalla que son 9 los comunicadores asesinados en México, Emmanuel Colombié, director regional de Reporteros Sin Fronteras en América Latina, detalló a Univision Noticias que con la muerte del periodista Jesús Adrián Rodríguez en el norteño estado de Chihuahua el 10 de diciembre, la cifra igualó a la de Afganistán.

Colombié señaló también que aunque tienen más casos de periodistas asesinados en México, no fue posible conseguir información suficiente para vincular su asesinato al trabajo periodístico.

El poder del narcotráfico contra periodistas

Una de las causas de la violencia registrada, es debido a la presencia del crimen organizado, en especial del cártel de Los Zetas, que opera en los estados del noreste y del Golfo de México y es donde se registró el mayor número de asesinatos de periodistas, detalla el informe.

De acuerdo con Colombié, el trabajo de los periodistas mexicanos fuera de las grandes ciudades que cubren sucesos locales de alto riesgo como seguridad y narcotráfico con los que más corren peligro.

Tanto Los Zetas como otros grupos delictivos, realizan acciones como secuestros y asesinatos para impedir que los periodistas interfieran en sus asuntos, mientras “las autoridades policiales y judiciales cierran los ojos”, detalla el informe.

“En México hay una mezcla de muchos factores como la corrupción de alto nivel, que está mezclada con los intereses de algunos cárteles del narcotráfico que tienen intereses locales. Es muy difícil destacar una tendencia en el país porque cada estado tiene sus niveles de corrupción e influencia de diferentes grupos criminales. Sin embargo esto crea un ambiente de trabajo catastrófico para los periodistas”, detalló Colombié en entrevista con Univision Noticias.


Del total de 74 periodistas que fueron asesinados en el mundo mientras realizaban su trabajo, solo cinco son mujeres, una de ellas es la mexicana Anabel Flores, una reportera de 32 años de edad que trabajaba para el diario El Sol de Orizaba y donde escribía sobre el crimen organizado.

Fue secuestrada el 8 de febrero y un día después, su cuerpo sin vida fue encontrado a orillas de una carretera de Puebla, en el estado vecino a Veracruz, donde trabajaba. El cuerpo de Flores se encontraba semidesnudo, con los pies y las manos atados, y tenía la cabeza cubierta con una bolsa de plástico.

Corrupción e impunidad, el principal cómplice

El documento también señala que los elementos de la policía son los principales agresores de los periodistas en México, como sucedió con Pedro Tamayo Rosas, de 43 años de edad, quien fue asesinado en la puerta de su casa frente a su esposa y sus dos hijos, el pasado 20 de julio, en Veracruz. Trabajaba para los diarios Al Calor Político y El Piñero de la Cuenca.

Tamayo se encontraba bajo la protección del Estado porque había recibido amenazas de muerte, sin embargo, según su familia, los dos asesinos escaparon mientras la policía, que se encontraba a diez metros de la escena del crimen, no hizo nada para detenerlos.

Hasta la fecha ninguno de los casos reportados por Reporteros Sin Fronteras en México ha sido solucionado, ni se han encontrado a los responsables.

“En México la impunidad, es lo que está al inicio del circulo vicioso. Es un mensaje muy negativo enviado al gremio porque significa que la vida de los reporteros no tiene importancia. Es lo que crea este ambiente de miedo porque los periodistas no pueden confiar en las autoridades públicas, por eso se autocensuran”, dijo Colombié.

El director regional de Reporteros Sin Fronteras en América Latina señaló que se debe insistir en la importancia de mecanismos de protección locales, como un observatorio de la violencia independiente de los políticos y de las autoridades mexicanas.

Publicidad