null: nullpx
Inmigrantes indocumentados

Una propuesta de Trump busca sacar a miles de indocumentados de viviendas públicas otorgadas a familiares legales

El Departamento de Vivienda y Desarrollo Urbano aseguró que serán más rigurosos con el proceso de verificación del estatus migratorio de los beneficiarios. Hasta ahora, muchas familias registraban la casa a nombre de algún ciudadano o residente legal entre sus miembros. La medida puede afectar aproximadamente a 32,000 hogares, la mayoría en California, Texas y Nueva York.
19 Abr 2019 – 12:31 PM EDT

El Departamento de Vivienda y Desarrollo Urbano (HUD, por su sigla en inglés) está proponiendo tener procesos más rigurosos para la verificación del estatus de sus beneficiarios. Según estimaciones de HUD, esto podría afectar aproximadamente a unos 32,000 hogares entre cuyos miembros hay inmigrantes indocumentados.

"Necesitamos asegurarnos de que nuestros escasos recursos públicos ayuden a aquellos que legalmente tienen derecho a ello", dijo el secretario del departamento, Ben Carson, en una declaración a medios el jueves. "Dada la abrumadora demanda de nuestros programas, la imparcialidad requiere que nos dediquemos a los residentes legales que han estado esperando, algunos durante muchos años, el acceso a viviendas asequibles".

Luego, en un tuit aseguró que en Estados Unidos hay "cientos de miles de ciudadanos que han esperado por muchos años en listas para tener ayuda con una vivienda".


El HUD indicó que ya envió la propuesta al Congreso, que tiene 15 días para revisarla antes de que la agencia publiqué las posibles reformas.

Familias mixtas

Las reglas vigentes prohíben a los inmigrantes indocumentados recibir subsidios en vivienda, pero sí permite que familias de composición mixta puedan vivir en estos complejos s iempre que uno de sus miembros tenga un estatus legal en el país —incluso como refugiado o solicitante de asilo— que lo haga elegible. Esa persona puede ser inclusive un niño nacido en Estados Unidos.

El HUD estima que podrían ser 32,000 los hogares afectados. La Coalición Nacional de Viviendas para Personas con Bajos Ingresos calcula que entre 22,000 y 25,000 casas que reciben este subsidio tienen personas no elegibles para el beneficio. Aseguran que la mayoría de estas residencias están es estados como California, Texas y Nueva York.

Diana Yentel, presidenta de la coalición, explicó al diario The Washington Post que los subsidios federales de vivienda están programados para que solo consideren como elegibles a los residentes legales. Como resultado, muchas familias con estatus mixto pagan alquileres con precios comparables a los del mercado porque sus subsidios son menores a los de familias de bajos ingresos pero donde todos son ciudadanos estadounidenses.

Bajo las regulaciones actuales, explica el Post, los residentes de casas subsidiadas pueden declararse "inelegibles" y negarse a dar su estatus migratorio. Es esta la falla que la propuesta del HUD quiere eliminar.

No es la primera vez que el gobierno de Donald Trump pone este tipo de planes sobre la mesa. En febrero de 2018 lo hizo al proponer una reglamentaci´ón que castigaría a los inmigrantes indocumentados que usaran beneficios públicos y luego quisieran aplicar por una residencia legal permanente o una nueva visa. En ese momento la iniciativa fue del Departamento de Seguridad Nacional (DHS) e incluía, por ejemplo, cupones de comida, ciertos beneficios bajo Medicaid y de vivienda.


Con este precedente, muchos activistas aseguran que aumentará el miedo de los inmigrantes para tratar de regularizar su situación en Estados Unidos.

Y los temores se incrementan porque los planes del Departamento de Vivienda contemplan el uso de los programas de verificación de derechos del DHS para asegurar que la ayuda llegue a quienes están legalmente en el país. Los activistas están preocupados por la idea de que se pueda utilizar esa información —direcciones, nombres— para buscar a inmigrantes en sus viviendas y deportarlos.

La propuesta además hará que todos los residentes menores de 62 años sean evaluados con ese sistema sin que se puedan negar al chequeo. Las familias cuyos miembros no tengan estatus migratorio podrían perder la ayuda luego de 18 meses, dijo el HUD a The Washington Post.

"Lo que hace a esta propuesta parezca extraordinariamente cruel es que están chequeando el pasado de familias que pagan su renta y hacen lo que se supone que deben hacer", dijo al Post Adrianne Todman, directora ejecutiva de la Asociación Nacional de Viviendas y Desarrollos Oficiales. "No estoy segura cómo es que un juez podría lidiar con esto, porque cuando desalojas a alguien tienes que tener alguna causa para hacerlo".

Ve también:

Retratos del fin de la compasión hacia los inmigrantes en la era Trump

Loading
Cargando galería

Más contenido de tu interés