null: nullpx
Emma Coronel

Cómo espió EEUU a Emma Coronel: desde la boda con 'El Chapo' a su arresto en Virginia

Antes de su arresto en el Aeropuerto Internacional Dulles, el gobierno de EEUU dejó varios indicios de que la estaba siguiendo de cerca. La prensa documenta que la espiaron por primera vez en 2011, cuando cruzó la frontera para dar a luz a sus hijas gemelas en California.
24 Feb 2021 – 03:48 PM EST
Comparte
Cargando Video...

“Su nueva esposa, de 18 años de edad, se llama Emma Coronel Aispuro”. Esta frase en la crónica de la periodista Patricia Dávila dio a conocer en 2007 a la bella joven que se había convertido en la tercera cónyuge de Joaquín ‘El Chapo’ Guzmán, considerado en esos días el narcotraficante más buscado del mundo. Desde ese momento esta mujer nacida en California en 1989 no volvió a ser la misma.

Esa polémica boda en la sierra de Durango, su parto en un hospital de Los Ángeles, la línea de ropa que jamás abrió y los lujos que exhibía sin pudor en sus redes sociales: la vida de Emma Coronel ha sido un especie de reality show que ha observado detenidamente el gobierno de EEUU.

Aunque subrayó en varias entrevistas con la prensa que no estaba involucrada en los negocios ilícitos de su marido, el Departamento de Justicia (DOJ) le formuló un cargo de narcotráfico internacional por el cual podría pasar el resto de su vida en prisión. La arrestaron el lunes en el Aeropuerto Internacional Dulles, en Virginia, y al día siguiente una jueza federal ordenó que siga detenida sin derecho a fianza en espera de un posible juicio.

Una copia del pasaporte estadounidense de Coronel y varias conversaciones privadas que sostuvo con su esposo, son parte del alud de evidencias que los fiscales presentaron a principios de 2019 en una corte federal de Nueva York para hundir legalmente a su marido, el exlíder del Cartel de Sinaloa.

Antes de que comenzara el juicio a Guzmán en Brooklyn, las autoridades revelaron que también analizaban todo lo que Emma Coronel publicaba en internet y lo catalogaron como una prueba fehaciente de la fortuna que su marido había amasado a lo largo de su carrera criminal.

"Los hijos del acusado (Guzmán) continúan a cargo de su vasto imperio de narcotráfico", advirtió la Fiscalía en una carta enviada en octubre de 2018 al juez Brian Cogan, quien un año más tarde sentenció a ‘El Chapo’ a cadena perpetua. "Ambos y la esposa del acusado, Emma Coronel, están habitualmente en las redes sociales haciendo alarde de sus enormes recursos financieros", agregó la dependencia.

Incluso el diario The New York Post publicó en abril de 2019 que el gobierno de EEUU la estaba investigando “por su rol en el escape de ‘El Chapo’” de una prisión mexicana en 2015.

Pero aun sabiendo que el Buró Federal de Investigaciones (FBI) la tenía en el radar, Emma Coronel siguió publicando fotos en su cuenta verificada de Instagram. La imagen más reciente, en la cual posa con un vestido de novia, fue posteada antes de Navidad. En la primera se le ve esquiando y la subió en enero de 2020, seis meses después de que el juez Cogan emitiera una dura sentencia contra su marido.

"No he cometido ningún delito"

“Miedo de estar en la cárcel, no, porque yo no he cometido ningún delito. Yo ya estaría presa aquí (en EEUU) o allá (en México) si tuvieran pruebas”, le dijo Coronel al periodista Jesús Esquivel a finales de enero de 2019, según recoge el libro "El juicio. Crónica de la caída del Chapo".

“¿Miedo a que de repente podrían detenerme, que me podrían golpear para que les diga lo que ellos quieren? Pues así le pasó a mi familia. Mi hermano fue torturado (…) unos meses antes de que fuera detenido Joaquín. Querían que a fuerza les dijera dónde estaba”, relató ella.

Mientras viajaba libremente por EEUU sucedió lo que ya se esperaba: policías la detuvieron en el Aeropuerto Internacional Dulles. Ocurrió el lunes pasado, cuatro días después de que se introdujo una denuncia criminal en una corte del Distrito de Columbia.

Ha generado especulaciones de por qué ella estaba o venía llegando precisamente a la región donde se interpuso la acusación, un lugar en el que “no tiene lazos”, como lo aseguró el martes el fiscal Anthony Nardozzi al pedir en una corte de Washington DC que se le negara el derecho a salir libre pagando una fianza.

“Han sido días muy duros para Emma. No sabemos suficiente sobre el caso como para darle claridad al público. La hemos conocido por años, la amamos y haremos todo lo posible por sacarla de este lío. Ella es parte de nuestra familia”, expresó el martes su abogado Jeffrey Lichtman en un comunicado.

“Está en prisión en Alexandria. Está tan bien como podría esperarse, no es un lugar alegre”, agregó Lichtman, quien también defendió legalmente a 'El Chapo' Guzmán.

Cargando Video...
Fiscalía de México investiga a Emma Coronel desde 2017 por lavado de dinero

Espiada desde su parto

La primera vez que se supo que Emma Coronel estaba siendo espiada por el gobierno de EEUU fue en 2011, cuatro años después de contraer nupcias en una comunidad serrana en el corazón del llamado Triángulo Dorado. Ella cruzó por una garita fronteriza de Calexico, en California, para dar a luz a sus hijas gemelas en el hospital Antelope Valley de Lancaster, en el norte del condado de Los Ángeles.

El periódico Los Angeles Times desveló un detalle en el acta de nacimiento de las niñas: quedó en blanco el espacio para “nombre del padre”. No fue suficiente para ocultar su lazo sanguíneo con ‘El Chapo’.

Fue aún más evidente el interés que el FBI tenía en Coronel Aispuro cuando, en la recta final del juicio a Guzmán hace dos años, un oficial federal fue describiendo el contenido de varios mensajes privados que habían interceptado. Los allegados y hasta las amantes de Guzmán habían recibido teléfonos Blackberrys que tenían un sistema que encriptaba los textos. Fue útil hasta que EEUU le dobló la mano al técnico colombiano que se encargó de hacerle los ajustes a los celulares.

Su tercera esposa recibió un aparato identificado como el usuario ‘CharlyBlack11’ y que cada vez que se comunicaba con ‘El Chapo’ aparecían estos nombres: ReYniTaa CoRoneL/=) y Las reYnaAs({}).


Durante varios minutos, el agente del FBI leyó en la corte las conversaciones entre Guzmán y su esposa.

“Cuando miren algún carro sospechoso avísame de inmediato para mandar checarlos”, le pidió una vez el capo, quien desconfiaba de los Blackberrys aunque por estos pagó un millón de dólares. “Borra cada vez que terminemos de chatiar (sic)”, le indicó en otro texto.

Eric S. McGuire, el oficial del FBI que redactó la queja criminal que pesa contra Coronel Aispuro, señala en la misma que como parte de esta investigación ha interrogado a más de 100 miembros y asociados del Cartel de Sinaloa, incluido un exoperador de alto nivel que aparentemente es Dámaso López Núñez, alias ‘El Licenciado’ y quien era la mano derecha de Guzmán.

López Núñez aceptó cooperar con la Fiscalía a cambio de recibir una condena menos dura. Lo logró: por echar de cabeza a su compadre un juez ordenó que sea liberado en 2032. Lo habían sentenciado a cadena perpetua hace tres años.

McGuire señaló que para recaudar evidencia contra la esposa de ‘El Chapo’ también ha revisado “miles de comunicaciones electrónicas y por teléfono interceptadas en relación con las actividades de tráfico de drogas del Cartel de Sinaloa”.

“Coronel conoce y entiende que el Cartel de Sinaloa es el cartel más prolífico de México”, sentencia el agente del FBI.

En una entrevista en 2016 con el periodista Gerardo Reyes, de Univision Investiga, ella afirmó que su marido es un agricultor y no es millonario. Pero jamás ha justificado el origen del dinero con el que compra ropa de diseñador y con el cual intentó abrir una línea de ropa inspirada en la imagen de su esposo, no la de "campesino", sino la de capo de la droga.

Su abogada Mariel Colón dijo a este medio hace unos meses que la apertura de la empresa denominada El Chapo Guzman: JGC LLC se detuvo debido a la pandemia. No está claro si el proyecto sigue en pie.

Loading
Cargando galería
Comparte

TELEVISIÓN DE PRIMERA SIN LÍMITES, GRATIS Y EN ESPAÑOL

Más contenido de tu interés