null: nullpx
Pena de muerte

Presidente de Turquía plantea recuperar pena de muerte contra miles de arrestados tras golpe fallido

La Unión Europea, Estados Unidos y la ONU han reaccionado en oposición a esta medida. Alemania advirtió que si Erdogan la aprueba las negociaciones para la entrada de este país en la Unión Europea terminarían.
18 Jul 2016 – 6:36 PM EDT

El presidente de Turquía, Recep Tayyip Erdogan, aseguró este lunes que está dispuesto a aceptar que el Parlamento restablezca la pena de muerte -abolida en 2004- para castigar a los miles de arrestados tras el golpe de Estado fallido del fin de semana que dejó 232 muertos.

“Hay un claro crimen de traición y esta petición no puede ser rechazada por el gobierno”, aseguró el mandatario en una entrevista con CNN.

Erdogan explicó que aunque será necesaria una decisión parlamentaria para pasar a la acción en forma de una medida constitucional, si los líderes políticos aceptan discutirlo, como presidente, "aprobará cualquier decisión que salga del Parlamento".

Esta discusión sucede ante la exigencia de los manifestantes que salieron a las calles durante el intento de golpe en apoyo al Gobierno de que los líderes del levantamiento militar sean ejecutados.

"Turquía es un Estado de derecho. La gente lo pidió a gritos (la pena de muerte) en las calles. Hacemos política para realizar las peticiones de la gente", dijo al respecto el primer ministro, Binali Yildirim, de acuerdo a la agencia EFE.

“‘¿Por qué tengo que resguardarlos y alimentarlos en prisiones por años?’, eso es lo que la gente dice”, aseguró Erdogan cuando habló de esta petición de sus seguidores.

La Unión Europea, Estados Unidos y la ONU se han manifestado en contra de esta posibilidad y han advertido a Turquía de las consecuencias que podría tener no respetar los derechos humanos en respuesta a lo ocurrido.

La pena capital fue abolida en Turquía en 2004, lo que permitió la apertura de negociaciones al año siguiente para acceder a la Unión Europea (UE), aunque las conversaciones han avanzado poco desde entonces.

Alemania alertó de que las negociaciones para la entrada del país al bloque europeo terminarían si Ankara decide reactivar este tipo de castigo. “La UE es una comunidad de valores, por lo tanto la institución de la pena de muerte solo puede significar que un país así no puede ser miembro", indicó Steffen Seibert, portavoz de la canciller, Angela Merkel.

Tras el caos generado en el país durante el fallido golpe de Estado liderado por una facción del Ejército, un total de 7,543 personas han sido detenidas desde el viernes, incluyendo unos 6,000 integrantes del personal militar. Además, casi 9,000 empleados vinculados al ministerio fueron despedidos, entre ellos 30 gobernadores, 52 inspectores del servicio civil y 16 asesores legales.

La canciller alemana también se pronunció al respecto de estos casos: "La reciente ola de arrestos y destituciones en Turquía son un asunto de preocupación grave".


Lea también:

Publicidad