null: nullpx

Un inmigrante iba a su país con los ahorros de toda la vida, pero se los quitaron en la aduana sin acusarlo de nada

El hombre, que es ciudadano pero no habla bien inglés, guardó 58,100 dólares en su maleta de mano. Su intención era comprarse una casa y ayudar a su familia, pero en el aeropuerto se los requisaron sin explicación.
2 Jun 2018 – 3:49 PM EDT

A sus 64 años, un inmigrante decidió agarrar sus ahorros de toda su vida en Estados Unidos y viajar a su país natal para comprarse una casa y también para ayudar a sus familiares con problemas económicos. Sin embargo, cuando iba a montarse en el primer avión, que hacía escala aún en Estados Unidos, fue detenido y la aduana (Customs and Border Protection o CBP) le quitó el dinero, aunque sin acusarlo de ningún crimen.

El incidente ocurrió el pasado mes de octubre cuando Rustem Kazazi, de 64 años, dicidió viajar a Albania. Su intención también era pasar seis meses en este país europeo, según la demanda que ha presentado su familia el 31 de mayo.

Él y su familia abandonaron Albania tras la caída del comunismo y llegaron a Estados Unidos gracias a la lotería de visas en 2005. Cinco años después se convirtieron en ciudadanos.

El pasado otoño, él decidió volver a Albania. El inmigrante, quien vive en Ohio y no habla bien inglés, decidió llevar consigo los más de 58,000 dólares. Para ello, Kazazi separó el dinero en tres paquetes (de 20,000, 19,100 y 19,000 dólares) y "luego, después de contarlos nuevamente, escribió en ellos la cantidad exacta. Los colocó dentro de un sobre y escribió 58,100 en la parte de fuera, según los documentos.


¿Por qué decidió llevarlo encima, con el riesgo de perder o que le robaran los ahorros de los últimos 12 años? Para evitar las tasas de cambio y los recargos de los bancos. Además, en su país no es raro que los constructores acepten dólares en lugar de la moneda local, el lek albanés.

Ya en el aeropuerto de Cleveland, agentes de la Administración de Seguridad en el Transporte (Transportation Security Administration, en inglés) descubrieron los paquetes cuando el inmigrante pasó por los arcos de seguridad el pasado 27 de octubre en su camino a Newark, Nueva Jersey, donde debía tomar otro vuelo para su destino final.

Registrado e interrogado sin un traductor

Al ver el dinero, los empleados llamaron a sus compañeros de la Oficina de Aduanas y Protección Fronteriza (Customs and Border Protection, en inglés), quienes revisaron el pasaporte y la licencia de conducir de Kazazi.

"Me realizaron varias preguntas que yo no entendí", explicó el inmigrante, que fue oficial de policía en su país, a través de una traducción de su hijo al diario The Washington Post.

Inmediatamente, fue trasladado a una habitación sin ventanas para ser registrado y donde volvieron a revisar sus pertenencias y a él mismo. Allí fue "interrogado sin un traductor y le requisaron los ahorros de la familia sin acusarlo de ningún crimen", según denuncia el Institute for Justice, cuyo abogado, Wesley Hottot, representa al inmigrante.

Los oficiales utilizaron un proceso conocido como decomiso de bienes civiles (civil asset forfeiture, en inglés) para quedarse con todo el dinero. Gracias a esta medida, autoridades federales obtuvieron más de 2,000 millones en propiedades el pasado año, según el Washington Post. En todo caso, los oficiales no encontraron ni droga, ni indicios de ninguna actividad ilegal, según la demanda.


A cambio, tan solo le dieron un recibo sin especificar ninguna cantidad de dinero, subraya la demanda. "Me empecé a preocupar que ellos estuvieran intentando quedarse con el dinero para ellos mismos", explicó.

Pero el contacto de las autoridades con la familia Kazazi no acabó ahí. En diciembre, la Oficina de Aduanas y Protección Fronteriza le escribió una carta en la que justificaban la actuación de los agentes porque, según ellos, el dinero provenía de una "operación de contrabando/tráfico de drogas/lavado de dinero".

La familia niega la acusación. "Dado que los Kazazis no hicieron nada malo, el gobierno tiene que inventar algo. Esa es la razón por la cual más de un mes después CBP trató de justificar sus acciones", afirmó el Institute for Justice en un comunicado.

Qué se debe hacer

El abogado Hottot niega que el inmigrante estuviera tratando de esconder el dinero. El gobierno establece que "no hay límite en la cantidad de dinero que se puede sacar o traer a Estados Unidos", pero debe declarar cantidades superiores a 10,000 dólares. El no hacerlo "puede resultar en multas o decomiso y podría resultar en sanciones civiles o penales", subrayó CBP en un comunicado.


Según Hottot, su cliente tenía intención de declarar el dinero, pero iba a hacerlo durante las cuatro horas que iba a tener de escala en Newark. Según las indicaciones en la página de CBP , no queda claro cuándo debe realizarse dicha declaración. Por su parte, el documento que es obligatorio rellenar explica que se debe cumplimentar "en el momento de la salida de los Estados Unidos con el funcionario de aduanas a cargo en cualquier puerto aduanero de entrada o salida".

"Si va a cumplir con la ley, lo tiene que hacer en Newark cuando vaya a salir del país", zanjó el abogado.

Vendedores ambulantes quieren legalizar la venta en la calle

Loading
Cargando galería

Más contenido de tu interés