Muertes

Encuentran restos del niño de 3 años desaparecido en Georgia en 2017: estaban en el "tráiler asqueroso" de Nuevo México

Este jueves las autoridades confirmaron que el cadáver encontrado en el desierto de Amalia, en el campamento en donde rescataron a 11 niños moribundos, corresponde a Abdul-ghani Wahhaj, menor que era buscado desde el pasado mes de diciembre.
16 Ago 2018 – 6:05 PM EDT

Las autoriades confirmaron que los restos de un menor encontrados en el campamento que fue allanado en el desierto de Nuevo México, en donde además fueron hallados 11 niños desnutridos, sí corresponden al pequeño Abdul-ghani Wahhaj, según explica AP, cuyo paradero se desconocía desde diciembre de 2017.

En su momento, Hakima Ramzi, una madre de origen marroquí, radicada en el condado de Clayton, en Georgia, denunció que su hijo había desaparecido después de que su padre se lo llevara bajo la excusa de ir a un parque en Jonesboro, en Georgia.

Tras la denuncia de la madre, las autoridades empezaron las investigaciones para dar con el paradero del padre, Siraj Wahhaj, de 39 años, y recuperar al niño que sufría convulsiones y que requería de atención médica constante.

La madre alertó a la policía de las múltiples amenazas que le había hecho Siraj Wahhaj de querer practicarle un ritual de sanación al pequeño, porque aseguraba que la razón de su enfermedad era que “estaba poseído”.

En detalles entregados al diario The New York Times , Ramzi explicó que su esposo le había arrebatado el niño para practicarle específicamente un ritual alternativo islámico conocido como ‘ruqya’, una forma de meditación devota que dentro de ciertas comunidades se usa para reparar el daño causado por la brujería.

La búsqueda del menor se prolongó varios meses durante los cuales las autoridades encontraron que todas las pistas indicaban a que el padre había llevado a vivir al pequeño Abdul-ghani a Amalia, una retirada población de Nuevo México.


Aunque durante semanas el FBI y el alguacil del condado vigilaron de cerca un extraño campamento con un tráiler enterrado en la arena en donde creían podía estar recluido el menor, no lograron nunca capturar fotografías ni del niño que estaban buscando ni del padre fugitivo.

En el operativo encontraron en condiciones deplorables a 11 menores que vivían en "un tráiler asqueroso" -como lo describieron las autoridades- sin agua ni electricidad, rodeados de basura y atrincherados en columnas hechas de llantas de automóvil. Pero entre los niños no estaba Abdul-ghani, que era la verdadera razón del operativo.

Allí encontraron a Siraj Wahhaj, el fugitivo padre del menor, y a otro hombre, ambos custodiando un gran arsenal de armas. Finalmente, enterrado en un túnel cerca al trailer encontraron también los restos de un niño.

En su momento las autoridades no se atrevieron a asegurar que se tratara de Abdul-ghani, porque como lo explicaron los expertos forenses el cadáver se encontraba en alto grado de descomposición.


Sin embargo, varios de los 11 niños que vivían en el campamento y que habían hablado con los investigadores habían señalado que el niño de tres años, Abdul-Ghani, estaba en el campamento en condiciones de salud deplorables hasta que murió. Uno de los niños dijo que 'el tío Lucas' –haciendo posible referencia a Lucas Morten, el otro detenido– bañó el cuerpo del pequeño dos veces y lo enterró en un túnel del campamento.

Aunque en un principio los dos hombres y las tres mujeres que encontraron en el lugar del operativo fueron arrestados, esta semana una juez los puso en libertad condicional bajo una fianza de 20,000 dólares mientras se esclarecen los hechos de las razones por las que murió el menor en ese lugar y por las que estaban esos 11 niños viviendo en esas condiciones.

Dentro del "asqueroso tráiler" en el que la policía halló a 11 menores en Nuevo México en condiciones infrahumanas

Loading
Cargando galería
Publicidad