Obamacare

Gobierno lanza nueva ofensiva contra Obamacare: permitirá a las aseguradoras ofrecer planes de salud a corto plazo

Durarían un máximo de doce meses y son más baratos, pero su cobertura es muy básica y sería posible rechazar a personas con condiciones preexistentes. Expertos temen que la medida dispare aún más las primas de los seguros médicos del Affordable Care Act.

El gobierno de Donald Trump presentó una nueva propuesta que busca permitir a las aseguradoras volver a vender planes de seguro a corto plazo, que ofrecen cobertura por un máximo de 12 meses y suelen ser un poco más limitados.

"Queremos abrir alternativas asequibles a las políticas inabordables de la Ley de Cuidado de Salud (ACA). Este es un paso en la dirección correcta para brindar a los estadounidenses opciones de seguro de salud que sean más asequibles y más adecuadas a las circunstancias individuales y familiares", dijo el Secretario de Salud y Servicios Humanos, Alex Azar.

El argumento para retomar este tipo de planes de salud se sustenta en la idea de que estos podrían ser menos costosos y contar con una red de proveedores más amplia que los planes del Affordable Care Act, sobre todo en las áreas rurales.

Pero la mayoría de estas pólizas a corto plazo requiere que el solicitante responda a preguntas médicas y que llene un cuestionario que debe ser aprobado por la aseguradora, que tendría la potestad para rechazar a personas con condiciones preexistentes como diabetes o hipertensión, algo que prohibe Obamacare.

Justamente por eso, la nueva norma que propone la Administración advierte que aquellos individuos que cambien su cobertura del ACA a estos nuevos planes podrían ver "una reducción en el acceso a algunos servicios" y "mayores costos de bolsillo, lo que posiblemente genere dificultades financieras".

La directiva sigue una orden ejecutiva emitida en octubre para revertir las restricciones establecidas durante la administración Obama que limitaron estos planes a tres meses. La nueva norma llega después de que el Congreso incluyera dentro de la reforma fiscal una cláusula que pone fin al controversial Mandato Individual, que imponía una multa a aquellas personas que no tuvieran cobertura de salud con ciertas características.

Un alza en las primas

Los críticos dicen que las regulaciones propuestas y la eliminación del mandato individual, podrían alterar aún más el mercado del Obamacare.

Seema Verma, quien dirige los Centros de Servicios de Medicare y Medicaid (CMS), la entidad que supervisa los mercados de Obamacare, explicó a los reporteros el mismo martes que los funcionarios federales creen que entre 100,000 y 200,000 personas sanas que ahora compran seguros a través del Affordable Care Act cambiarían a planes a corto plazo, y también otros que ahora no tienen seguro médico.

Se espera que la nueva regla atraiga a personas más jóvenes y sanas al permitir una variedad de opciones de menor costo que no incluyen todos los beneficios requeridos por la ley federal. La mayoría de la cobertura de corto plazo excluye atención de maternidad, cuidado preventivo, servicios de salud mental o tratamientos por adicciones.

"Para mí es profundamente preocupante, considerando la tragedia en Florida y la crisis nacional de opioides, que la administración fomente la venta de planes que no tienen la obligación de cubrir la salud mental y el abuso de sustancias", declaró Kevin Lucia, profesor de investigación y director de proyecto del Health Policy Institute de la de la Universidad de Georgetown.

Lucia y otros expertos pronostican que, con el tiempo, aquellos que permanecerán en los planes del ACA serán quienes califiquen para subsidios para pagar las primas, y los enfermos, que no pueden obtener una alternativa como un plan a corto plazo. Esto, a su vez, aumentaría aún más las primas de los planes de salud de Obamacare.

"Si los consumidores creen que hoy las primas del Obamacare son altas, esperen a que las personas ingresen a estos planes de salud a corto plazo", dijo el consultor de la industria Robert Laszewski. "La administración Trump reducirá sustancialmente las tarifas para las personas sanas, pero pobres de aquellos que sufren alguna afección y que deban regresar a Obamacare".

Si entre 100,000 y 200,000 personas abandonan el mercado de seguros de Obamacare en 2019, esto causaría que "las primas promedio mensuales del mercado individual aumenten", tal y como se lee en la nueva propuesta. Eso, a su vez, provocaría un incremento de los subsidios para los titulares de pólizas elegibles en el mercado de ACA, lo que le costaría al gobierno de 96 a 168 millones de dólares.

Más opciones, menos beneficios

Los que están a favor de estos planes aseguran que las reglas son necesarias porque los planes de ACA ya se han vuelto demasiado costosos para las personas que no reciben un subsidio del gobierno. "El sistema actual está fallando demasiado", exclamó Verma.

Y, muchos partidarios no creen que el cambio sea tan significativo como los escépticos temen. "Simplemente vuelven las reglas del plan de corto plazo que existían antes de que Obama limitara esos planes", opinó el abogado Christopher Condeluci, quien se desempeñó como asesor fiscal del Comité de Finanzas del Senado. "Si bien estos planes pueden no ser la mejor respuesta, la gente necesita una opción,y esta nueva propuesta la brinda para cierta parte de la población".

El período abierto para comentarios sobre esta regla se extiende por 60 días. Uno de los aspectos a debatir es si los planes de corto plazo deberían durar más de un año. Verma dijo que los CMS esperan tener las reglas finales "lo más rápido posible", para que las aseguradoras puedan comenzar a ofrecerlos.


Los planes a corto plazo fueron diseñados como una cobertura temporal, por ejemplo para una persona que se encuentra entre trabajos. Brindan cierta protección, generalmente pagando un porcentaje de las facturas del hospital y del médico una vez que el titular de la póliza cumple con un deducible.

Los planes son atractivos para los consumidores porque son más baratos que los del Obamacare, aunque no cubren muchas cosas, por ejemplo, los medicamentos recetados. A las aseguradoras les gustan porque sus márgenes de ganancia son relativamente altos y no están sujetos al requisito de ACA que los obliga a gastar al menos el 80% de los pagos por primas que reciben en atención médica para los miembros del plan.

La extensión de los planes de corto plazo a un año completo podría ser un beneficio para los consumidores porque deben aprobar el cuestionario de salud únicamente una vez. Sin embargo, si un consumidor desarrolla una condición de salud durante el plazo del contrato, probablemente sea rechazado al intentar renovar el seguro.

Esta historia fue producida por Kaiser Health News, un programa editorialmente independiente de la Kaiser Family Foundation.