null: nullpx
Medicaid

“No tenemos dinero para hacer lobby, por eso luchamos en la calle con nuestras sillas de ruedas”

Germán Parodi y Josué Rodríguez tienen una discapacidad y lideran las protestas del grupo de activistas discapacitados ADAPT, en contra de los recortes al programa de Medicaid propuestos en el plan de salud republicano para sustituir Obamacare. Aquí explican sus razones, en primera persona.
22 Jul 2017 – 09:15 AM EDT
Comparte
Los activistas de ADAPT han liderado protestas en todo el país contra los recortes a Medicaid que propone el proyecto de ley de salud del Senado. En la imagen, miembros de este grupo en Denver participan en una manifestación frente a la oficina del senador Cory Gardner. Crédito: Andy Cross/The Denver Post via Getty Images

Germán Parodi: “Los recortes a Medicaid son una sentencia de muerte”

Nací en Puerto Rico. El 4 de junio de 2001, a los 17 años de edad, recibí un tiro en el cuello cuando intentaron robar mi auto. Quedé cuadraplégico. A finales de ese mes me cancelaron el seguro médico del estado porque tenía una condición preexistente.

El doctor le dijo a mi mamá que recomendaba que me dieran únicamente cuidados paliativos con morfina, pero ella se negó. No me mataron, gracias a Dios. Estuve un año entero en cama porque no podíamos pagar la silla de ruedas.

Vivimos años muy duros hasta 2004 cuando nos mudamos a Philadelphia. Allí comencé a trabajar en un centro que ayuda a personas con discapacidad y en poco tiempo me di cuenta de las injusticias que existen.

Inicialmente las luchas de ADAPT se enfocaron en el tema de la accesibilidad y luego comenzamos a protestar para exigir que las personas como nosotros pudiéramos recibir cualquier servicio de apoyo dentro de la comunidad y de forma óptima. Hay estados como Arkansas donde esos lapsos son extremadamente largos.

Allí un niño de 7 años que es diagnosticado con autismo debe esperar hasta cumplir 12 años para recibir servicio médico en la comunidad. La espera se prolonga de 9 a 12 años para los adultos: si no tienen el dinero para costearlo por su cuenta, deben irse a un asilo.

Ahora los republicanos amenazan con aplicar altísimos recortes para Medicaid. Eso es una sentencia de muerte para millones de personas como yo. Para ejemplificarlo, nos hemos acostado en el suelo de las oficinas de los Senadores. Este año ya me han arrestado cuatro veces por manifestar. Nosotros no tenemos dinero para hacer lobby, por eso batallamos en las calles con nuestras sillas de ruedas”.

Josué Rodríguez: “Medicaid para nosotros es libertad”

“Tengo 36 años y sufro de parálisis cerebral. Sin Medicaid, no sé qué hubiera hecho mi familia. Para mí y muchas otras personas con discapacidades Medicaid significa vida, independencia, productividad. Antes yo solía ser muy apático. Tenía una amiga que estaba en ADAPT, pero me negaba a participar en esas cosas. Un día me invitó y fui obligado.

Cuando asistimos a un restaurante para protestar como medida de presión para que colocaran una rampa para que las personas con discapacidad pudieran entrar, me indigné. El gerente no quiso ni hablar con nosotros. Queríamos una simple rampa. Me pareció tan injusto y me dio mucho coraje. Fue entonces cuando decidimos bloquear la entrada al restaurante y yo fui el primero en obstruir el paso.

Desde entonces lucho por reivindicar nuestros derechos desde ADAPT (Americans Disabled Attendant Programs Today). Nos movilizamos para que la gente como nosotros pueda desenvolverse dentro de la sociedad. Ahora con la idea de derogar Obamacare y hacer recortes a Medicaid nos quieren quitar lo poco que hemos alcanzado.

Eso me motivó a coordinar una vigilia en El Paso, Texas. Acampamos frente a la sede del partido republicano durante 15 días ininterrumpidos. Recibimos mucho apoyo de la comunidad. La gente me pregunta por qué lo hacemos y les respondo que para mí esto es demasiado importante. Medicaid paga por mi silla de ruedas, mis medicamentos contra el dolor.

Para algunos amigos es peor porque sin sus medicinas podrían enfermar de un día para otro. Para nosotros Medicaid es libertad”.

Estos testimonios fueron recogidos por la periodista María Isabel Capiello.

Loading
Cargando galería
Comparte
Publicidad