null: nullpx
Muertes

Hallan momificada a una mujer que murió hace 8 años en su casa (y ni sus hijas denunciaron la desaparición)

Un misterioso correo llegado de otro país pedía ayuda a la policía para descubrir dónde se encontraba su hermana a la que no veían desde hace años. Tras una breve investigación, se descubrió que una persona con ese nombre había dejado de pagar deudas y recibos, lo que alertó a las autoridades.
16 Oct 2018 – 2:28 PM EDT

Nadie entiende cómo ha podido pasar, pero ha pasado: ni los vecinos, ni las autoridades, ni la policía entienden que una mujer pudo morir hace ocho años en su casa y nadie se haya dado cuenta antes. Y no fue por falta de pruebas.

Porque el buzón de su casa continuamente estaba lleno de correos, la luz no se pagaba, debía una gran cantidad de dinero en la asociación del condominio y su auto seguía aparcado acumulando polvo en su puesto de garaje. Eso sí, el pago del alquiler se realizaba directamente desde el banco, por lo que no fue desalojada.

Y, pese a todo, la mujer falleció en 2010 sin que nadie la haya echado de menos, ni siquiera sus dos hijas.

La voz de alarma llegó a finales de septiembre. Un correo electrónico escrito desde Ucrania a la policía del País Vasco, en España, donde ocurrieron los hechos, pedía ayuda para encontrar a su hermana, Nadejda B. T.

Un misterioso correo

En un español muy limitado, el email indicaba que hacía años que no tenía contacto con ella, pese a sus reiterados intentos, e indicaba que la última vez que supo de ella vivía en la ciudad de Vitoria.

Las autoridades lanzaron una investigación para descartar o dar validez a ese mensaje. Al cotejar las bases de datos descubrieron que una mujer del mismo nombre aparecía en los registros. Pero según la información que descubrieron, se le había cortado la luz y el agua porque no había pagado por esos servicios. También había otros reclamos de impuestos y deudas a las que nunca hizo frente. Y por si fuera poco, descubrieron que los vecinos de su edificio habían denunciado hace años que había un olor insoportable en la vivienda.

Un vecino de la mujer corroboró al diario español El Mundo que la policía acudió al edificio, pero cuando lo hizo, ese olor ya había desaparecido por lo que no se derribó la puerta ni se trató de localizar al inquilino. Los vecinos pensaron que tal vez la persona que vivía en el apartamento, de origen extranjero y quien no hablaba mucho, se había marchado y había olvidado tirar la basura.

Sin embargo, ese enigmático correo desde Ucrania hizo que la policía y los bomberos nuevamente volvieron al 2B del número 20 del Paseo de la Unicef. Ese día sí entraron en el apartamento. Todo parecía en orden.

Sin embargo, al entrar al dormitorio encontraron algo que no imaginaban: una persona momificada, tumbada en la cama y mirando hacia la ventana. Su estado era tal que los bomberos no pudieron diferenciar si se trataba de una mujer o un hombre. Tampoco pudieron adivinar otros detalles, como su edad o el color de piel.

Todo indicaba que no hubo violencia ya que todo estaba en su lugar y las llaves estaban colocadas tras la puerta. La autopsia confirmó que la mujer falleció de causas naturales.

Las labores para saber cuándo murió fueron más complicadas. Según El Mundo, los investigadores creen que llevaba ahí desde octubre de 2010, cuando la mujer contaba con 57 años. Así lo han determinado gracias a los papeles que encontraron en el interior de la vivienda, como un comprobante de compra y un documento médico en los que se veía esa fecha. El ticket mostraba que había adquirido varias botellas de vodka. El volante médico atestiguaba que era alcohólica.

Las autoridades de la ciudad de Vitoria están ahora preguntándose cómo alguien puede desaparecer y que nadie lo haya echado en falta. Si quiera sus dos hijas, que se trasladaron con su madre en la década de los noventa a España.


La violencia sigue rompiendo récords en México en 2018 (fotos)

Loading
Cargando galería
RELACIONADOS:MuertesDesapariciones
Publicidad